Reservas, códigos QR y bioseguridad en restaurantes, gimnasios y cines desde este sábado

Algunas empresas contrataron personal para que sus clientes cumplan las medidas de bioseguridad. Recuerdan que prevenir los contagios es tarea de todos.
viernes, 18 de septiembre de 2020 · 00:04

Ivone Juárez / La Paz

Este sábado, después de seis meses, la vida volverá por completo de nuevo al Multicine de la avenida Arce de La Paz. Durante más de un mes todos los trabajadores del centro de entretenimiento se prepararon ajustando los servicios del cine, de las cafeterías, restaurantes y tiendas del lugar a los protocolos de bioseguridad establecidos por la Alcaldía de La Paz para prevenir un rebrote del coronavirus.

En el Multicines hasta  las pipoca serán selladas delante del cliente.

“Fue un trabajo duro de más de un mes, pero estamos listos desde nuestros tres ingresos con  equipos de preludios, sensores de temperatura,  puntos con sanitizadores, bolsas para guardar los tapabocas de los clientes, señalética para mantener la distancia física y conocer qué cantidad de gente puede estar en una tienda, en la plaza de comidas y hasta en el baño”, indica Annette Nelkenbaum, gerente del Multicine.

El mall reforzó su personal con anfitriones que estarán al tanto de que los clientes cumplan con las medidas de bioseguridad y se sientan cómodos, al mismo tiempo. Los recibirán cuando ingresen a la plaza de comidas, y los ubicarán de manera inmediata en la mesa más cercana y les ofrecerán una  bolsa plástica para que, cuando sea  necesario, guarden sus barbijos. “El objetivo es no tener gente circulando”, explica Nelkenbaum.

Si después de comer el cliente desea hacer una compra, al ingreso de las tiendas se encontrará con un aviso que indica cuántas personas pueden estar dentro. Antes de ingresar se le aplicarán las medidas de bioseguridad correspondientes.  Si desea usar los baños, al ingresar a estos hallará una señalética que indique los  sanitarios que estén habilitados.

Para entrar al cine, en la boletería encontrará una pantalla con información sobre los espacios libres en las salas, que estarán distribuidos de acuerdo con  la distancia física que se debe mantener entre las personas. 

Personal de  Hierro Brothers  listo para recibir a los clientes.

Al candybar sólo puede acercarse una persona, ya no toda la familia, como se hacía antes. La persona que haga la compra recibirá todas las golosinas que adquiera, incluso las pipocas, selladas, algo que se realizará delante del cliente. Para los pagos se habilitaron unos recipientes en los que  se depositará el dinero y la factura. El objetivo es evitar a lo máximo el contacto físico.

Al ingreso de las salas también se instalaron puntos de desinfección y los anfitriones se encargarán  de ubicar a los espectadores en las butacas habilitadas. No habrá  funciones simultáneas y la proyección de las películas se dará con lapso de 15 minutos,  para que las salas puedan ser desinfectadas adecuadamente después de cada proyección.

Reservas y códigos QR

Los cafés también atienden desde hoy. Hierro Brothers, que cuenta con una cadena de cafés en el centro de la ciudad, tiene listos sus protocolos de bioseguridad que pasan por tener un personal debidamente protegido y que cada dos semanas será sometido a pruebas PCR para cuidar su salud y la de sus clientes.

La señalética que  indica cumplir la distancia física está en todos los espacios.

Atenderá sólo al 50% de su capacidad y para reducir el contacto al mínimo con sus clientes aplicará un código QR para la selección del menú. A esto se suma que puso en marcha todo un sistema de reservas. “No queremos tener gente esperando para ingresar”, explica Boris Alarcón, representante de Hierro Brothers.

En la puerta de ingreso cuenta con un sensor de temperatura y medidas de desinfección. “En la mesa el cliente se puede quitar la mascarilla porque nuestras mesas están alejadas una de otra; esa siempre fue una característica de Hierro Brothers, no tener a los clientes amontonados”, dice Alarcón.

Personal de atención   estará debidamente protegido.

100 dispensadores de alcohol

Como los gimnasios también abren sus puertas desde hoy, el Premier, ubicado en el Muticine, tiene todas su medidas de bioseguridad listas para recibir a sus clientes, haciendo énfasis en la distancia física y la desinfección constante y permanente de sus equipos, pesas y otros. Para ese fin instaló al menos 100 dispensadores de alcohol que ubicó al lado de cada equipo para hacer ejercicios.

También incorporó señalética en el piso y en las paredes de las salas de entrenamiento, recordando a los clientes que deben guardar una distancia de más de un metro. Para lograr que esa distancia sea posible, el gimnasio redujo su capacidad de atención. Si antes  de la pandemia en sus salas de máquinas podían entrenarse unas 200 personas por hora, ahora sólo podrán trabajar 60. Lo mismo se dará en las salas de aeróbicos, cuya capacidad de 40 personas hora, ahora será sólo de 12.

La desinfección  de las superficies debe ser constante.

Joaquín Pando,  administrador del gimnasio, explicó que durante los primeros días de reapertura analizarán la cantidad de clientes que pueden atender y los horarios,   en el marco de las medidas de bioseguridad establecidas por la Alcaldía de La Paz.

“Estamos listos desde hace dos meses, con las medidas de bioseguridad implementadas, esperando que se apruebe el plan de reapertura; es una  inversión pese a tener seis meses sin recibir  ingresos”, señala.

Para proteger a los trabajadores, estarán atentos a los síntomas,  y a la primera señal la prueba rápida y la consulta médica. 

Y así hoy se incorporan estos sectores a la nueva normalidad en La Paz mientras la Covid-19 sigue provoncado contagios, aunque con menos casos que en meses pasados. Por eso los responsables de estos espacios de esparcimiento llaman a los paceños a cumplir la medidas de bioseguridad, porque frenar el paso al coronavirus es  responsabilidad de todos.
 

 

 

 


   

Más de
2
6