En plena pandemia las heridas del racismo se abren de nuevo en EEUU

La historia se repite. La vida de Estados Unidos está marcada por las luchas contra el racismo: desde 1955, cuando los afroestadounidenses decidieron dejar de usar durante un año el autobús de Montgomery, pasando por la ira por el asesinato de Luther King, hasta las convulsiones por muertes en manos de policías.
miércoles, 3 de junio de 2020 · 00:04

Página Siete / Agencias

El 4 de abril de 1968, apenas cuatro años después de la firma de la Ley de Derechos Civiles,  Martin Luther King, su principal impulsor como luchador de los derechos civiles de los ciudadanos afroestadounidenses,  fue asesinado en Menphis. La noticia corrió como reguero de pólvora y detonó con protestas violentas de los afroestadounidenses que, durante tres días, literalmente destruyeron zonas de la capital de Estados Unidos: Washington DC.  

Los reportes periodísticos de entonces señalan que ese 1968, para frenar la violenta protesta, Estados Unidos necesitó un despliegue militar dentro de una de sus ciudades sólo similar a la que ejerció durante la Guerra Civil (1861-1865).

Hace nueve días, en este 2020, la muerte del afroestadounidense George Floyd por asfixia, provocada por un policía, está trayendo a la memoria de los estadounidenses las mismas imágenes de ese 1968, a lo que se suma la recomendación del presidente Donald Trump a los gobernadores a seguir convocando a la Guardia Nacional (como en 1968), que ya está movilizada para contener las manifestaciones y  hacer cumplir la cuarentena en el país para enfrentar la pandemia de la Covid-19.

La muerte  de George Floyd  hace nueve días reabrió las heridas.
Foto:AFP

Las movilizaciones y protestas por la muerte de Floyd no paran y desde el 25 de mayo han degenerado en saqueos que se dan de costa a costa, lo que ha provocado que al menos en  40 ciudades, incluidas Los Ángeles, Chicago y la capital, Washington DC, se imponga un toque de queda. 

5.600 personas han sido detenidas y la intervención de Trump, más allá de pacificar la situación, a contribuido a su intensidad: “Cuando empiezan los saqueos, empieza el tiroteo”, tuiteó el mandatario, por lo que fue duramente criticado.

Este nuevo episodio de protestas contra el racismo en la vida de Estados Unidos tiene antecedentes, que se cuentan desde la mitad del siglo, época hasta  la que en el país aún se practicaba la segregación racial. 

Uno de estos primeros episodios es el boicot al autobús de  Montgomery de Alabama, en 1955, cuando los afroestadounidenses dejaron de usar durante un año el servicio, después de que Rosa Parks fuera detenida por la Policía por negarse a ceder el asiento en el bus a una persona blanca.

Martin Luther King,  delante del autobús  de Montgomery, en 1955.
 Fotos archivo digital

La medida de protesta terminó con la decisión de la Corte Suprema de Justicia de declarar inconstitucionales las leyes de segregación en los autobuses en Montgomery. Entre las personalidades que lideraron esta medida de protesta estuvo Martin Luther King. 

Después de este episodio vinieron otros, de los cuales, con el paso del tiempo, fueron respondidos con disturbios violentos e incluso saqueos, como los que hoy sacuden nuevamente al país, arrinconado también por la debacle que provoca el coronavirus. 

1963: Birmingham

Un bombardeo a la Iglesia Bautista en pleno servicio dominicale dejó cuatro jóvenes afroamericanas muertas. El ataque fue el tercero perpetrado contra el templo en sólo 11 días después de que el gobierno federal hubiera ordenado la integración del sistema escolar de Alabama.

1964: Mississippi

En 1964, organizaciones de derechos civiles  enviaron a cuatro estudiantes blancos a Mississippi para ayudar a registrar votantes afroestadounidenses y construir escuelas. Los jóvenes desaparecieron después de investigar el incendio de una iglesia  provocada  el Ku Klux Klan. Sus cuerpos fueron encontrados enterrados cerca de Filadelfia.

1965: Los Ángeles

El arresto de  Marquette Frye  durante un control de tráfico en el que se produjo un altercado  con la Policía terminó en una revuelta en Watts, que durante seis días se convirtió en una zona de guerra. El resultado: 34 muertos, 4.000 detenciones. 

Tras el asesinato  de Luther King,  los incendios se adueñaron de las calles en 1968.


 

1967: Newark

Un altercado entre dos policías blancos y un taxista afroestadounidense terminó en disturbios en Newark , en Nueva Jersey. Durante cinco días la violencia conmocionó al vecindario dejando 26 personas muertas y 1.500 heridos.
 

1967: Detroit

Los disturbios estallaron tras una intervención policial en la calle 12. Se desplegaron efectivos del Ejército y la Guardia Nacional generando choques con los ciudadanos, dejando 43 muertos y más de 2.000 heridos.
 

1968: asesinato de Martin Luther King

Tras el asesinato del pastor Martin Luther King en Memphis estalló la violencia en 125 ciudades, dejando al menos 46 muertos y unos 2.600 heridos .
 

1980: Miami

Del 17 al 20 de mayo, tres días de disturbios dejaron 18 muertos y más de 400 heridos en el distrito Liberty City. ¿La causa? cuatro policías mataron a golpes a un motociclista afroestadounidense porque pasó una luz roja.

1992: Los Ángeles

La absolución de cuatro policías blancos acusados de haber asesinado a un automovilista disparó la violencia en San Francisco, Las Vegas, Atlanta y Nueva York, dejando 59 muertos y 2.328 heridos .

Los disturbios  de Watts,  en 1965.

2001: Cincinnati

Después de que Timothy Thomas, de 19 años, fuera asesinado por un policía blanco durante una persecución, vinieron cuatro días de violencia, en los que 70 personas resultaron heridas. 

2014: Ferguson

La muerte a tiro de  Michael Brown, 18 años, provocada por un  policía blanco hizo estallar violentos enfrentamientos durante 10 días. El oficial fue liberado de culpas y se dio una nueva explosión de ira.
 

2015: Baltimore

Freddie Gray, 25 años, murió después de graves fracturas que sufrió mientras era transportado en una furgoneta de la Policía. El deceso generó disturbios violentos y saqueos.
 

2016: Charlotte

La ciudad fue envuelta en manifestaciones violentas luego de que Keith Lamont Scott, de 43 años de edad, muriera después por el disparo de bala de un policía, supuestamente por negarse a soltar el arma que llevaba consigo. Sus familiares dijeron que Lamont sólo tenía un libro en sus manos, y no un arma.

 

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente.
   

62
1