Alejandra, la mamá médica encantada por unos muñecos

Después de terminar su trabajo en un hospital, esta mamá se sumerge en un mundo en el que con sus dedos y un groché puede dar vida a unos tiernos peluches y muñecos.
martes, 22 de septiembre de 2020 · 00:04

Página Siete  / La Paz

La hábil tejedora forma un lazo, cierra el punto con un nudo corredizo y de inmediato inicia nuevamente el proceso. Los hilos se entrelazan al ritmo de un ganchillo y los suaves pero precisos movimientos de la mano. Con mucha paciencia, la labor de formar cadenas de hebras se transforma en un muñeco que se convertirá en un amigo especial.

Esta es la esencia de Nomi Tejidos: Más que un muñeco tejido a mano, Nomi ofrece un amigo especial para los niños.

Cada obra es una creación singular. No hay patrones y ninguno es igual al otro. “El ingrediente especial es el cariño que le dedico a cada tejido”, asegura Alejandra Romina Cárdenas, propietaria de Nomi Tejidos, un emprendimiento que comenzó como un pasatiempo y que ahora se  hace un lugar en el mercado.

Alejandra combina el arte del groché con la crianza de su hija Sofía, la familia y las prácticas de internado de medicina en el Hospital Nuestra Señora de La Paz para culminar su carrera profesional.

Como a todos, la pandemia le cambió la vida. En este tiempo de aislamiento social  decidió fortalecer el emprendimiento y reforzar su estrategia de ventas por las redes sociales. 

Tiene un catálogo y recibe los pedidos a través de su página en Facebook https://www.facebook.com/NOMITEJIDOS/ y su WhatsApp para realizar las entregas a domicilio. Las compras por internet y la voluntad de cumplir con los encargos le permitieron aprovisionarse de la materia prima y aumentar sus ventas.

La calidad de sus creaciones es su principal carta de presentación. Cada obra terminada genera una ola de felicitaciones en las redes sociales y, casi de inmediato, un nuevo encargo.

Alejandra, mamá médica  que con un croché  e hilo da vida a unos muñecos.
Foto:Alejandra Cárdenas.

“Estoy muy contenta porque el emprendimiento crece de a poco. Recibimos encargos de diferentes ciudades del país, los modelos son cada vez más exigentes y todos quedan contentos con sus muñecos”, explica Alejandra.

Como granos de arena, la opinión positiva de los clientes fue sumando hasta convertirse en un pilar de la estrategia promocional de Nomi Tejidos, ya que al compartir la imagen del muñeco solicitado o al comentar el origen del singular peluche con sus amigos, los clientes satisfechos atraían nuevos clientes.

De esta forma, este concepto inherente al marketing y que es parte de los esfuerzos de las grandes corporaciones se convirtió en una pieza fundamental para el crecimiento del emprendimiento. 

“La satisfacción que experimentan las personas que adquieren un producto de Nomi Tejidos me llena de orgullo y gratitud porque es una muestra de que nuestros muñecos han cubierto plenamente sus expectativas”, afirma la emprendedora.

Como dirían los gurús del marketing inbound, el cliente satisfecho siempre ha sido un poderoso indicador de éxito. 

La primera puntada

Alejandra recuerda las primeras puntadas de este emprendimiento que se teje a diario. A mi hija no le gustan las muñecas de plástico porque son muy duras, ni las que hablan porque le asustan, comenta la emprendedora mientras, sin mirar y con una velocidad sorprendente, termina otra fila de nudos dando forma a uno de los encargos que tiene en la lista. 

“Por eso, busqué en internet una muñeca diferente para ella. Encontré una técnica especial en groché y decidí hacer una muñeca para ella. Hasta ahora la tiene y juega con ella. Como era mi primer diseño le puse mucho relleno y no tenía articulación. Estaba muy tiesa. Parecía un zombi… Y se quedó con ese nombre. Ahora toda la familia la conoce como la “muñeca zombi. A mi hija le encanta”, relata.

Con el tiempo fue mejorando la técnica hasta lograr obras de gran complejidad, pero la primera muñeca sigue siendo una de sus favoritas por el gran cariño que le tiene. 

Y ahí es donde está el ingrediente que convierte la técnica del tejido a gancho de Nomi en la ecuación del éxito de un emprendimiento que no para de crecer: el cariño y la dedicación con el que se teje cada pieza.

“Al ver los muñecos de mi hija, me hicieron varios encargos. El primer gran encargo fueron los recuerdos para un recién nacido. La familia, los amigos y los amigos de nuestros amigos me pidieron conejos, osos, muñecas, una pareja de unicornios, ovejas, otros animales y también figuras de acción”.

Sus creaciones fueron  bautizadas con la marca Nomi,

Y también comenzaron a sumarse otro tipo de eventos. Los regalos de cumpleaños y de bienvenida a recién nacidos dieron paso a las bodas, los aniversarios de enamorados, las graduaciones y todas las celebraciones entre amigos.

“Hice muñecos para regalo a recién nacidos, conejos, osos, muñecas, una pareja de unicornios, ovejas y otros animales”, explica Alejandra.

Uno de los primeros pedidos fueron 40 muñecos tsum-tsum (miniaturas de los clásicos personajes de Disney) como recuerdo para la fiesta del primer año de una niña.

Y los tamaños varían según la imaginación del cliente. Hay miniaturas de algunos centímetros y otros de más de medio metro. Todos requieren el cuidado en cada detalle. 

¿Y de dónde surge el nombre? Nuevamente el vínculo entre madre e hija vuelve al ruedo.

“Cuando mi hija era bebé no podía pronunciar la “R”, por lo que me decía “Nomi” en lugar de Romi, que es como me conocen en la familia. Cuando comencé a vender los muñecos y había que ponerle un nombre al emprendimiento, decidí que lo más representativo de la historia de mis tejidos era el fuerte y especial vínculo que tengo con mi hija. Por eso se llama Nomi Tejidos”.

Hacia adelante, siempre

Combinar las tareas del día con el emprendimiento no es fácil, pero tampoco imposible. Por eso, mantiene un constante perfeccionamiento del tejido con nuevos puntos y técnicas. Además, busca nuevos espacios para exponer sus obras y atraer nuevos clientes.

Después de la labor en el hospital, Alejandra vuelve a los tejidos con la mente puesta en su hija que desde el inicio, fue el motivo de sus creaciones.

Uno de los coloridos  personajes tejidos por Alejandra.

Ese nexo entre madre e hija trasciende el emprendimiento, por lo que cada creación entrelaza hilos, colores, ingenio y mucho cariño.

Hace poco, sus obras fueron expuestas en el Espacio Artesano Bolivia en Facebook generando cientos de “likes”, buenos comentarios y varios encargos.

“El futuro de este emprendimiento es como la imaginación que da forma a nuestras creaciones: no tiene límite. Queremos seguir creciendo en el mercado para que más personas puedan tener ese amigo especial tejido a mano”, asegura Alejandra. 

Para pedidos y más información pueden visitar la página de Nomi Tejidos en Facebook o contactarse WhatsApp al 76267035.

 

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play