“¡Lo superó la abuela!”: historias que dan esperanza en la pandemia

Con 94 años doña Casilda es la más longeva en superar la enfermedad en Bolivia. Victoria, la bebé que nunca se contagió, fue una luz para su mamá. Una familia alteña y 8 primitos también vencieron al virus.
domingo, 7 de junio de 2020 · 00:00

María O. García  / La Paz

De nueve familiares con Covid-19 -y contra natura-, ella fue la primera en ganarle la batalla al virus. Lo logró, dicen quienes que la conocen, gracias a la “gran voluntad” que la vida le fue reforzando con el paso de los años. Tras vivir 94 inviernos, Casilda podrá recibir al que ya acecha desde la calidez de su casa y habiéndose convertido en la persona más longeva en superar la enfermedad en territorio nacional.

“¡Lo superó la abuela!”, expresa entusiasmada desde el otro lado del teléfono Santa Nery Ayala, la hija que ahora cuida -y disfruta- de ella. “Estuvo internada con una de mis hermanas, quien todavía sigue en el Hospital La Portada. Ella ha ayudado a la mami, tal vez por eso todavía no lo ha superado”, reflexiona.

Casilda cumplió 94 años el pasado 9 de abril, y lo hizo entre las muestras de cariño de aquellos que más la aman. Un par de semanas después, la tos y la fiebre se presentaron y Ayala trató de calmárselas con jarabe. Pero no se fueron.

Son cinco los hijos que tiene Casilda, los cuales se van turnando cada semana para cuidarla  en su casa porque, pese a tener fuerza y buen humor, también tiene alzhéimer. 

“Aunque a mí no me tocaba, yo fui a darle el jarabe durante tres días, hasta que me llamó el hijo de una de mis hermanas que también estaba enferma y me dijo: ‘Le he hecho hacer a mi mamá la prueba de detección de la Covid-19 y ha salido positivo’. Ahí me desesperé porque tuve el presentimiento de que si ella estaba contagiada, nuestra mamá también porque había estado cuidándola dos semanas antes”, cuenta Santa.

Cavilando, agrega: “Aunque no sabemos de dónde ha venido (el contagio) porque otra de mis sobrinas, que también tiene Covid-19, vino a saludarla el día de su cumpleaños”.

Tras hacerle la prueba a la “abuela”, el resultado fue el que ya todos temían. Por ese entonces, otros ocho miembros de la familia habían sido diagnosticados también como positivos. Algunos fueron internados en el Centro de Aislamiento de La Paz, mientras que Casilda fue trasladada al Hospital La Portada, donde batalló  durante 31 días contra una enfermedad que la mantuvo en un estado moderado acrítico.

“Ha sido tan sorprendente para todo el personal del hospital ver que esta persona ha salido adelante… Yo creo que la ha ayudado mucho esa fuerza de voluntad que ella tenía de decir: ‘Voy a salir de esto’. Era la más consentida porque era la más adulta que teníamos en el hospital”, sostiene la trabajadora social del nosocomio edil, Verónica Machaca.

Ruth Dorado y su bebé , Victoria, al momento de abandonar el Hospital del Norte.
 Foto: Cortesía: Ruth Dorado

“Ella ha sido la primera de toda la familia en poder vencer al coronavirus. Para nosotros es una satisfacción grande y el resultado de un trabajo en equipo. Pero lo más importante es la voluntad de cada paciente”, apostilla.

Cuando le dieron el alta, Ayala experimentó un sentimiento inefable, algo que no puede explicar con palabras. “No sabía si reír o llorar al momento de saber que mi mami había superado una enfermedad que se la podía haber llevado”.

Ahora, ambas siguen disfrutando de sus charlas y juegos. Y aunque doña Casilda está más sensible, más delgada y menos “terca” que antes, Ayala aprovecha cada instante al lado de su mamá consciente de que el tiempo es un regalo que, tarde o temprano, terminará por convertirse en recuerdos.

La bebé que nunca se contagió

Ruth Dorado llegó desde Santa Cruz a la sede de Gobierno en diciembre para “probar”. Vino junto a su esposo, quien es paceño, sus dos hijas y la que, sin aún saberlo, significaría una “Victoria” para ella y una esperanza para todo un país.

Dorado estaba en su octavo mes de embarazo cuando fue diagnosticada con Covid-19, una enfermedad que la terminaría afectando menos que el  propio miedo: “tenía temor de morirme, de no poder conocer a mi bebé y de dejar a mis dos niñas de seis y nueve años”, recuerda sobre la noticia que le trajo también consigo una depresión. 

La joven, de 24 años, tuvo que atravesar un viacrucis para recibir atención médica. Primero fue al Hospital del Norte desde Patacamaya. Sin suerte, fue trasladada al Hospital La Portada y de ahí al de Chacaltaya (en El Alto) donde, dice, pasó dos días “horribles” debido al descuido y la discriminación que sufrió.

“Hice una denuncia a través de un video que subí a las redes sociales y llegó a manos de la persona indicada, el ministro de Salud. Vinieron, me sacaron, y me trasladaron al Hospital del Norte”, donde finalmente dio a luz.

El nacimiento de su bebé estaba previsto para el 12 de mayo, sin embargo, llegó el 20 de abril: “Me hicieron la cesárea rápido, sacaron a mi hija y me la alejaron, no la pude ver en dos semanas”, relata Dorado. 

Como la pequeña nació prematura, fue llevada a una incubadora, donde le hicieron la prueba de detección de la Covid-19 y dio negativo, lo que significó una esperanza para su mamá y para todo el personal del hospital. 

“Para nosotros ha sido una alegría que haya salido negativo y ha sido muy esperanzador cuando nos hemos enterado que no hay transmisión vertical, que era uno de los mayores temores de todo el plantel médico”, explica la jefa de la Unidad de Cuidados Intermedios del Hospital del Norte, Claudia Montaño.

“Desde que a mí me dijeron que era positivo tenía esa fe”, manifiesta por su parte Dorado, quien obtuvo el mismo resultado negativo que su bebé dos semanas después de ésta nacer. A la par que la pequeña iba ganando peso poco a poco, también iba contagiando a mamá de su fuerza y energía vital.

Ocho primitos  son despedidos por el personal de salud del Hospital Solomon Klein de Sacaba.

Con una emoción que rememora la de aquel día, Dorado recuerda el tan esperado momento del reencuentro: “Cuando yo di negativo a la prueba pude conocer por fin a mi bebé y ocurrió algo milagroso. Cuando le empecé a darle de lactar, empezó a dejar de necesitar el oxígeno y a respirar por sí misma”.

El 14 de mayo, ambas dejaban el Hospital entre aplausos y felicitaciones. Ese emotivo momento supuso una “Victoria” para Ruth, quien decidió que su pequeña hija llevase por siempre los honores de haber vencido en esa lucha.

“Le puse de nombre Victoria porque fue una verdadera victoria haber podido salir del hospital con ella”, explica Dorado, agradecida con su bebé por haber sido quien la contagió con su fuerza y la ayudó a vencer la enfermedad.

Con poco más de un mes y medio de vida, y el honor invicto escrito ya en su biografía, Victoria crece sana y fuerte junto a su mamá y su tía. A la espera de poder, pronto, celebrar el triunfo de toda una familia.

“Dimos positivo 18 personas, entre ellos mi esposo y mis niñas. Lo que más deseo y pido en estos momentos es tener la noticia de que todos están sanos para que Victoria pueda conocer a su papá y sus hermanas”, confía Ruth.

Otros oasis en la pandemia

El 12 de mayo, una familia alteña de seis miembros fue dada de alta del Centro de Aislamiento  instalado en el exhotel Radisson. “He pasado momentos difíciles al saber que toda mi familia estaba contaminada. Aquí los mismos médicos nos cuidaban porque ¿en la casa quién me podía controlar así? Nadie”, relató el padre recuperado.  

Ese mismo día, en Cochabamba, ocho primos de entre tres y 14 años dejaron entre aplausos el hospital Solomon Klein de Sacaba, donde estuvieron luchando, juntos, contra la Covid-19 durante dos semanas y media. Y lo hicieron como lo que son, unos pequeños -grandes- vencedores.

La despedida  de los niños recuperados.

Se trata de cuatro hermanos y sus cuatro primos, quienes convivían en una casa en Quillacollo. El contagio comenzó con la madre de cuatro de los menores; luego uno de ellos presentó síntomas y a las pocas horas todo el grupo tuvo que ser trasladado al hospital más cercano equipado para tratar la enfermedad.

Confirmados los casos positivos de los ocho primos, y acostumbrados como estaban a pasar sus días juntos, el personal del centro decidió aislarlos en grupo, en dos cuartos contiguos que, pese a estar separados por una pared, ellos conectaban con sus gritos: “¿Cómo están? ¿están bien?”, se preguntaban cada día.

Aun lejos de su hogar y su familia, el equipo médico hizo todo lo posible para que los pequeños se sintieran un poco más como en casa. “Cuando se interna a un sólo niño (aislado) se traumatiza. Pero como entraron  hermanos  y primos lo que pasó fue un aislamiento domiciliario pero en hospital. Convivieron entre ellos, y no pasó nada; es más fue bueno su apoyo”, contó el director del hospital, Grover León,. 

Entre juegos, muchas muestras de cariño y videollamadas que los ayudaron a mantenerse - algo más- cerca de sus papás y mamás, llegaron los tan esperados resultados negativos.

Mientras atravesaban el pasillo humano que constituyó el personal médico para su despedida, el hospital se iba vaciando. A la par, una casa volvía a llenarse de alegría, felicidad y vida.

 Más casos  exitosos

  • Covid y Dengue Entre los pacientes curados también está una médico que trabaja en el municipio de Cajuata, provincia Inquisivi, donde atendía a enfermos con dengue. La doctora además de ser infectada con la Covid-19 enfermó con dengue. Y venció ambas enfermedades.
  • Policías Doce efectivos policiales que se contagiaron en la  Estación Policial Integral (EPI) Ferroviaria de Periférica se recuperaron tras guardar aislamiento en el Centro de La Paz.
  •  Recuperados Más de 1800 pacientes han superado la enfermedad  en el país desde que comenzó la pandemia.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causando la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

78
2