Ana Paola Hurtado, la boliviana que surca los mares mientras trabaja

Es una nómada digital. Su domicilio y oficina es El Cebiche, un barco en el que, junto con su esposo, un chef peruano, recorre la costa atlántica estadounidense desde hace 10 meses.
miércoles, 24 de febrero de 2021 · 05:04

Brújula Digital /  La Paz https://brujuladigital.net/sociedad/ana-paola-hurtado-la-boliviana-que-surca-los-mares-mientras-trabaja

Ana Paola Hurtado cuenta que se levanta a las 6:50 todos los días. Prepara el desayuno, que incluye “batidos verdes” o jugo de papaya, además de huevos, tostadas y café con leche de soya. Empieza a hacer teletrabajo desde las 7:30 hasta alrededor del mediodía, cuando toma una ducha, mientras su esposo, Luis Velit, prepara el almuerzo. Después de comer, Ana Paola vuelve a conectarse al trabajo, hasta las 20:00, o, a veces, incluso más tarde. Al final del día ambos ven alguna serie en Netflix; alguna vez, si el clima lo permite, Luis, que es chef, prepara una parrillada.

Todo ello parece una vida más o menos normal, de cualquier pareja, con la diferencia de que Ana Paola y su esposo viven en un barco y recorren la costa atlántica estadounidense desde hace diez meses.

Ana Paola  en uno de los puertos por los que pasó con Luis.

Ana Paola es una boliviana de 35 años de edad que es parte de una nueva comunidad denominada “nómadas digitales”, es decir personas, que, favorecidas por las nuevas formas de vida, pueden trabajar remotamente, sin permanecer en un solo lugar, sino que estando siempre en movimiento. Algunos lo hacen acampando en  un sitio; otros recorriendo carreteras y quizás, los más audaces, surcando los mares. La cruceña Ana Paola fue entrevistada por Mauricio Ríos, que es el encargado de la sección de entrevistas Desde afuera  del portal de noticias Brújula Digital.

La pareja recorre  la costa atlántica de Estados Unidos.

Con el mar como oficina

Cuando deciden cambiar de destino, Ana Paola y Luis parten, alrededor de las nueve de la mañana, del puerto al que han llegado día antes y suelen navegar por unas seis u ocho horas. Como su barco tiene acceso a internet, los dos pueden trabajar remotamente. Luis, en realidad, que es el capitán del barco, se dedica la mayor parte del tiempo a tripular la nave: está atento a la velocidad del viento, a la correcta dirección que debe tomar la embarcación y a establecer en qué puerto deben detenerse antes de que anochezca. Este barco usa un motor a diésel. Si la temperatura lo permite, ambos se dan un chapuzón en el mar y muchas veces se acercan a desiertas y paradisíacas playas. Parece una vida de película.

La nómada digital boliviana lanzándose al mar.

Cuando llegan al siguiente puerto, suelen recorrerlo en las bicicletas plegables que llevan en el barco y visitan las zonas más turísticas y los restaurantes mejor recomendados.

Navegan en El Cebiche, como se denomina el  “trole” de fabricación francesa que tiene dos puestos de comando: uno en el puente, es decir en la parte externa y superior del barco, y otro interno, que también tiene un volante y la caja de cambios, que se usa en caso de que el clima esté lluvioso, ventoso, etcétera. Este “trole” tiene dos pequeñas habitaciones, un baño, una cocina, un living y un comedor. La parte de atrás da a una puerta-ventana, que es el ingreso a un minipatio, donde Luis, un capitán de navegación con licencia comercial en Estados Unidos, prepara sus sabrosos churrascos.

Luis Velit, esposo de Ana Paola Hurtado.

“¿Te imaginas?”, dice Ana Paola. “¿Qué puede haber mejor que un capitán de barco que también es chef y, además peruano?”.

La pareja ya ha recorrido toda la costa norteamericana y en estos días se encuentra en el extremo sur, en Cayo Hueso, Florida, parte del Caribe estadounidense. Desde allí, donde permanecen ya por varios días, están analizando cómo seguir su viaje.


Ana Paola a frente  a los controles de El Cebiche

Ana Paola es una mujer que ha hecho de todo. Además de capitana civil (no comercial), tiene dos licenciaturas: una la obtuvo en la Universidad Gabriel René Moreno, en auditoría financiera, y la otra en la Universidad Tecnológica Privada de Santa Cruz Santa Cruz, en administración de empresas. También obtuvo dos diplomados, uno en contabilidad petrolera y otro en finanzas corporativas; cuenta con una maestría en finanzas lograda en la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos.

 En su infancia y juventud se destacó como deportista y fue jugadora de voleibol de varios equipos, entre otros de la selección de Santa Cruz, su ciudad natal, y de Bolivia. En ese sentido, representó los colores de la selección boliviana en 2003 en Brasil, y en el sudamericano realizado en Bolivia en 2002.

La cruceña saluda  y su esposo Luis al fondo.

Actualmente trabaja como funcionaria del área de tesorería del Banco Mundial… desde El Cebiche,  mientras sus jefes están a miles de kilómetros de distancia en Washington DC.

“Todo esto surgió gracias a la pandemia. Ser ‘nómada digital’ es una alternativa de oportunidad para muchos profesionales que pueden desempeñar sus funciones, usando e incorporando   internet desde su casa. Nosotros decidimos viajar en El Cebiche y trabajar desde acá”, contó Hurtado a Desde Afuera.

Luis está encargado  de tripular el barco.

Usa el término nómada para describir lo que era uno de sus sueños: viajar por el mar cumpliendo, además, con su trabajo. “Si eliges ser nómada tiene que gustarte cambiar de locación, dejar tu lugar cómodo y vivir formando un estilo de vida nuevo”, explicó.

Sin embargo, no todo es comodidad en el viaje de la pareja. Se requiere limpiar el barco con frecuencia y, muchas veces, los pequeños espacios de éste pueden ser molestos. “Debemos prepararnos para una eventual tormenta  o evitar encallar, siempre tener alimento suficiente, etcétera”, narró Hurtado.

“Nosotros empezamos a navegar desde el inicio de la pandemia. Empezamos en mayo y desde esa fecha no hemos parado. Son casi diez meses que estamos en permanente viaje”.

Ante la consulta de Mauricio Ríos de cómo asumirá el momento en el que las restricciones de la pandemia  acaben. ¿Volverás a tocar tierra para ir a tu trabajo?, se le preguntó. Hurtado respondió que espera que eso nunca suceda.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

16
7