El pisco peruano se derrumba con la crisis del coronavirus

Se estima que la producción anual es de unos 10 millones de litros, y este año, con la paralización, apenas llegará a tres millones. Según los datos oficiales, hasta julio de este año las ventas han caído un 40%.
sábado, 12 de septiembre de 2020 · 00:04

Ernesto Tovar  / Lima

El tradicional pisco peruano, licor bandera del país que se produce desde la Colonia hace 400 años, sufre el fuerte impacto del derrumbe de sus ventas y exportaciones como secuela de la pandemia del coronavirus.

Obtenido de la destilación de uva, enfrenta un difícil escenario comercial tras una larga cuarentena nacional de más de 100 días, que terminó el 30 de junio.

Un bartender con un Pisco Sour en un stand en un festival callejero de Lima.

El golpe llegó con la suspensión de las ventas a hoteles, restaurantes, eventos sociales, celebraciones de empresas, tiendas libres de impuestos en aeropuertos, así como la caída de exportaciones, lo que redujo los ingresos y la capacidad de inversión de los productores de cara a la cosecha de 2021.

“La situación es desastrosa”, resume a la AFP José  Moquillaza, un reconocido productor pisquero.

“Se estima que la producción anual es de unos 10 millones de litros, y este año, con la paralización, se llegarían a colocar unos tres millones de litros”, expresa.

Menos consumo

La vendimia de la uva pisquera se realiza cada año entre marzo y abril, seguida por la destilación, que se prolonga hasta junio. Y justamente ese lapso de cuatro meses de 2020 coincidió casi íntegramente con el confinamiento obligatorio por la pandemia.

El comedor de la destilería de pisco y bodega Ugarelli en Lima.

Perú es uno de los países más afectados por el coronavirus en la región y es segundo en contagios con más de 690 mil, detrás de Brasil, y tercero en muertes con 30.000,  detrás del gigante sudamericano y México, según los balances oficiales.

“Hay una afectación significativa para toda la industria: productores de uva, empresas de pisco y comercializadoras”, explica a la AFP Daniel Benavides, productor de pisco en el Valle de Ica, 300 km al sur de Lima, y representante de la marca Huamaní.

“El distanciamiento social ha generado la disminución del consumo de bebidas espirituosas, y el pisco se consume en eventos sociales, bares, discotecas”, destaca.

El retroceso se da en el mercado local y también en el exterior. 

Un trabajador  entre barriles para añejar vino y licor.

Mientras en 2019 las exportaciones de pisco llegaron a 6,88 millones de dólares (18% más que en 2018), de enero a julio de 2020 apenas se despacharon 1,65 millones de dólares, según cifras de Promperú, la entidad oficial que promueve el comercio exterior y el turismo. El principal cliente es Estados Unidos.

Con la suspensión de las exportaciones, Benavides detalla que sufrió una caída de un tercio en las ventas de pisco Huamaní. Y sumando las entregas en hoteles y restaurantes, estima que ha perdido dos tercios de los ingresos en 2020.

Ello lo obligó a reducir personal en nómina y salarios, así como buscar formas de venta novedosas con entregas a domicilio.

Pero esto no fue suficiente. “En términos generales, según datos oficiales, hasta julio de este año ha caído 40% la venta. Es un golpe bastante duro especialmente para productores pequeños y medianos”, afirma Benavides.

Contenedores para almacenar pisco en la destilería  Ugarelli.

“En el peor momento”

 Junto con el cebiche de pescado, el pisco conforma lo más representativo de la reputada gastronomía peruana. Con él se hace el pisco sour, el coctel nacional, muy apetecido por los turistas, que no llegan al país desde marzo.

Y aunque mantiene una vieja controversia comercial sobre la denominación de origen con Chile (también gran productor y exportador de pisco), Perú se considera la cuna de este licor, cuyo nombre proviene del quechua, lengua originaria aún usada en el país, y de una zona geográfica del mismo nombre que se remonta al siglo XVII.

El pisco peruano se elabora siguiendo una norma técnica que es, además del lugar geográfico, otro de los requisitos para obtener la denominación de origen que se otorga a los destilados obtenidos en los departamentos de Lima, Ica, Arequipa, Moquegua y Tacna, en la costa sur del país.

Botellas almacenadas de pisco, la bebida alcohólica   bandera de Perú.

La mitad de la producción de la uva pisquera, calculan los productores consultados, corresponde a pequeños y medianos agricultores que no cuentan con el músculo financiero para enfrentar esta crisis.

“Hay un gran problema para el productor de uva pisquera”, manifiesta a la AFP Carlos Mejía, dueño de la marca Lablanco, proveniente de una familia con más de 13 generaciones en el negocio.

Con la drástica caída de ventas “no podremos comprar la uva para reabastecer en 2021, porque aún tendremos el inventario anterior. Y con esto el precio de la uva debe caer, pero ni así habrá tanta demanda”, se lamenta.

Por su parte, Benavides dice que “los productores de uva probablemente son los más afectados. Son gente muy humilde, con dos o tres hectáreas sembradas que invierten todo en un cultivo de una vez al año, y la pandemia no pudo llegar en peor momento para ellos, durante la vendimia”. (AFP)

 

 

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

Más de
6
4