Cada vez más mujeres toman el mando de los emprendimientos en Santa Cruz

Vieron a sus madres apoyar en el trabajo del campo y otros negocios, y las oyeron impulsarlas al estudio; crearon y dirigen grandes empresas que trascendieron a la región. La nueva generación mira la tecnología.
jueves, 24 de septiembre de 2020 · 01:11

Ivone Juárez / La Paz

Juventud Empresa de Santa Cruz realizó este 2020  una encuesta para conocer la propiedad de los emprendimientos en pequeña y microempresa en Santa Cruz e hizo un descubrimiento: más de un 45% pertenece a mujeres. 

“Se trata de negocios iniciados entre esposos o entre familiares, pero por alguna razón el nombre de la mujer figura en la licencia de funcionamiento, y ella es la dueña. El dato es alto;  hasta hace unos años la propiedad de la mujer en los emprendimientos no pasaba del 20%”, afirma Gabriela Jimenez, presidenta de la organización.

Pero en Santa Cruz, que hoy conmemora los 210 años de su Grito Libertario, la mujer no sólo se destaca en los emprendimientos medianos o pequeños, sino en las grandes ligas empresariales. 

Luis Fernando Barbery, presidente de la Federación de Empresarios de Santa Cruz,  dice que ellas introdujeron cambios muy positivos en la forma de hacer empresa  y que el resultado son negocios prósperos, estables y con una visión corporativa.

Encuentra muchas cualidades en ellas, pero destaca una: cumplen sus compromisos. “Se convirtieron en un pilar fundamental en las empresas, aportando con compromiso, determinación, dedicación y liderazgo. Son perseverantes, exigentes y solidarias”, añade.

Gary Rodríguez, gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior,  las llama “heroínas” y asegura que están bañadas de valor y visión. “Hacen empresa a lo grande y lo pequeño. Destacan en los servicios y hasta en el campo, manejando tractores y camiones. Conozco mujeres que son dirigentes empresariales y otras que gracias a su profesión dirigen  grandes empresas”, sostiene.

Rodríguez añade que un terreno que dominan es el del comercio. Gabriela Jiménez   le da la razón y  lanza una cifra: “El 90% de los propietarios de negocios relacionados con el comercio son mujeres en Santa Cruz”.

Rosario Paz, presidenta ejecutiva de la cadena de farmacias Farmacorp,   afirma a Página Siete que en el departamento de Santa Cruz la mujer “es el sostén económico de más de la mitad de los hogares” y que su protagonismo irrumpió en sectores no convencionales, como los emprendimientos de base tecnológica. 

La clave, la educación

Gabriela Jiménez asegura que el empuje que ahora despliega la mujer en Santa Cruz es fruto también de las mujeres, de las madres, que les inculcan que el estudio y la formación profesional son fundamentales. 

“Si yo madre salí bachiller, quiero como mínimo eso para mi hija; si tengo un doctorado lo mismo; la mujer es la que impulsa a la capacitación a la  formación”, sostiene.

 Y cree firmemente en lo que afirma. Cuando estaba en la universidad, en su curso había más mujeres; y si asistía a algún taller o curso de capacitación, ahí también las chicas eran mayoría.

Olguita Rivero, directora del Ingenio Azucarero Guabirá, le da la razón. Su madre siempre la impulsó a la formación profesional, mientras que con el ejemplo le demostraba que la mujer puede realizar cualquier trabajo. Y la recuerda ayudando en las tareas del campo a su padre.

No sólo las cruceñas

La mujer cruceña asume que Santa Cruz es ya una región cosmopolita porque  por eso, a la hora de hablar de su avance en el terreno de la empresa y el emprendimiento, aclara  que no se trata sólo de ellas, sino de todas las mujeres que llegan al departamento en busca de oportunidades y dispuestas a entregar toda su capacidad, creatividad y laboriosidad. 

“En Santa Cruz hay mujeres que llegaron de otras regiones de Bolivia e incluso de otros países y contribuyen a todo este  trabajo”, sostiene Olguita Rivero.

Y el aporte de la mujer al crecimiento del departamento más importante de Bolivia está en todos los rubros. El presidente de los empresarios menciona a Rosario Paz Gutiérrez, de Farmacorp; a Rosario Schemisseddine, de Supermercados Fidalga; a  Ana María Chávez, de la cadena de Farmacias Chávez;  y a Ana Paula Díaz, dedicada a la perfumería. 

Suma a la lista a Aida Paz Méndez, que invirtió en el rubro de alimentos;  Kenny Gutiérrez, en el diseño de modas; y a Mary Lizzy Ortíz, en el rubro de la belleza. Barbery también nombra a  Dolly Gómez, dedicada a la repostería; a Cinthya Roca, a decoración y eventos; y a  Jimena Jiménez con la organización de eventos. 

A estas emprendedoras se suman mujeres abocadas a las actividades tradicionales cruceñas, como Olguita Rivero en la producción de azúcar y Marcela Fenney en el comercio, entre otras. “Sería interminable mencionar a todas”, aclara Barbery. 

Gabriela Jiménez asegura que el empuje de la mujer en Santa Cruz es imparable y más en la adversidad. Por eso, durante la pandemia vio crecer los emprendimientos femeninos, sobre todo en gastronomía y comercio.  Añade que con ese ímpetu que las caracteriza, ahora se ve a muchas conduciendo motocicletas y vehículos, dedicadas al delivery.

Olguita Rivero, de   Ingenio Guabirá: “No es trabajar 
sólo para uno,  sino aportar”.
 

“Me gusta trabajar con los demás”, afirma Olguita Rivero, directora del Ingenio Azucarero Guabirá desde hace 13 años. Tomó la posta de su esposo Wálter Chepi Aguilera después de que él falleciera en 2007. “Me quedé viuda, pero nunca sola porque el apoyo que recibí es incalculable, no sólo de mi familia, sino de la familia Guabirá”, señala.

Nació en la ciudad de Santa Cruz, pero como la actividad de su padre Julio Rivero, un aviador militar retirado, dedicado a la ganadería, estaba ligada al campo, pasó gran parte de su niñez y juventud viendo cómo era ese trabajo, en el que su mamá Celita Serrate  se desenvolvía sin problema.

Pero Olguita fue seducida desde muy joven por el tenis, deporte al que entregó toda su dedicación y que le valió para alcanzar muchas satisfacciones, como el lograr una beca en Estados Unidos para estudiar administración de empresas. “Me soñaba como una mujer profesional, trabajadora y aportando a mi comunidad con lo que mejor sabía hacer, el tenis”, cuenta.

Y lo hizo, porque cuando regresó a Santa Cruz ocupó cargos que la acercaron a ese objetivo. Fue nombrada directora de Deportes de la Gobernación y presidenta de la Asociación Cruceña de Tenis, en la que dio pasos importantes para que el tenis fuera un deporte abierto en esa ciudad. 

Cuando se casó con Wálter Aguilera siguió con esa actividad, apoyando a su esposo en el ingenio con algunos temas administrativos. Hasta que él falleció y  tuvo que tomar la posta en Guabirá y cuidar a sus cuatro hijos.

Olguita está muy agradecida por todo el apoyo que recibió, pero lo cierto es que volcó a Guabirá toda la fuerza, determinación y dedicación que ponía al tenis, con ese alto sentido social que la caracteriza. “Ahora me toca estar como agropecuaria, trabajando en procura de que todos avancemos juntos”, señala firme. En estos años en la directiva de Guabirá encontró muchas satisfacciones, sobre todo esa que tiene que ver con la incorporación   cada vez de más mujeres al mundo cañero.  “Ya estamos casi por el 28% de  mujeres. Es un avance a destacar, porque las mujeres  perdieron temor a la labor del campo”,  expresa orgullosa.
 

Rosario Paz, de Farmacorp: “Busco el cuándo  y  cómo trascender las dificultades”. 

Rosario nació y creció en la avenidas Las Américas,  cerca de lo que hoy es el edificio de la Cainco. Desde niña tenía un sueño: hacerse una administradora de empresas y tomar las riendas de la farmacia que su mamá había instalado en Santa Cruz; por eso, cuando se graduó como bachiller, salió al exterior  a cumplir la primera parte de su sueño, profesionalizarse, y lo hizo en la Texas A&M University, EEUU.

Con las armas necesarias regresó a Santa Cruz, cargada de energía y pero sobre todo - afirma- “ con la visión clara para operar una empresa en un mundo donde la tecnología avanza vertiginosamente sobre todo en el sector farmacéutico”.

“Iniciamos y lideramos la fusión de las farmacias Santa María y Gutiérrez para crear Farmacorp, una empresa que transformó el concepto de farmacia”, cuenta.

Rosario siempre llevaba presente la responsabilidad que implicaba haber recibido el legado de sus padres, su patrimonio de toda la vida. “Eso fue lo más grande, la mayor responsabilidad”, dice. Pero fue esa razón la que la empujó a crear una de las cadenas de farmacias más destacadas de Bolivia con más de 130 sucursales en todo el país y un sistema de servicio innovador que revolucionó el rubro.

“Formó parte de una tercera generación que fue capaz de transformar la estructura de una farmacia local en una corporación con alcance nacional, moderna, innovadora y  generadora de trabajo”, expresa la cruceña.  Está muy agradecida con Dios  por los logros alcanzados, pero siente que está en una vía sin retorno, que cada día la lleva a asumir nuevos retos con un solo objetivo: dar la mejor atención a sus clientes.

Mientras lleva Farmacorp al futuro, no olvida  el ejemplo y enseñanzas que recibió de sus padres. “Nos enseñaron a trabajar, así como a ellos les enseñaron sus padres. Me formé para administrar el legado de mi familia y por mi formación siempre veo el lado positivo de las cosas. Busco la oportunidad, la manera de trascender las dificultades, pues ese es el espíritu que me inculcaron en casa y que consolidé con mi formación en administración de empresas y análisis de negocios. Aprendí a rodearme de excelentes colaboradores, de personas comprometidas y estos son valores independientes del género”, sostiene.
 

Omaira Saucedo, de  startup TuGerente: “Hay que prestar servicio al típico emprendimiento”

Omayra nacíó hace 33 años en el Cuarto Anillo de la Guardia. Estudió en el colegio Franco Boliviano  y se graduó como abogada en la Universidad Privada de Santa Cruz . Los primeros siete años de su profesión los dedicó a trabajar en el área legal de la Cámara de Industria Comercio y de Turismo (Cainco) y a dos emprendimientos que comenzó muy joven: la elaboración de galletas artesanales y de frutos secos saborizados.

Fue hace dos años que decidió incursionar en un área nueva para ella, pero que la tenía cautivada: la tecnología. En la Cainco había identificado la gran deficiencia que tenían las empresas en el manejo de su información. Vio la oportunidad y se lanzó a la creación de la startup TuGerente. 

“Se trata de un software que permite al negocio  digitalizar toda su información, tenerla en orden para saber qué decisiones tomar más adelante, sobre todo las pequeñas empresas”, explica.

Con una profesión tradicional y en una región con una vocación productiva muy marcada, ¿por qué no decidió trabajar, por ejemplo,  en una empresa dedicada a la agroindustria?  “Porque eso representa el estancamiento. Hay que pensar en quién   presta los servicios con tecnología a esos emprendimientos tradicionales”, dice.

Y el emprendimiento  es un éxito, no sólo en Bolivia, sino en el exterior. TuGerente fue la primera startup de Bolivia en ingresar  al proceso de aceleración del Startup Chile y fue reconocida por Bisa como una de las 30 startups con mayor potencial en América Latina y el Caribe.

Para iniciar este negocio, tuvo que aprender todo sobre tecnología y cómo funcionan las startups. “Comencé de cero, tuve que leer muchísimo,  juntarme con gente que estuviera en lo mismo y sobre todo viajar para asistir a charlas sobre startups, y me conecté con mucha gente”, cuenta.

Pero la joven, además de estar dedicada a la startup, es directora de Juventud Empresa y forma parte del Comité Cívico Femenino de Santa Cruz, y como actividad adicional practica el hockey sobre césped.  “Creo que todo lo que hago es un  buen balance.  Hay que estar con la gente que está donde nosotros queremos estar en el futuro”, señala.

 

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

26
7