Hermeto, el gato que tiene un Grillo…y viceversa

Es uno de los mininos más queridos en Instagram. El músico Rodrigo Villegas se hace cargo de él y ya llevan juntos tres años. En la actualidad son inseparables.
viernes, 29 de octubre de 2021 · 05:00

Erick Ortega  / La Paz

Fue amor a primera vista y como todos los amores a primera vista sucedió casi sin pensar. Rodrigo Grillo Villegas descubrió a Hermeto cuando acompañaba a una amiga a ver a otros mininos. Todo iba normal en su vida hasta que se vieron. Ahí se encontraba él, un poco enfermo y muy asustado, tenía dos meses de vida. “Al día siguiente ya estaba adoptado y llegando a mi casa como nuevo miembro de esta familia”, cuenta el músico al recordar un momento inolvidable de su vida.

En el calendario hay cuatro días en los cuales se celebra la vida de los gatos. Se trata del único animal con tantas celebraciones en el año y hoy es una de esas jornadas de fiesta gatuna.

Hasta que conoció a Hermeto, el Grillo nunca tuvo un gato, es más cree que ni siquiera había tocado a uno de ellos, pero aquel ser de pelaje blanco le trajo a su vida un universo nuevo y maravilloso. “Hemos construido una relación muy linda en mucho tiempo, poco a poco, conociéndonos, aceptándonos”, comenta el cantautor.

No todo fueron croquetas y risas, al principio todo fue muy complicado. Hermeto estuvo casi ocho meses con dificultades para respirar. Sanaba un poco y luego recaía. Anduvo por cuatro veterinarias antes de encontrar una cura a su mal.

Después, el país tuvo sus propios problemas, por entonces era octubre de 2019 y Bolivia estaba en llamas. En 2020 se desató la pandemia y desde entonces Grillo y Hermeto estuvieron encerrados. Hoy, a pesar de que el coronavirus ya no es tan letal como antes, ambos prefieren pasar el tiempo en casa. “Sobrellevar este encierro hubiera sido imposible sin él, no me imagino qué hubiera pasado, le debo mi cordura y salud mental, no me queda ninguna duda. Estoy superando esto gracias a él”, admite Villegas.

Al principioenfermaba mucho, pero ya dejó atrás las dolencias.
Foto: Grillo Villegas

Los gatos son vida para muchas personas. Ahí está el minino que rescató al artista James Bowen; al final fue el gato pelirrojo que  ayudó al humano a salir adelante. Su historia ambientada en Londres se encuentra plasmada en libros que en la actualidad son best sellers y, además, hay una película inspirada en esta amistad: Un gato callejero llamado Bob.

En una parte del libro, el autor narra: “La llegada de Bob a mi vida cambió radicalmente todo eso. De golpe me vi asumiendo una responsabilidad extra. La salud y felicidad de otro ser dependían de mí”.

¿Dueño de qué? Dueño de todo

El minino es dueño y señor de la casa donde vive el músico paceño.
Fotos: Grillo Villegas

Hermeto le debe su nombre a un músico que admira el reconocido artista bolivarista. Vive en la zona Sur y en su departamento tiene 18 lugares que ha convertido en camas. Cuando le apetece cierra los ojos   durante largos minutos. A veces ronca y, como prueba, el hombre que vive con él tiene un video en el cual se observa al gato disfrutando del sueño.

Su pasatiempo favorito es dormir, también le encanta ser perseguido por su departamento. Y, tiene algo de nostálgico, pues en la madrugada le gusta mirar a la calle por la ventana y disfruta viendo el amanecer. Eso sí, no todo es meditación, hay tres horarios del día para jugar y a veces empieza desde muy temprano. Le han construido puentes y pasadizos para su diversión.

Estos momentos de esparcimiento no pueden suspenderse bajo ninguna excusa… y es cuando Grillo y Hermeto más se sienten unidos. El cantautor también suele pasarla bien cuando el minino reniega y frunce el ceño. A veces se pone tan enojado que provoca la risa en el músico, quien muchas veces está a punto de caer al suelo de tanta risa que le da.

Es animal de caprichos y costumbres. Le gustan las croquetas de una marca específica, otra ni siquiera la prueba; ah, también se alimenta con comida húmeda en sachet. Así es él, si debe elegir entre la rutina y lo nuevo, él prefiere lo conocido.

Hay muchas cosas que detesta. Le disgusta que cambie algo en sus vidas. “Cuando estoy dando talleres o ahora que estoy trabajando mucho en el nuevo álbum, me reclama. No le gusta que lo toquen, menos que lo alcen. Debes esperar que él decida jugar o acercarse. Si lo tocas cuando no quiere se enoja y se va”.

Y sí, durante la pandemia, Grillo ofrecía conciertos vía redes sociales y Hermeto aparecía por ahí sin prestarle mayor atención a las cámaras. Hacía sentir su presencia y luego se iba. Era y es el dueño de todo.

Inseparables

Hermeto es un hit en las redes sociales. Cuando Grillo coloca fotos del felino en Instagram casi automáticamente se encienden los corazones rojos de “me gusta” en la red social. Ya tiene fanáticos que están pendientes de sus actividades y aprecian los videos en los cuales él aparece rascando la pared o correteando. “En realidad se cuela a mi Insta, en poco tiempo me di cuenta de que era de él también, así que le cambie el nombre a la cuenta. Tiene muchos seguidores y seguidoras que le mandan amor, yo soy feliz con eso, por cualquier cosa que me pase, me tranquiliza saber que lo quieren. Es muy mimado y me preocupa”, explica Villegas. Ah, en redes sociales el músico tiene menos llegada y él lo sabe.

Hermeto es compañero, familia, amigo…, es todo menos una mascota. Y ambos son inseparables. El artista conoce cada sonido o mirada del minino, el cual tiene un gran abanico de gestos que serían un idioma chino para cualquier otra persona. Están juntos 24 horas al día, siete días a la semana y ya se comunican a la perfección.

“Claro que lo amo. Es una certeza. Es lo más valioso que tengo. Acabaré mis días con él, juntos hasta el final, se lo debo. Te das cuenta, de pronto, de cómo son estas cosas de amar a otro ser; sólo sucede. Él también se da cuenta. Somos un equipo para la vida y lo estamos haciendo bien. No nos gusta el mundo, asumimos eso juntos”, comenta el Grillo.

Son felices el uno con el otro… y viceversa. Quizá la única pena que tienen es que en verdad los gatos no tienen nueve vidas.

 


Los gatos no tienen un día,  tienen cuatro
 
Cada año los gatos tienen cuatro los días para ser festejados. La primera celebración es el 17 de febrero y es una fecha que se instauró en el Viejo Mundo.

En Estados Unidos, esta celebración está ligada a Socks, el minino que acompañó durante su vida al expresidente Bill Clinton. Fue el primer felino mascota de la Casa Blanca, cuando el demócrata llegó a la presidencia en 1993. Ese gatito blanco y negro se hizo famoso en todo el mundo y murió el 20 de febrero de 2009. En honor a él existe el Día Internacional del Gato.

La tercera fiesta gatuna es el 8 de agosto. Es el día que escogió el Fondo Internacional para el Bienestar Animal con el fin de homenajear a los mininos.

Por último, un día como hoy, 29 de octubre, es también el Día del Gato en Estados Unidos, a propuesta de Colleen Paige. La estadounidense, muy famosa por ser experta en el estilo de vida de las mascotas, quiso crear conciencia en las personas sobre los problemas que atraviesan estos animales, en especial aquellos que viven en las calles o que fueron abandonados a su suerte por sus dueños.

 

Te das cuenta, de pronto, de cómo son estas cosas de amar a otro ser; sólo sucede. Él también se da cuenta. Somos un equipo para la vida.

 

(Hermeto) Tiene muchos seguidores y seguidoras en la red Instagram que le mandan amor y  yo soy feliz con eso.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos