De Maldita Tripa a pollo Corazón: cuatro mujeres que triunfan con sazón cochala

Abrieron negocios gastronómicos en plena pandemia.
domingo, 10 de octubre de 2021 · 05:00

María Mena M.  / Cochabamba

Son mujeres emprendedoras, innovadoras y perseverantes. Ya sea detrás del calor de una sartén, administrando su negocio o reinventando la sazón cochabambina,  ellas se destacan en la gastronomía, con todo y   pandemia

Rosario Velasco con sus delicias criollas  de la Maldita Tripa, Noelia Tórrez con  sus regalos personalizados de pollos De Corazón, Mayra  Vera con sus pizzas con costillas de cerdo de La Vera y Susana Aguilar con sus  innovadores desayunos de Detallitos son representantes del emprendurismo y la creatividad que caracteriza a las mujeres bolivianas, que mañana celebran su día.

Creadoras del sabor cochala

La Cámara Gastronómica de Cochabamba (Aserac) es la institución que agrupa a los emprendimientos gastronómicos de la Llajta. Según su titular, Tony Salazar Mercado, en el departamento existen  cerca de 5.600 negocios de comida.

La Cámara Gastronómica Cochabambina  tiene 150 afiliados,  de los cuales el 60% corresponde a empresas lideradas por mujeres emprendedoras.

“Tenemos restaurantes de comida típica, comida fusión, rápida y otros. Englobamos todos los rubros de la gastronomía. La mujer acá es súper creativa y tiene bastante credibilidad. Las mejores chef están en Cochabamba y muchas son propietarias de restaurantes. Lo importante es revalorizar la creatividad y el empeño que tienen las mujeres en la gastronomía”, destaca Salazar.

También recalca que los platos tradicionales o “bandera” de Cochabamba fueron creados por mujeres. Tal es el caso del pique macho, las empanadas Whistupiku, el sillpancho,  el relleno de papa y otras delicias vallunas.

Respecto a los efectos de la pandemia, Salazar menciona que en 2019 las ventas facturadas fueron de 125 millones de dólares, pero en 2020 se registró una caída drástica a 65 millones de dólares. Por tal motivo, recalca, muchas empresas cerraron sucursales y tuvieron que “reinventarse”, mejorando el servicio al cliente, sobre todo.

Ellas, a la cabeza

Pero, las mujeres cochabambinas no solo destacan en emprendimientos gastronómicos, sino también en otras áreas, como la de servicios, consultorías, comercio, construcción y en el ámbito profesional.

La Asociación de Mujeres Empresarias y Profesionales de Cochabamba tiene aproximadamente 100 asociadas que trabajan en diferentes emprendimientos. Es el caso de su presidenta, Gaby Baya, que es propietaria de una empresa constructora con más de un década de experiencia.

“Las mujeres somos más innovadoras y vamos incluso más allá de lo que el cliente necesita”, afirma Baya.

60%
de las empresas gastronómicas
de Cochabamba están dirigidas por mujeres, según Aserac.

Los contactos  en la Llajta

  • Maldita Tripa  El local de comida tradicional está ubicado en la zona de Sarcobamba, entre las calles Chimané y Tunupa, del norte de la Llajta.
  • De Corazón  El emprendimiento ofrece sus pollos y chocolates  en su página en Facebook, el principal medio de comercialización: https://www.facebook.com/DecorazonTallerCreativo/.
  • La Vera  Para pedidos y contratos con la pizzería La Vera contactarse con el número de celular 61652111 o en su local, en la avenida Cañada y Melchor Pérez de Olguín.
  • Detallitos La cuenta Facebook de Detallitos es https://www.facebook.com/Detallitos-137952437855372/ Para los pedidos contactarse al número de celular 72726805.

Delicias criollas en Maldita Tripa

Ya sea en  parrilla o en sartén, las tripitas de res son un plato ideal para degustar por la tarde. En Maldita Tripa innovaron esta tradición cochala combinándola con anticucho, chorizo y limón.

Maldita Tripa nació en medio de la pandemia. La propietaria y chef Rosario Velasco cuenta que en medio de la cuarentena, un familiar le sugirió que aproveche su “buena mano” para las tripitas de res. “En esta zona todo es hamburguesas, pollos o pizzas, así que venía bien el sabor criollo.  Así empezamos”.

Los primeros pedidos eran de los vecinos de su zona,  Sarcobamba. Los entregaban a domicilio con delivery en bicicleta o a pie, eran tripitas  fritas acompañadas con papas tostadas, mote pelado y los aderezos de llajua y salsa de maní.

Este año, en vista del incremento de  la clientela y la flexibilización de las restricciones, Rosario abrió en su domicilio un pequeño local para atender a todos los comensales.

Velasco recalca que Maldita Tripa es un negocio familiar; ella y su esposo son los chefs, mientras que sus tres hijos (de 16, 12 y siete años) colaboran en la atención. Sus cinco hermanos también ayudan: uno en el Delivery, otro en caja y así.

De cinco platos diarios pasaron a vender hasta 80. Sobre todo en días festivos o feriados, el local no abastece a la clientela. Es que los comensales hallaron algo diferente a las tradicionales tripitas.

En Maldita Tripa las ofrecen en tres variedades: la simple, que consiste en tripita con mote y papa frita a 12 y 15 bolivianos; el tricucho (tripita con anticuchu) a 20 bolivianos y el trimixto (tripitas, anticuchus y chorizo parrillero) a 15 y 20 bolivianos.

“Estamos felices y vamos a seguir apostado a nuestros sabores pero renovados”, dice Rosario.

Noelia, diseñadora gráfica y emprendedora.

Broaster y chocolate De Corazón

Innovar con los pollos a la broaster fue el desafío que se planteó Noelia Tórrez. La diseñadora gráfica  logró una combinación perfecta entre  diseño, sabor y  comercialización en  De Corazón.

“El pollo a la broaster lo ponemos en una caja en forma de ramo con papas fritas. Lo enviamos por Delivery o pueden venir a recogerlo de mi domicilio. Es un regalo personalizado para una ocasión especial”, detalla.

Las cajas  vienen en coquetas formas y colores. Lo hay cuadradas, redondas o de corazón, todo a elección del cliente. Ya sea a la broaster o popplers (bolitas de pechuga de pollo rellenas con queso), el pollo va acompañado con papas fritas sazonadas con orégano que les da un gusto diferente.

“Cada regalo  incluye un adornito como detalle en el exterior. El ramo de pollo frito está a 80 bolivianos (son cinco presas para dos personas)”, detalla Noelia.

El regalo puede ir acompañado de otros detalles como un ramo de “chocofresas”, que son frutillas bañadas en chocolate, tarjetas elaboradas artesanalmente en material reciclado o adornos en sal.

La pequeña empresa familiar de Noelia se llama De Corazón y empezó a recibir pedidos en febrero de este año coincidiendo con Día de San Valentín. Un incentivo para el emprendimiento, cuenta Noelia, fue que ya tenía la experiencia en la preparación y venta de pollo a la broaster, negocio al cual su esposo aún se dedica.

“Vi que en el tiempo de la pandemia abrieron muchos negocios ofreciendo regalos personalizados. La gente busca algo único. Nosotros nos diferenciamos de los demás porque elaboramos souvenires de sal y nos esmeramos en darle un detalle especial en cada regalo para que no sea algo común”, explica Noelia. 

Los souvenires y regalos personalizados se ofertan en precios que van de 30 hasta 80 bolivianos. Las ofertas y contactos se reciben en la página de Facebook De corazón.

Noelia aconseje a las nuevas emprendedoras en gastronomía que “busquen algo novedoso que nadie haga. Nosotros hemos dado a las pipocas de pollo otra forma, como los popplers,  y es lo que más sale”, apunta.

Leyenda

Pizzas con costillas en La Vera

Innovar en sabores de las pizzas es un reto para los emprendedores en este servicio. En la pizzería La Vera, una pediatra y un chef lo lograron  añadiendo a  la masa italiana un  ingrediente diferente: las costillas de cerdo.

Pareciera una combinación atípica, pero funciona. La masa, de diferentes tamaños, incluye  trozos de costillas de cerdo,  chorizo español, huevo, aceitunas, pimentón y los sazonadores a elección como el infaltable orégano y las variadas salsas, como el picante.

Los propietarios de La Vera son la joven pareja Kevin y Mayra Vera. Ambos   tienen experiencia en la elaboración de pizzas y anteriormente tenían un negocio de ese rubro en Potosí, donde vivían. Debido a la pandemia tuvieron que cerrarlo y retornar a la Llajta.

Reactivaron su pizzería en su tierra natal, pero buscaron un aditivo que los destaque de los demás. “Creo que nosotros tenemos la pizza que no hay en Cochabamba. La especialidad de la casa es la pizza La Vera, que tiene una mezcla de sabores muy especial con costillitas de cerdo ahumadas, chorizo español, choclitos, huevos y pimentón”, explica Mayra.

Kevin Vera es el encargado de preparar las pizzas desde la masa. Es chef de profesión, con especialización en Argentina. Mayra es la administradora, publicista del negocio y la artífice para que todo marche “sobre ruedas”.

Mayra es pediatra de profesión, pero supo combinar y distribuir su tiempo para ejercer su carrera y  emprender en la gastronomía sin descuidar su hogar.

En La Vera los comensales también pueden degustar las empanadas argentinas de  carne de res o pollo, que son preparadas por Kevin. Las empanadas las venden a siete bolivianos y la pizza más cara es La Vera a 60 bolivianos.

“El sabor es muy diferente desde la masa a lo que ofrecen las demás pizzerías. Tenemos empanadas argentinas. Su corte y todo lo demás son diferentes, son de pura carne o de puro pollo, no es mezclado ni se asemeja a las salteñas o las tucumanas que venden acá”, dice Mayra y añade que es posible innovar con trabajo.

Susana Aguilar con uno de sus Detallitos.

“Ramos de comida” en Detallitos

Los desayunos simples quedaron atrás. Al menos esa es la convicción de Detallitos, el emprendimiento de Susana Aguilar,  que ofrece  variedad de desayunos con alimentos saludables de la temporada. La novedad son sus “ramos de comida”  que contiene  alitas de pollo y hamburguesa en una presentación especial que emula un ramo de rosas.

Su especialidad es la gastronomía, pero Susana incorporó otros productos y servicios para atraer más clientes. “Estamos funcionando desde diciembre del 2020.  Somos una empresa dedicada a ofrecer una gran variedad de servicios como los desayunos, lunch y chocolates. También realizamos muñecos a pedidos, accesorios para el cabello, alquiler de mobiliarios para fiestas, cotillones, centros de mesa y todo lo que uno pueda imaginar para un evento social. El cliente lo imagina y nosotros lo realizamos”, afirma Susana.

Por el momento, Detallitos ofrece sus productos y servicios de manera virtual, a través de las redes sociales, pero alista la pronta apertura de una tienda.

“Decidimos incursionar en la gastronomía por nuestros clientes que buscaban algo más que   chocolates. Nos pedían otras opciones que no sean dulces. De esa manera empezamos con los desayunos y los ramos de comida. La experiencia que teníamos era con los chocolates, pero   decidimos especializarnos para ofrecer variedad de productos  que se acomoden a todo tipo de paladar”, destaca la joven.

El desayuno, pensado  para ocasiones especiales, viene en diferentes presentaciones y puede variar entre 60 y 150 bolivianos, de acuerdo con los alimentos

El “ramo de comida” viene en diferentes diseños y tamaños. El pedido de 70 bolivianos contiene seis alitas de pollo frit, una hamburguesa  (de 200 gramos de carne), una porción de papas fritas, gaseosa  de 500 mililitros, un globo y la nota personalizada.

“Sabemos que existen muchas empresas que ofrecen los mismos productos, pero en Detallitos ofrecemos precios económicos y productos de calidad. Nos caracterizamos por la innovación y el servicio personalizado, además de todo nuestro cariño”, recalca Susana.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos