4 lideresas cuentan las angustias y los sueños de las adolescentes del campo

La violencia contra las mujeres, los abusos y los embarazos adolescentes, dicen, están normalizados.
miércoles, 27 de octubre de 2021 · 05:00

Erick Ortega  / La Paz

“¿Saben qué necesitamos las adolescentes que vivimos  en el campo?”, fue la pregunta que lanzó Karen, una joven nacida en Patacamaya hace 16 años, a los diputados del departamento de La Paz. Ella y 11 muchachas llegaron desde cinco municipios paceños hasta la Cámara de Diputados para hablar con las autoridades nacionales sobre los problemas que enfrentan las mujeres en el área rural, especialmente las niñas.

No sólo eso, ellas también solicitaron que se declare el 11 de octubre como Día de la Niña, una fecha que es reconocida en el calendario mundial.

Página Siete conversó con cuatro de las expositoras. Ellas sí saben de las necesidades en Batallas, Achacachi, Pucarani, Patacamaya y Jesús de Machaca.

Cristina, que llegó desde el municipio de Batallas, cuenta que la violencia ejercida de los hombres contra las mujeres es diaria y está normalizada. “Es muy dura la situación para las mujeres y esto cada vez es más complicado,  y más todavía en áreas rurales porque podemos ver a una mujer golpeada y simplemente nos van a decir que se ha chocado con la puerta, eso es lo que siempre pasa”.

Ella busca cambiar esta situación, por eso brinda charlas a niñas y adolescentes. “Participamos en las ferias comunitarias y ahí promovemos los derechos sexuales, les explicamos qué se debe  hacer en casos de sufrir violencia; también hacemos webinars, conversamos sobre el empoderamiento de la mujer”. Hay más,  apuesta por lograr la empatía entre las personas de su entorno, “colocándonos en el lugar de la persona violentada y entendiéndola podremos comprenderla y evitar que se repitan situaciones de violencia”.

A pesar de estar comprometida con los derechos humanos desde que era una niña, Cristina tiene sus propias pasiones. Le gusta mucho la música, especialmente de Charlie Ans y el pasatiempo que más le atrae es dibujar. A veces para matar el tiempo abre un libro y se sumerge en la lectura, el último libro que leyó fue Sara T, retrato de una joven alcohólica, obra de Robin S. Wagner.

Mery, de Achacachi, dijo que en algunas regiones hay embarazos adolescentes.
 Fotos: Carlos Sánchez / Página Siete

Lejos de la literatura aún hay mucho por trabajar en el área rural. Por ejemplo, en Achacachi la situación es compleja porque los abusos a las adolescentes están casi normalizados. Mery es oriunda de aquella región y cuenta que es preocupante la cantidad de embarazos de niñas desde los 12 años. “Cuando pasa esto, las personas averiguan lo que ha pasado;  cuando hay violación en mi comunidad, se maneja la justicia comunitaria y se expulsa al agresor”. Pero muchas veces este delito queda impune porque se encubre. “En mi comunidad,  cuando hay un embarazo adolescente las personas  se callan y van a hablar entre los papás, no hay conciencia de los padres”.

Mery intenta cambiar esa realidad y charla con las jóvenes de su comunidad. Ella les habla de métodos anticonceptivos y cómo denunciar la violencia contra la  mujer... y la violencia psicológica a los niños. “En mi comunidad hay fiestas grandes y los niños sufren, hay peleas que ellos ven y se trauman. Luego crecen con esa expectativa y quieren seguir el mismo camino que sus progenitores. Nosotros queremos ayudarlos y les incentivamos para que ellos estudien”.

Ella sola es un ejemplo, estudia y tiene sus aficiones. Juega basquetbol y en el último tiempo se ha convertido en amante de la música del grupo BTS. “Es una banda coreana de K-pop y su música tiene mucho sentido. Es una banda que te enseña a seguir adelante y a amarte a ti misma. Además te habla y te dice que los sueños sí se cumplen. Te enseña a luchar”.

Estefany también coincide en que uno de los mayores problemas en su localidad, Patacamaya, es el embarazo adolescente; pero también la falta de empleo para las mujeres.

Explica que las  mujeres aún están relegadas a la hora de tener cargos públicos o al buscar trabajo. Ella es una excepción, cuenta que al principio dudaba un poco al convertirse en líder, pero ahora ya se ha acostumbrado y se anima a recomendar a adolescentes cómo salir del círculo de la violencia. Por su parte, ella es feliz cuando escucha música y lee un buen libro.

Karen va a  comunidades a dialogar con las niñas para hablarles de sus derechos.

Karen es una de las lideresas más jóvenes. Empezó a recorrer el camino de los derechos humanos a los 14 años, hoy tiene 16. Según ella, uno de los problemas más graves de las adolescentes en su región, Patacamaya, son los matrimonios forzados. “Esto todavía se da en las localidades lejanas, ahí son más propensos a los matrimonios forzados. Este fenómeno se da cuando una persona no quiere casarse y la obligan por el bien propio de los familiares. Además hay pagos de por medio, ofrecen dinero, terreno e incluso ganado”.

Aclara que en Patacamaya actualmente no sucede esto, sino que eso pasa en poblados más lejanos. Eso sí, ella escuchó que en el pasado se robaban a las señoritas de las fiestas del pueblo.

La adolescente pertenece a una nueva generación que gusta de hacer distintas actividades que antes les hacían creer que no eran compatibles con las mujeres. Ella afirma que le encanta la fotografía (parte de la entrevista con Página Siete ella estuvo sacando fotos y haciendo videos) y especialmente le apasiona retratar paisajes. Se rinde ante la música y no tiene un ritmo preferido, aunque sabe lo que no le gusta, “todo menos música chicha”, explica. En sus ratos libres juega futsal con sus amigas o con algunos de sus compañeros de Patacamaya. Le va muy bien como goleadora.

Ayer, después de las 11:00 y hasta pasado el mediodía, las 12 lideresas de los cinco municipios paceños hablaron sin tapujos con los diputados de la brigada parlamentaria de La Paz. Les contaron de sus necesidades y de la realidad que viven a diario. La violencia fue el denominador común de la charla. Pidieron que sus voces sean escuchadas y que las autoridades hagan algo por cambiar esta realidad. “Nosotras solas no vamos a poder cambiar esta situación”, comentó Estefany.

Y, además, las adolescentes llevaron un proyecto de ley, el cual propone recordar el 11 de octubre como Día de la Niña en Bolivia. Los parlamentarios se comprometieron a escuchar los pedidos de las jóvenes.

Este encuentro fue impulsado por Plan Internacional Altiplano. Son varias las actividades que la entidad realiza a favor de niñas, adolescentes y mujeres. Junto con Página Siete, como  parte de la campaña Niñas con Igualdad, hizo realidad el sueño de Mari Luz, quien fue directora de este medio por un día.

Mari Luz fue directora de Página Siete por un día.
Foto: Víctor Gutiérrez / Página Siete

Ella es un ejemplo de que sí se pueden hacer realidad los sueños.

El Día   de la Niña
Las 12 adolescentes que llegaron a la ciudad de La Paz para entrevistarse con los diputados de la brigada de La Paz buscan que se declare el 11 de octubre como  Día de la Niña. Esta fecha es reconocida por la Organización de Naciones Unidas.
Según el portal electrónico de la ONU: “Casi una de cada  cuatro niñas de entre 15 y 19 años en todo el mundo no recibe educación, empleo o capacitación, en comparación con uno de cada 10 niños. Esta publicación expone seis bloques centrales de inversión y ejemplos de las oportunidades que ofrecen, y pide a las organizaciones comerciales e inversores que enfoquen sus miras de inversión en estas temáticas teniendo en cuenta el impacto social y económico que generarían”.
Además, en 2021 se conmemoró el Foro de la Generación Igualdad con el lanzamiento de compromisos a cinco años por parte de los líderes de la sociedad civil, los gobiernos, las corporaciones y los promotores del cambio, para lograr impactos efectivos en la paridad de género. También se han develado las diversas realidades digitales de las niñas durante esta época de pandemia, lo cual es preocupante.

 

“En mi comunidad cuando hay un embarazo adolescente las personas sólo se callan y van a hablar entre los papás”.

Mery

 

“Nosotras solas no vamos a poder cambiar esta situación (de violencia en el área rural del departamento de La Paz)”. 

Estefany

 

“Es muy dura la situación para las mujeres y esto cada vez es más complicado y más todavía en áreas rurales”.

Cristina

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos