Brigadas de “ángeles ”, los voluntarios contra el virus en Santa Cruz

El grupo Ángeles contra la Covid ha instalado centros de atención directa y asistencia telefónica y ha atendido a casi 25 mil personas desde abril. Conozca la historia de estos valientes ciudadanos en pide de lucha.
sábado, 18 de julio de 2020 · 00:04

Fernando Chávez V.  / La Paz

“Mañana es tarde, hoy puedes salvarnos”, “una acción que puede salvar vidas”, “nadie puede salvarse solo”, son mensajes de los Ángeles contra la Covid en las redes sociales, un grupo de voluntarios que se formó en Santa Cruz ante la emergencia de la pandemia de coronavirus y que hasta hoy ha atendido a casi 25 mil personas infectadas o sospechosas.

Ángeles contra la Covid se autoedefine como “una organización sin fines de lucro conformada por ciudadanos preocupados por los altos índices de propagación de la pandemia de Covid-19 en Santa Cruz que de manera voluntaria trabaja para dar asistencia rápida a las personas ubicadas en las primeras primeras etapas de la enfermedad”. 

Pero contrariamente a lo que se podría suponer, esta iniciativa no nació de la mano de un médico, o de un organismo de salud, sino de un empresario de la construcción, urbanista y hotelero. Se trata de Víctor Hugo Núñez del Prado, quien además tiene un canal en YouTube, en que hace análisis político y muy a menudo critica los actos de corrupción en la gestión pública en su programa denominado “El inquisidor internacional”.

 Una trabajadora con los alimentos en una de las brigadas del grupo.

 “Cuando hice las proyecciones de lo que se venía, analicé al Gobierno y al Congreso, a los gobernadores y a los alcaldes; vi que nuestro tablero de ajedrez estaba sin fichas, teníamos que jugar contra un oponente con tres líneas de fichas, no solo de dos. Entonces decidí no buscar culpables ni responsables, no esperar nada del sistema de salud y de las autoridades porque se va a saturar”, relata.

Núñez dice que “esto se arregla cuando el vecino cura al vecino, esto es una guerra en la que vemos al enemigo disparar gente en la calle. ¿Usted no va a salir si ve a una persona desangrándose en la puerta de su casa? Esta pandemia es una guerra en la que los ciudadanos caen, caen en tu cuadra, en tu fraternidad, en tu comparsa, en tu promoción. Ves como gente de tu curso se muere, ves como gente de tu gremio se muere”, lamenta.

Los Ángeles contra la Covid tiene un equipo conformado por 50 telemédicos y 40 call centers que atienden a los pacientes en una primera consulta. Además, ya ha instalado varios centros de atención en San Javier, El Puente, San Ramón, Yapacaní y El Retiro. En cada uno hay seis voluntarios. Y en el centro norte trabajan 30 voluntarios de piso, llamados “ángeles de suelo”. Se conformó  también un grupo de diez personas “invisibles” que conforman el directorio.

Según el líder de esta organización, a través de las consultas a su centro de llamadas han atendido a 12.000 casos, pacientes que no tuvieron la necesidad de acudir a un centro de salud; y mediante consulta directa el número de atenciones directas ya va por 9.000.

La ambulancia que consiguieron los voluntarios.

¿Cómo  creció esta iniciativa?

“Cuando ves que la gente se muere, al ciudadano le toca reaccionar. Llamemos afuera, ¿cómo se cura esto? Yo no soy médico: doctores, ¿me pueden ayudar? Se aprende. Tuvimos que estudiar, volver al colegio; busqué a un amigo arquitecto y le dije: ‘salgamos a la calle’”, cuenta este empresario.

“Nos llamaban dos, cuatro personas por día, trabajábamos en turnos de hasta diez horas llevándole medicinas a la gente. Y la gente se curaba. Tipos que no podían respirar se levantaban de la cama. Esa persona que se había curado conocía a diez más que estaban enfermas y les daban nuestro teléfono, entonces llamaban diez por cada persona que habíamos sanado. Las llamadas subieron a 100, a 200 llamadas por día, y llegaron a 500. Entonces, dos cuadrillas no eran suficientes ante la magnitud de la gente enferma”, cuenta.

Comenzaron la atención de pacientes en un colegio que les facilitó la Alcaldía. “Tenía a 500 personas esperando, que eran amigos de las personas que habíamos curado. Nos dieron un colegio y el primer día las atendimos entre seis voluntarios. Y se curaron. ¡Al día siguiente había mil! Empezó a llegar la gente, algunos morían en la puerta. A la alcaldesa le dio pánico escénico y nos pasamos al Comité Cívico, luego a una iglesia. Todo era poco, así que diseñamos un campamento, en unos galpones cerrados y conseguimos una ambulancia”, relata.

Para montar el campamento, en unos cinco días, contaron con el apoyo de Seicamp, una compañía dedicada a brindar apoyo logístico a empresas del sector industrial. 

Integrantes del grupo trabajan con recetas y medicamentos contra el virus.

“Pero no hay recurso que alcance, luego iban 300 personas por día y eso son 300 remedios. Yo hice una proyección y dije que julio terminaría con 300 mil contagiados. Los datos oficiales son de 20 mil personas. Esos se han curado con recetas compradas en las farmacias, no están registrados como casos positivos.  Si tú intervienes esta enfermedad en la fase uno, la curas con cinco tabletas. Es sencillo, si dejas que empeore es tarde”, explica.

Para cubrir las necesidades de medicamentos, estos voluntarios tienen una página en Facebook, denominada Ángeles Covid, en la que publican sus requerimientos y destacan los donativos de distintas organizaciones y empresas. 

“La fuerza de la voluntad de un pueblo por salir adelante ser refleja en la noble actitud de colaborar a los que necesitan, los más fuertes son aquellos solidarios que ayudan aliviando el peso a quienes les es más difícil”, dice un mensaje del grupo en las redes. 

Para recibir los donativos en dinero, está disponible la cuenta (caja de ahorro) 5430153 del banco Fassil, a nombre de Karla Patricia Hurtado.

Ivermectina

Núñez consultó al médico Herland Vaca Diez cuál era la forma más eficaz de tratar esta enfermedad y éste le respondió que el virus se cura con ivermectina y acitromicina. Asegura que en Santa Cruz, unas 200 mil personas se han curado de coronavirus con la receta del médico Vaca Diez.

Consultado sobre el numero de muertes que han tenido que enfrentar, dice por ética no se puede mencionar. Pero como referencia, dice que “antes de entrar a nuestro centro han muerto unas 25 personas. No había quién los reciba en ninguna parte. Llegaban y se morían en la reja. Esta es la magnitud del desastre y del abandono del ciudadano en Santa Cruz”.

 Una integrante de  Ángeles contra la Covid brinda asistencia inicial a un paciente con síntomas.

Según Núñez del Prado, los síntomas del coronavirus no se presentan a los 14 días. “A los 14 días ya estás enfermo. Los síntomas empiezan al tercer día con un dolor de piernas, que no es gripe, luego un dolor de espalda, de cabeza, un día de diarrea, un día de dolor de ojos; son intercalados. Son inflamaciones temporales focalizadas; para el día 14 ya estás con neumonía, con afección pulmonar y de laringe, tos, fiebre”, explica.

Los Ángeles contra la Covid salvaron la vida de la esposa de Jorge Hipólito Márquez. “Tener a este grupo con nosotros es una bendición de Dios porque gracias a ellos mi esposa está viva. Le llevé muriendo. Los médicos nos cobraban un montón. Mi esposa estaba en estado crítico y no miento, en 12 minutos mi mujer estaba empezado a respirar normalmente. Yo me emocioné tanto, hasta con lágrimas. Es algo mágico. Soy una persona agradecida; no he pagado un peso, pero antes había gastado más de 20 mil bolivianos en médicos”, relata este hombre dedicado al transporte.

“Me consta, soy testigo del servicio gratuito que brindan y del amor que ponen a cada paciente. El trato es muy humano. Necesitan apoyo, falta de todo, sobre todo medicamentos”, dice por su parte Dalcy Justiniano, otra beneficiada con la atención de los “ángeles”.

Todos pueden unirse a este esfuerzo. Un voluntario “ángel” grabó este testimonio: “Algo que se me quedó grabado es la desesperación de la gente al no encontrar ayuda en los hospitales. Es muy chocante ver el sufrimiento y solo por falta de información y de conocer cómo reacciona este virus en el cuerpo. Armamos un grupo de brigada con los doctores y vamos a asistir a las personas”.


 

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindibles para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Preguntas Frecuentes


   

Más de
13