Elba Rodríguez, la chef celebrity argentina con raíces bolivianas ahora dirige su programa de Tv

La enfermera que se consagró como cocinera gracias a la sopa de maní vuelve a su esencia y conquista a sus seguidores. Ahora se prepara para un concurso internacional.
lunes, 11 de octubre de 2021 · 05:00

Ivone Juárez /  La Paz

“¡¡¡Buen viernes para todos!!! Comienzo de finde largo (...) Aprovechen aunque sea un momento para agradecer lo mucho que nos da la vida.  Antes de ir a la guardia, a trabajar, aprovecho para mudar mis plantitas a un hogar más grande. Hoy cocinamos un rico arroz con pollo para compartir con la familia. ¿Qué van a cocinar para el almuerzo?”, escribió el viernes en la mañana Elba Rodríguez en su página de Facebook.  Enseguida colgó un video donde se la ve escarbando la tierra con un barrilejo y  las manos, y sembrando unos  brotes de plantas en el pequeño huerto que tiene en su casa.

La publicación de la famosa cocinera argentina con raíces bolivianas que acaba de estrenarse en la televisión recibió mil “me gusta” y  75 comentarios, entre ellos un  “maravillosa mujer... sos una grande Elba”.

Un día antes, el jueves, se la vio en su Face promocionando las ofertas de una de las compañías mayoristas (red de supermercados) más importante de Argentina con sucursales en 11 países, como se lee en el sitio web de la empresa. “Como siempre Elba, le pones encanto a todo lo que haces”, le escribió uno de sus más de 840 mil seguidores de esa red social.

Así son las emociones que la chef argentina, nacida de padres bolivianos (cochabambinos), despierta  por las redes sociales desde que con la tradicional sopa de maní de Bolivia  se coronó en 2014 como la ganadora de la primera edición de Máster Chef  de Argentina. Desde entonces se convirtió en una celebridad y una influencer, que además comienza a lograr sus sueños y metas. Desde hace tres semanas dirige su programa de cocina en el canal Unife  y se prepara para representar a su país en un concurso de chefs internacional.

“Me eligieron como chef argentina para un formato internacional, representando la comida regional de mi país. Es un evento que se viene bien pronto, pero no  puedo adelantar mucho. Es un paso muy grande que uno va dando y eso me hace muy feliz”, expresa desde Argentina la  chef influencer, que además tiene en  Instagram  aproximadamente 159 mil  seguidores y alrededor de 65.000 en Tik Tok.

La característica de esta cocinera celebrity en Argentina es la elaboración de recetas sencillas, fáciles de preparar y, sobre todo, con ingredientes comunes y de bajo costo.

“Lo que pasa es que me siento muy identificada con la persona que tengo al otro lado; pienso que con esta pandemia no tiene una gran cantidad de ingrediente. A mí me pasó, cuando era pequeña, cuando veía una receta y la quería hacer, pero  no contaba con gran parte de los ingredientes. Me las arreglaba con lo que tenía, pero eso, aunque uno no lo quiera reconocer, afecta mucho, frustra; por eso preparo recetas que todos puedan hacer”, afirma.

“Se acerca el Día de la Madre en Argentina y estamos preparando recetas para que la gente pueda mimar a las mamis y, por qué no, pueda ganar algo preparando la receta y venderla, como un emprendimiento”, añade.

Es que la cocinera de raíces bolivianas no sólo busca enseñar a cocinar a sus seguidores, sino que quiere que éstos puedan encontrar una oportunidad de negocio en la comida, como ella lo hizo con tanto éxito.

Sueños que se cumplen

Elba es una mujer de 30 años que se caracteriza por su inquietud y capacidad de realizar muchas actividades simultáneamente. “Siempre voy para adelante y, como me dice mi mamá, soy como un toro (risas). Voy siempre adelante y con muchas ganas, asumiendo siempre desafíos”, afirma.

Desde hace tres semanas, de lunes a viernes, se levanta a las seis de la mañana porque   comenzó a dirigir su propio espacio televisivo para enseñar a cocinar. Desde que ganó el Master Chef 2014 estuvo en diversos medios televisivos  de Argentina como invitada, preparando sus exquisiteces y opinando sobre las nuevas versiones del concurso que la lanzó a la fama. Es que su palabra al respecto es considerada autoridad y es replicada por muchos canales.

“Estoy muy contenta, muy agradecida, es como una gran bendición y un motivo más para ser feliz. Esto de contar con el cariño de la gente me permitió tener muchas invitaciones en diferentes canales, como Unife, y se dio la posibilidad de hacer un programa, no sólo cocinando, sino conduciendo. Es un rol distinto y tiene que ver con dar tips, secretos y herramientas que les sirvan a las personas en su vida cotidiana”, cuenta.

Elba con su  hija Agustina (izq.) y su sobrino disfrutan  lo preparado por la chef.

Lo primero que hace Elba cuando se despierta es alistar todo lo que su hija Agustina, que tiene cinco años, necesitará en el jardín de niños. Lleva al lugar a su pequeña y después se dirige a Unife, donde graba su programa. Vuelve a su casa a preparar sus recetas y  contenidos para las marcas que la contratan.

“La preparación de los contenidos que transmito por mis redes sociales es una fuente de trabajo, por eso soy muy cuidadosa con lo que transmito, porque tengo muchos seguidores. Tengo muchas cosas espontáneas, pero planifico porque quiero conscientizar, dar un mensaje; cuido el contenido social”, afirma.

Elba remarca que un factor que quiere transmitir con sus contenidos es la autoaceptación, que pasa por “aceptarse como uno es”. En ese contexto, la cocinera de talla curvy publicó en sus redes sociales fotografías modelando lencería para una campaña que promueve la autoaceptación. También modela prendas de vestir de tallas “reales”, como ella dice.

 “Estoy feliz de encontrar emprendedores que apunten a los talles reales con todo el estilo. Cada mujer es única y bella (...) es un mensaje de aceptarse como somos y mimarse muchísimo”, posteó en su Facebook hace unos días luciendo un vestido y zapatos de unas marcas conocidas en Argentina.

La enfermera

Pero la jornada de la cocinera celebrity  no  termina con la elaboración de sus contenidos para sus redes sociales; trabaja  en una guardia hospitalaria (emergencias) de Avellaneda, en Buenos Aires. Se encarga del ingreso de los pacientes, de su valoración y trámites de ingreso. Comenzó con ese trabajo en la pandemia de la Covid-19, cuidando también  a personas contagiadas con el virus.

Es que Elba Rodríguez estudió enfermería, sólo que dejó ese camino cuando en 2014 se encontró con la convocatoria al Master Chef. “Me cambió la vida y lo volvería a hacer, no soy de dar un paso al costado”, asegura.

Elba con el premio  de  Master Chef junto al jurado del concurso.
Foto: Redes sociales

Después de ganar la competencia invirtió parte de su premio en formarse y especializarse, primero en cocina y luego en gastronomía, pero continuó con su carrera en el área de salud,   dedicada más a la administración, incorporando siempre ese sentido de empatía que la carateriza.

Una historia boliviana

En muchas de sus publicaciones no es raro ver a Elba Rodríguez luciendo un delantal con detalles en aguayo o una camiseta estampada con la palabra “Jallalla”. Es que la argentina se esmera en mostrar sus raíces bolivianas porque asegura que son la esencia de su talento en la cocina, que le trajo y le trae tantos éxitos.

Esas raíces están en sus padres, los cochabambinos Seferino Rodríguez, de Sacaba, y Margarita Flores, de Tiquipaya. Muy jóvenes, a finales de la década de los 80, migraron a Argentina, donde se establecieron y tuvieron a sus tres hijos, entre ellos Elba. Los tres hoy son profesionales en salud.

Seferino era un minero que no encontraba oportunidad en Bolivia, mientras que Margarita estaba dedicada al comercio. Cuando llegaron a Argentina, él se dedicó a la albañilería, mientras que ella continuó con el comercio y se dedicó a la cocina y al servicio doméstico. Elba recuerda con nostalgia esos días de su niñez, cuando acompañaba a su madre en todas sus actividades, sobre todo cuando cocinaba.

“La recuerdo con su k'epi, cargando la fruta, trabajadora, no pudo ir a la escuela, no tuvo contención en su familia, pero salió adelante como una guerrera”, expresa.

La cocinera  muestra una de sus preparaciones con sabores bolivianos.
Foto: Facebook Elba Rodríguez

En las publicaciones en sus redes sociales muchas veces se ve a Elba Rodríguez cocinando con su pequeña Agustina. La llama su compañera de vida, quien -igual que cuando ella era niña- está “dispuesta a aprender todo” mientras la ve cocinar.

“Yo también era como la compañera de mi mamá; ella cocinaba, yo la miraba, me explicaba  a su manera las cosas y yo no entendía, pero ahora sé que me estaba preparando para esto”, confiesa.

“Vengo de la tierra. Mis raíces me impulsan a lo que quiero llegar y eso es gracias a mi familia, sobre todo a mi madre, que siempre se destaca por lo simple que es, que tiene que ver con mi esencia. Ser hija de bolivianos acarrea una suma de tradiciones, de costumbres, pero también de cosas simples y de valorar el sacrificio, saber que con el trabajo todo se consigue. Mis papás me enseñaron eso desde niña, y el respeto sobre todo”, añade.

Y las tradiciones bolivianas las muestra también mientras cocina sus recetas a fuego de un fogón, en unas ollas de barro con lo que remueve las emociones más profundas de muchos de sus seguidores.

Cuando Elba ganó el Master Chef en 2014  tuvo la oportunidad de conocer Bolivia un poco más. En el país donde nacieron sus padres la recibieron con algarabía, reconocimientos, homenajes y hasta promesas, algunas no se cumplieron y otras se convirtieron en deuda. Sin embargo, eso no desanimó a la cocinera celebrity, pues  le sobran las ganas de regresar, sobre todo a la casa de barro de su abuela en Cochabamba para tratar de imaginar y, por qué, sentir cómo vivieron sus padres su infancia, su vida, y contársela a través de sus recetas  a sus miles de seguidores en sus diferentes redes sociales, en su programa de televisión y el concurso internacional que tiene en puertas.

 

Me siento identificada con la persona que tengo al otro lado; pienso que con esta pandemia no tiene grandes ingredientes.

 

Ser hija de bolivianos acarrea una suma de tradiciones de costumbres, pero también de cosas simples y de valorar el sacrificio.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos