Con su canto, el Lustra MC denuncia la violencia contra la mujer

Manuel Castillo es paceño, tiene 33 años, se dedica a lustrar zapatos y a componer canciones. Su más reciente producción discográfica se llama Familia y pronto saldrá a la venta.
jueves, 25 de noviembre de 2021 · 05:16

Erick Ortega / La Paz

En su caja de lustrabotas tiene las pertenencias más valiosas de su vida. Está la foto ajada de su mamá, las primeras monedas que ganó en el oficio de sacar brillo a los zapatos y un calzado rojo de su hija Dana, de cuando ella tenía dos años. Llega a la entrevista con Página Siete llevando en la diestra su caja de lustrar y en la zurda tiene un  parlante. Es rapero y su más reciente producción es Familia, un disco en el cual reúne canciones para reivindicar  a la mujer. “Quiero honrar a las mujeres y recordar que ya llega el Día  Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer 2021 (hoy 25 de noviembre)”, comenta.

“Éste soy yo, Manuel Alejandro Castillo Chávez  y he nacido en la ciudad de La Paz”, cuenta el hombre que tiene la edad en la cual murió Jesús en la cruz. En su atuendo lleva combinado el rojo y el negro, menos los calzados deportivos que son blancos. Explica que el rojo representa la vida y que el negro es sinónimo de muerte. “Después de todo somos eso, una mezcla de vida y muerte”, comenta mientras se acomoda el pasamontañas que le cubre todo el rostro y le deja un espacio libre sólo para los ojos. Tiene una mirada esquiva, pero que brilla cuando comienza a cantar.

Solicita por favor salir en las fotografías con la cara cubierta, “un lustra sin pasamontañas no es lustra”, añade.

El niño que conoció la calle

Parece el personaje central de La noche de Cirilo, un cuento de René Bascopé Aspiazu, el niño que metió la mano a un perol caliente con la única intención de sacar un poco de comida para llenar el hueco de su estómago. Manuel cuenta cómo conoció la calle: “He salido muy temprano de mi casa, me he independizado de niño. La primera vez que he salido de mi casa fue por violencia a mis siete años y la segunda vez fue cuando mi abuela me dijo ‘bueno, Manuel, no puedo cuidarte más’. Yo tenía 11 años y ella me dijo ‘tienes que retirarte de la casa, tienes que irte’. He alistado mi mochila con mis cositas y desde ahí he empezado a conocer la sociedad”.

Él no conoció a su papá y al hablar de su mamá se refiere a ella con cariño, lástima que tiene “problemas neurológicos” y que no vive con él. Vuelve a narrar su historia y en su memoria tiene de nuevo siete años: “Estudiaba en la noche, estaba en tercero o cuarto básico y en la Buenos Aires había esos señores que venden api y ponen su peliculita en el local, ¿no ve?, yo cuando había salido de la escuelita me acuerdo que pasé por esa avenida y estaba dando una película de Jean-Claude  Van Damme y me he quedado a mirar la película de principio a fin… entonces recuerdo que a las nueve y media salí de la escuela y llegué a las 12 de la noche a mi casa”.

A esa hora su tío lo mandó a desnudarse y buscó el kimsacharani para golpearlo; su abuela botó el chicote al techo y el tío usó un palo para golpear al niño. Le dio una paliza que aún ahora parece dolerle.

Ya después, a los 11 años, su abuela le pidió por las buenas que deje su hogar; y él se fue.

La caja mágica

Fuera de su hogar empezó a pedir dinero en las calles, hasta que le llegó un ángel vestido de mujer. “Cuando mi abuela me dijo ‘ándate de la casa’,  yo estaba en la plaza Eguino pidiendo dinero y ahí, la señorita Claudia Gonzáles, del Hogar Alalay, me ha regalado mi primera caja de lustrar”.

“Desde entonces he ejercido esta situación de lustra. Gracias a mi cajita de lustrar he salido bachiller, he salido profesional pues he estudiado gastronomía y he conocido el arte, la música”.

Sin embargo hace unos tres años él quiso torcer su destino y dejar de ser lustrabotas. Fue a Sao Paulo a trabajar de costurero y lo único que trajo de vuelta al país fue una enfermedad que casi lo mata. “Allá me he enfermado, he ido a trabajar de costura y no me ha ido tan bien como yo quería. Me ha dado una infección pulmonar por no usar barbijo en la máquina over. El polvillo se ha empezado a meter en mi pulmón y hubo una infección y yo había sido alérgico a los medicamentos… Dos años he estado en el Instituto Nacional del Tórax. Para vencer la enfermedad ahí cantaba. Entonces aprendí que la enfermedad no te mata, lo que te mata en sí es la depresión”.

El proyecto Hormigón Armado fue su paraíso. Allí conoció a su maestra de canto Soule Zapata y desde entonces mejoró sus composiciones e interpretaciones.

Hoy se dedica a capturar historias. En un taller reciente sobre VIH y maltrato a la mujer,  él sacó un par de producciones y  considera que su pieza más importante es Mujer maltratada. “Es una canción que llega mucho y está dentro del nuevo proyecto, junto con los temas: Madre Mía, Alma morena encantadora, Amor de adolescentes”.

Aprovecha la entrevista con este medio periodístico y cuenta que él es de las personas que no soporta la violencia a las mujeres. Sus canciones hablan de aquello, del respeto entre los seres humanos y de vencer las adversidades. Su vida es un ejemplo de superación. Dice que vio la muerte de cerca en el hospital, pero no se dejó. “Los doctores se asombran de mi fuerza de voluntad”, sentencia.

Realidades

En un reportaje de la BBC Mundo se estimaba entre 3.000 y 3.500 el número de  lustrabotas en las ciudades de La Paz y El Alto, uno de ellos es Lustra MC. Ya casi tiene listo su nuevo disco Familia y espera muy pronto lanzarlo al mercado. Su anterior obra (que es en colaboración con otros artistas de la calle) es Esencia de Lleca y cuenta con orgullo que ahí tiene las canciones Realidades, Mi bella melodía y No saben apreciar su libertad.

El parlante en primer plano, el lustra detrás.

Manuel tiene dos hijas y un hijo, dice que vive con ellos y para ellos. Va por las calles cantando en los micros o en algunos restaurantes. Es un narrador de penas, pero siempre es optimista.

Acelera un poco la voz y ya está cantando, pone ritmo a su vida  y tiene una frase con la cual suele dar autógrafos: “Siempre para adelante, nunca para atrás”. Es su forma de ver la vida… su camino.

Esencia de Lleca

  • Propuesta  El primer disco en el que participa Lustra MC se denomina Esencia de Lleca. El CD tiene 10 canciones  realizadas en colaboración. 
  • Novedad El siguiente álbum se denomina Familia y pronto saldrá a la venta.
  • Venta  La distribución de los discos se realiza en las calles. Cada disco compacto cuesta 20 bolivianos.

 


Una forma de vida  hecha con Hormigón Armado
La caja del lustrabotas lleva las pertenencias más importantes del artista callejero.
El Hormigón Armado es un proyecto socio-cultural de apoyo a la niñez y juventud trabajadora en la calle y sus familias. Su producto más conocido es un periódico bimensual.

Otro producto estrella es el Hormigón Armado Tours. Se trata de una visita distinta de los barrios populares y mercados.

El proyecto tiene un enfoque en la vida cotidiana popular y los usos y costumbres locales. Se trata de una travesía con la guía de quien conoce este mundo como la palma de su mano y cuya experiencia, singular perspectiva y relato enriquece la experiencia.  Se complementan el caos, los olores, los sabores, escenas y escenarios en oferta única que crea las condiciones para una visita inolvidable.

Los guías son 12 lustrabotas del proyecto Hormigón Armado que recibieron una extensa capacitación. El 90% del costo del tour va para los guías, lo que es  un apoyo importante para ellos y sus familias.

El tour cuesta 80 bolivianos por persona con descuentos para grupos grandes;  dura tres horas y media de recorrido a pie y se recomienda al menos dos días de anticipación para su reserva. Éstas se pueden hacer en la página de Facebook Hormigón Armado. También están disponibles los números de teléfono 22911284, 72587827 y 71591042.
 

 

“Yo estaba en la plaza Eguino pidiendo dinero y ahí  Claudia Gonzales, del Hogar Alalay, me ha regalado mi primera caja de lustrar”.

Manuel Castillo

 

“Dos años he estado en el Instituto Nacional del Tórax. Aprendí que la enfermedad no te mata, lo que te mata en sí es la depresión”.

Manuel Castillo

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos