San Pedro de Quemes, el pueblo que el ejército chileno dejó en cenizas

En la Guerra del Pacífico la invasión chilena se dio por San Pedro, Potosí, que fue quemado ante los ojos de sus habitantes. El pueblo fue reconstruido, pero junto a las cenizas que recuerdan la agresión del invasor.
jueves, 25 de marzo de 2021 · 05:04

Elvis Fuertes  / Potosí

Marzo de 1879. A lo lejos se avista polvareda. Es un contingente del ejército chileno que se apresta a ingresar al antiguo pueblo de San Pedro, en la región del norte de los Lípez de Potosí. No es la población más alejada de la capital, pero son más de 430 kilómetros los que la separan de la Villa Imperial.

El profesor jubilado Santiago Copa Ticona,  oriundo de la región, oyó más de una vez a los pobladores repetir ese episodio que vivió el pueblo, en cuyas primeras construcciones no intervino ni el cincel ni el martillo porque las rústicas viviendas fueron edificadas a base de cal y piedra. 

Los dos poblados,  uno al lado del otro, conviven para no olvidar la historia.

En 1879 los militares, los  chilenos no solo invadieron las ya conocidas poblaciones de Antofagasta, Cobija, Calama, Tocopilla y Mejillones, sino también poblaciones como San Pedro de Atacama y San Pedro de Quemes, que fueron ocupadas por el ejército enemigo, dice el maestro.  En el caso de la región de Nor Lípez, ingresaron por lo que hoy son los cantones Pajancha y Kanao Cana, en el municipio de San Pedro de Quemes, precisa.

El maestro cuenta que al percatarse de la amenaza mapuche, los pobladores se alzaron en armas valientemente e intentaron ahuyentar al enemigo, pero no tuvieron éxito. Al ver la desventaja en que se encontraba el poblado, muchos salieron en busca de auxilio a las poblaciones vecinas, como San Cristóbal, San Juan e incluso llegaron hasta la ciudad de Potosí, pero el esfuerzo fue infructuoso, porque por la falta de medios de transporte, el refuerzo boliviano llegó tarde: la aldea ya ardía.

Los chilenos habían tomado todo el pueblo y le habían prendido fuego.   Ese día murieron tres locales y se cometieron muchas agresiones de lesa humanidad: se despojó de vivienda a los civiles y muchas mujeres fueron vejadas. 

Copa asegura que esa es la razón por la que algunos habitantes de San Pedro de Quemes “tienen  rasgos físicos diferentes, como los ojos verdes y la tez más clara”.

El maestro continúa relatando que cuando el Ejército boliviano tomó el control de San Pedro, las tropas vinieron desde Potosí, por las pampas de las cercanías de los cerros Luxar y Chiguana. El enemigo, al percatarse de la presencia boliviana y verse inferior en número, abandonó la zona, pero no sin antes quemar todo lo que aún quedaba en pie, incluso el templo de la localidad.

Las imágenes del templo fueron despojadas de sus pertenencias  y sacadas al atrio, desde  donde  atestiguaron la caída del pueblo.

 Se llevaron todo lo que pudieron, víveres consistentes en quinua. Fue una huida desordenada, con dirección al desierto de Atacama; Bolivia había recuperado San Pedro, continúa relatando el profesor Copa.

La plaza principal  de San Pedro de Quemes.

San Pedro de Quemes

El pueblo que sintió la ira el invasor continuó llevando su primer nombre (San Pedro) hasta  que en 1949, la población decidió rebautizar a su poblado y lo rebautizó como San Pedro de Quemes, que conmemora aquel trágico día. En  1953 tomaron otra decisión más: regresar al lugar donde se produjo toda la tragedia para recomenzar, reconstruyendo sus viviendas, al lado de las cenizas de su primer pueblo. En la actualidad, ambas poblaciones se ven juntas, lado a lado, se diferencian por el nombre: la que está en ruinas es San Pedro; la que renació  San Pedro de Quemes.

En San Pedro de Quemes las construcciones son en su gran mayoría de adobe,  barro y piedra; sólo algunas, las más recientes, se muestran en ladrillo y  cemento. En las calles del pueblo se nota la sencillez, las calles no están descuidadas, pero una polvareda, propia de la región,  las cubre. 

La plaza principal se denomina  29 de Junio y alrededor de ella se elevó el edificio de la alcaldía de la región y el templo. Unos pocos árboles embellecen más la sencillez del lugar.

Para el profesor Santiago Copa, San Pedro de Quemes no sólo guarda con orgullo su pasado histórico, que le valió desgracia, también  la forma en la que la llegó la educación con su primer colegio con un perseguido político, Alejandro LLanos, quien llegó al lugar en 1945. Llanos fundó la primera escuela del pueblo.

La comarca comparte territorio con varias poblaciones prehispánicas, como T’oqota, un sitio en el que se cree  se estableció la primera población de San Pedro y que representa un importante recinto arqueológico donde aún se encuentra varios chullperíos. También está Ikala, donde se refugiaron los sobrevivientes de la incursión de los militares chilenos en 1879. 

Una  toma del poblado   reconstruido por sus habitantes.

El poblado

San Pedro de Quemes se encuentra en la provincia Nor Lípez del departamento de Potosí. Para arribar a esta población se puede tomar un bus desde la Terminal Interprovincial de la ciudad de Potosí, con destino a la ciudad de Uyuni, que se encuentra a 241 kilómetros de la capital potosina. De la  terminal uyunense se puede llegar a San Pedro de Quemes por medio de un camino de tierra. 

En San Pedro de Quemes se cuenta con alojamientos y hoteles de diferentes precios, de acuerdo a la posibilidad del visitante. El hotel más reconocido por los servicios que oferta es el Hotel Tayka de Piedra.

Elvis Fuertes es socio de número de la Sociedad de Investigación Histórica de Potosí (SIHP) y responsable de Patrimonio del Gobierno Autónomo Departamental de Potosí.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

37
6