Bolivia está en quinto puesto del mundo en avistamiento de aves

El sábado 9 de octubre se registraron 820 ejemplares en el país. Página Siete fue parte de esta aventura.
jueves, 14 de octubre de 2021 · 05:00

Erick Ortega /  La Paz

El paraíso verde existe, una parte de él se encuentra en Bolivia. No sólo eso, en su cielo hay un reino con una variedad de aves que no existen en otras partes del mundo. El sábado 9 se realizó el October Big Day y los resultados de esta experiencia confirmaron la riqueza nacional con alas. Ayer se conocieron los resultados oficiales y el país está en el puesto cinco del avistamiento de aves, con un registro de  820 ejemplares.

La bióloga Gabriela Villanueva y el fotoperiodista Pedro Laguna son dos amantes de la naturaleza. Ellos, siempre que pueden, preparan sus cámaras fotográficas, montan su coche cuatro por cuatro y se van al bosque a retratar aves. En la jornada del October Big Day ambos acudieron al Parque Nacional Cotapata para ser parte de esta aventura, junto con ellos viajó Página Siete.

El Campamento Elena se encuentra cerca de Yolosita, en la carretera que une a la ciudad de La Paz  con el pueblo de Coroico. Allí comenzó la aventura de este año.

Un pájaro que cayó cuando intentaba volar.
Foto: Pedro Laguna

En el sitio hay colmenas y el zumbido de las abejas es una constante que permanece cerca de las habitaciones. Minutos antes de las seis de la mañana, el sol no había salido en esa parte del mundo y tras encender el foco, la luz atrajo a los insectos que empezaron a golpetear el vidrio de la ventana.

Desde allí hasta la entrada de Siñari hay aproximadamente 25 minutos sobre la carretera asfaltada. Luego, hacia la derecha, en la ruta de subida, la naturaleza se abre de par en par. Allí, sobre los árboles, están las tangaras, aves de plumas coloridas. Esta ruta, muy pocas veces explorada por los turistas, está repleta de aves. A ratos el cielo parece ser el escenario de un concierto de sonidos varios… de pronto, se escucha como si alguien desplegara los dedos encima de un organillo; en otros momentos se oye un sonido similar al de una puerta sin engrasar. Sí, hay de todo en el reino de los cielos.

Es un día bueno. El viernes 8 hubo lluvia y el sábado amaneció fresco y húmedo pero con los rayos del sol que acompañaron casi los 14 kilómetros que caminaron  Laguna y Villanueva.

La comitiva fue bajando, con el tiempo sus miembros ya agudizaron la vista y los ojos se les iban hacia donde las hojas de los árboles se movían. Eso sí, los guardaparques de Cotapata tienen la habilidad de ver a un picaflor del tamaño de un meñique desde unos 20 metros de distancia. Y, a veces, cierran los ojos y pueden escuchar y distinguir qué ave  canta.

De pronto, a unos metros donde Laguna  dispara una ráfaga de fotos, cae un polluelo. Cae literalmente del cielo porque está aprendiendo a volar. Salta una y otra vez hasta que se detiene y decide acurrucarse entre las hojas caídas. Los avistadores saben que no pueden intervenir en estos momentos de la naturaleza.

El saltarín suele tener
ágiles movimientos en las
ramas.
Foto: Pedro Laguna

El equipo camina y camina por una pendiente de aproximadamente tres metros de ancho. Hace calor y pasan las horas, están agotados pero no se rinden. Llevan en sus mochilas lentes de cámaras, celulares, el tapeque (un refrigerio que consiste en galletas y leche chocolatada) y el libro Aves de Bolivia, Guía de campo. Esta obra reúne imágenes y semblanzas de más de un millar de ejemplares que habitan en el país.

Además, cargan  un parlante para, mediante bluetooth, replicar los sonidos de los pájaros y atraerlos hasta lograr sacarles una fotografía y registrarla en el October Big Day.

Villanueva explica que el avistamiento organizado de aves se realiza dos veces al año: en el Global Big Day (que se realizó en mayo) y en el reciente October Big Day. Es por eso que el sábado cientos de naturalistas  salieron a efectuar el registro en el país.

Pedro Laguna no duda en mencionar que uno de los mejores inventos para los avistadores es la aplicación de celular Merlín. Se trata de un programa que ayuda a identificar a las aves por una foto, sonido o respondiendo a simples preguntas.

Un ejemplar cola de raqueta, es muy poco visible.
Foto: Gabriela Villanueva

El Merlín fue vital para registrar a un picaflor con la cola de raqueta. Eso sí, el ave se detuvo unos instantes para ser retratada… y luego voló. Para tener un álbum con decenas de fotos es necesario disparar miles de veces. Durante aquella incursión se hicieron 42 avistamientos.

Tras cuatro horas de caminata, la comitiva decidió salir del sitio y empezó la subida hacia la carretera. Fue entonces cuando las mochilas incrementaron su peso y, encima, el cielo se nubló y cayó una ligera lluvia.

La colorida tangara golondrina yungueña.
Foto: Pedro Laguna

En la carretera, como un premio a la caminata, una tangara golondrina decidió pasar de árbol en árbol y posarse algunos segundos de más. Luego fue hasta uno de los pilotes de la ruta y su presencia colorida contrastó con la palidez del camino.

Después del mediodía y luego de almorzar, el destino fue Pacallo, ubicado también en el costado derecho de la carretera que va de Coroico a La Paz. Allí el rumor del río Huarinilla es intenso y los árboles gigantes son parte del espectáculo natural.

Éste es el hogar del tunqui, gallito de las rocas, uno de los emblemas del parque nacional Cotapata y de los Yungas. Los avistadores buscan retratarlo, ya lo han hecho varias veces pero quieren tomar fotos de él una vez más.

El relojero que posó
para sus fotógrafos.
Foto: Gabriela Villanueva

Para adentrarse hasta el territorio del tunqui cruzan un puente colgante sobre el Huarinilla. Allí, como si estuviera listo para una sesión de fotografías, aparece un pájaro relojero (Momotus momota), un ave cuya cola es tan larga como el cuerpo, llega a medir aproximadamente  un metro.

El ave es un  lifer para el fotoperiodista;  este término sirve para designar a las especies que nunca antes han sido captadas por un avistador. El sábado, Laguna vio cinco aves que nunca antes había presenciado. Fue una jornada fructífera.

6uUn pato cuervo que está
cerca del río.
Foto: Pedro Laguna

Ésta fue la experiencia más grata para Laguna, le hizo olvidar que al cruzar el puente una tabla se partió en dos y él estuvo a punto de irse hacia el río. Ver el relojero fue un medicamento para el fotógrafo que fue picado innumerables veces por tábanos; es más, acabó la jornada con la diestra hinchada. Por la noche llegó la hora del recuento. Entre Laguna y Villanueva  registraron 42 aves. En total, en Bolivia la jornada acabó con un recuento de 820 ejemplares y el país quedó en el quinto puesto del mundo.

“Voy a dormir un año”, dijo en broma la bióloga al retornar a la ciudad de La Paz. Aunque después hizo un recuento de la travesía y decidió volver la próxima semana a encontrar al tunqui, aquel que, en esta ocasión, se escondió de sus cámaras fotográficas. Las aves están libres,  ahora toca retratarlas, sentenció.

Pajareando
  • Reservorio  El Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Cotapata tiene una extensión de 61.000 hectáreas.
  • Mirada El paisaje del reservorio varía entre los 1.000 y 5.600 metros   sobre el nivel del mar.
  • Obreros Allí trabajan bajo un régimen de 22 días de servicio ininterrumpido y 8 de descanso los 6 guardaparques. Realizan su labor permanente de protección del Área Protegida que abarca desde la Cumbre al campamento Elena (gran parte del carretera La Paz – Coroico)
  • Progreso Respecto al October Day, en esta versión se registraron 15 especies más que en el evento del año pasado.
  • Sitial Con 820 ejemplares contados y 394 listas llenadas en 24 horas, Bolivia se aferra a un honroso quinto lugar en el mundo.
  • Cifras  Bolivia se destacó, entre otras cosas, por registrar una mayor cantidad de especies en proporción con la participación.
  • Nacional  Prácticamente se han presentado listas en todos los departamentos del país.
  • Sudamérica El top five de los países con mayores avistamientos se completa con Colombia (1.335), Perú (1.213), Ecuador (1.084) y Brasil (1.059).

 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos