Una paceña ayuda a reflexionar la política desde Juego de Tronos yThe Walking Dead

Gabriela Camacho presentó, junto con Farid Kahhat, Pandemias, dragones y muertos vivientes, un libro que muestra cómo la ciencia política está en los lugares más insospechados, incluso en cómics y series de Netflix.
viernes, 19 de febrero de 2021 · 05:04

Ivone Juárez / La Paz

Gabriela Camacho tiene 37 años. Pasó su niñez y su adolescencia entre Sopocachi y Cota Cota, en La Paz. Estudió con el colegio Alemán y cuando salió bachiller se fue a estudiar a   Lima, Perú, ciencias políticas. Casi tiene la certeza de que eligió esa profesión influenciada por su cuna paceña, donde la política era el pan de cada día, en las conversaciones con su familia, amigos y en su entorno en general,  como lo es para la gran mayoría de los que nacimos en la ciudad del Illimani.

“Yo nací  y crecí en La Paz, y creo que el hecho de que estudiara ciencias políticas tiene como mayor influencia el que crecí en esa ciudad. Para mí siempre fue parte de mi vida la política, por lo que se hablaba en mi casa, en el colegio. Es una ilusión creer que se puede estar fuera de la política”, dice la paceña desde Alemania, donde se encuentra haciendo su doctorado en ciencias políticas, en la Universidad Humboldt de Berlín.

A ese antecedente sumó su pasión por los cómics, las series y películas de superhéroes para, junto con  su profesor de  Relaciones Internacionales, Farid Kahhat, sociólogo peruano, escribir el libro Pandemias, dragones y muertos vivientes, la ciencia política en lugares insospechados. 

“¿Sabía usted que dos agencias del Gobierno estadounidense -el Centro para el Control de Enfermedades y el Comando Estratégico- han publicado planes de contingencia ante la eventualidad de un brote zombi? Siguiendo esa insigne tradición, los autores de este libro se preguntan cuáles serían las implicaciones políticas de una pandemia zombi como la descrita en The Walking Dead. Sin embargo, mientras lidiaban con pandemias imaginarias, nuestro mundo fue asolado por una real (la de la Covid-19);  por esa razón este libro le dedica un capítulo por derecho propio”, se lee en la presentación del texto.

El libro, presentado a inicios de febrero, ya generó muy buenas repercusiones en Perú y llegará a Bolivia en los siguientes días, a la librería Lectura.  También viene en formato ebook. Su coautora, Gabriela Camacho,  conversó con Página Siete.

 ¿Cómo nace la idea de producir un libro de esta naturaleza?

Cabriela Camacho (GM) La idea surge con mi docente de Relaciones Internacionales Farid Kahhat en Perú, con quien, además de compartir muchas afinidades académicas, compartimos también un gran gusto por la cultura pop y por los zombis. Hace unos años se publicó el libro Theories of international politics and zombies  (Teorías sobre política internacional y zombis) de Daniel W. Drezner; lo leí, me gustó mucho, se lo pasé a Farid;  a él también le gustó mucho, y vimos cómo podíamos congraciar nuestros dos gustos: la ciencia política y la cultura pop. Farid me propuso, hace algo más de un año, la idea de trabajar un libro así; me pareció un gran idea y lo comenzamos a hacer, a trabajar a dos manos, escribiendo cada quien un capítulo, de acuerdo con  sus intereses. Yo tengo interés por los cómics, Farid por los zombis; a los dos nos gusta el fútbol y la serie Juego de Tronos... y comenzamos.

¿Qué plantea el libro?

(GC).- Nuestra idea era simplemente analizar fenómenos que normalmente no se analizarían desde la ciencia política y aplicar sus conceptos en ese tipo de situaciones ficticias, situaciones que uno no se imagina se puedan analizar a través de la ciencia política, como es el caso del fútbol y las pandemias. Es una forma más lúdica de entrar a estos temas y,  por otro lado, demuestra que las herramientas que tiene la ciencia política sirven para analizar fenómenos que van más allá de lo estrictamente político, lo que asociamos con un gobierno, conflictos entre Estados.

¿Cómo se hizo el libro?

Hubo una investigación muy distinta, que normalmente no se haría en la academia. Fue un proceso más lúdico. En mi caso, mis fuentes primarias de información fueron películas, cómics, series, como Game of Thrones (Juego de Tronos). En cuanto a la revisión de literatura académica, tanto Farid como yo, regresamos mucho a los clásicos de la ciencia política, como Locke, Weber y otros.  En el caso de la FIFA y la pandemia, la fuente primaria fueron las noticias.

Gabriela Camacho  se encuentra actualmente en Alemania.

¿Qué películas y series analizó?

Juego de Tronos, que es la serie más evidente que se presta para un análisis de ciencia política, desde el título, que muestra una lucha por el poder, que es el centro de la ciencia política. Me gusta mucho leer cómics, ver películas de Marvel, lo que me sirvió mucho para el trabajo.  En esos ejemplos se puede encontrar mucho material en torno a la igualdad,  los derechos, el Estado de derecho. En particular, el evento de Guerra Civil dentro de Marvel siempre me generó rechazo como politóloga por la posición que se asume, tanto en la película y como en el cómic, de defender al Capitán América, cuando éste está vulnerando una serie instituciones de leyes. Siempre me llamó la atención cómo en esta narrativa se construye desde un punto de vista que, a mi parecer, es equivocado.  Le tengo un poco de odio a Capitán América (risas).

En el caso del fútbol, es algo que inunda nuestras vidas, en nuestros países y el mundo. Al final, la ciencia política es una forma de ver el mundo y de entender las cosas, y los conceptos que hemos leído o manejamos no se apagan al ver una serie en la televisión o cuando vemos algo en principio que parece no estar relacionado con el objeto de estudio de la ciencia política  ni con la realidad. 

¿Es frecuente este tipo de géneros en las ciencias políticas?

(GC).-  No es común, pero sí existen algunos intentos, como el de  Daniel W. Drezner, un académico muy importante en relaciones internacionales, que en Theories of international politics and zombies discute cómo las diferentes teorías de las relaciones internacionales interpretarían un apocalipsis zombi en el mundo. En filosofía se cuenta con algunos compendios que interpretan estos fenómenos.  No es común, pero tampoco   descubrimos el género. En general, Farid y yo tenemos una posición clara: existen ciertos valores en el mundo, tanto en el real como en el imaginado, que son valiosos e importantes: la transparencia, la rendición de cuentas, el Estado de derecho, la igualdad entre las personas, la igualdad de la mujeres, la lucha por una igualdad, la lucha contra la corrupción. Son los valores  que se reflejan en cada uno de los capítulos de esas series y cómics, en los que también se muestran los problemas que se generan cuando no se cree que se puede pasar por encima de las normas. 

¿Cómo fue recibido el libro?

(GC).- Esperamos que tenga un buen recibimiento, aún es muy temprano para saberlo. Pero partimos con la idea de que el libro fuera accesible, pudiera ayudar a pensar, tanto en los fenómenos pop, desde una mirada de la ciencia política, pero también para hacer que la ciencia política, que puede sentirse como una disciplina quizás muy académica, que no le interesa mucho a la gente, con este género, puede llegar más a las personas. 

La ciencia política está en todo porque -como decía Aristóteles- el hombre es un animal político. La idea de que podemos vivir a espaldas de lo que sucede en la política o de las decisiones que se toman en ciertos ámbitos no es real; y eso también queremos con el libro: mostrar que cosas que parece que no tienen nada que ver con la política, sí  la tienen, incluso algo que parece tan banal como una película de Marvel.

La presentación  del libro fue virtual, a inicios de febrero.
Foto:Gabriela Cmacho

Hay sociedades que están muy interesadas en la política, como la paceña, por ejemplo.

(GC)  Hay sociedades más politizadas que otras; la boliviana, y sobre todo la paceña, es mucho más politizada, sobre todo comparando con la sociedad limeña;  la paceña me parece mucho más politizada,  mucho más dada al contacto con la política día a día y una consciencia de lo que sucede, lo cual es bueno en términos de ciudadanía.

¿Qué recuerda de esa sociedad paceña tan politizada?

(GC).- Yo nací  y crecí en La Paz, y creo que el hecho de que estudiara ciencia política tiene como mayor influencia el que crecí en esa ciudad. Para mí siempre fue parte de mi vida la política, por lo que se hablaba en mi casa, en el colegio y en toda mi cotidianidad; nunca pensé que la política era algo que sucedía fuera de mis espacios;  es algo que siempre tuve presente, y creo que eso es algo muy importante en mi formación, y creo que es importante. Es una ilusión creer que puede estar fuera de la política.

Siempre creí que la sociedad limeña se beneficiaría siendo más politizada, como la sociedad paceña; nunca creí que la paceña debía ser menos politizada. En los últimos meses se ha visto una Lima más politizada; las movilizaciones que hubo el año pasado lo demuestran; creo que eso era lo que le faltaba a la política peruana.

Y de La Paz, Gabriela Camacho,  no sólo recuerda los corazones de los paceños latiendo al ritmo de la política, sino también a sus dos abuelas,  Norma y Ena, que sembraron en ella los dos atributos que la llevaron a producir, junto con  Farid Kahhat,  Pandemias, dragones y muertos vivientes.

“Mis abuelas fueron muy luchadoras en contextos mucho más machistas. Mi abuela Norma siempre estuvo muy metida en política; mi abuela Ena me inculcó, entre otras cosas, la pasión por leer y por el cine”, cuenta.

 

HOJA DE  VIDA

  • Estudios  Licenciada en ciencia política por la Pontificia Universidad Católica de Perú, con maestría en relaciones internacionales por el IE University de Madrid.
  •  Especialización  Es estudiante de doctorado en la Universidad Humboldt de Berlín.
  • Docente  Fue profesora en la PUCP y  en la Universidad del Pacífico.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

12
8