Tres empresarias se unen para renovar el legado de la Reina de la Alpaca

Una diseñadora de modas, una hotelera y una diseñadora floral se unieron en torno al legado de Beatriz Canedo Patiño para crear una experiencia nueva de servicio en medio de la pandemia del coronavirus.
domingo, 11 de abril de 2021 · 05:04

Ivone Juárez / La Paz

En el ingreso al Hotel Casa Grande, en  Calacoto, en La Paz, desde hace unas semanas se tiene un pedazo de Francia; no sólo en físico sino en sentido y sentimiento, porque representa el sueño y el logro de una boliviana, de la diseñadora Beatriz Canedo Patiño, que en vida llevó el nombre de Bolivia a las pasarelas de la moda más importantes del mundo con sus finas prendas de alpaca. 

El mágico espacio es un escaparate donde domina el imponente vestido Tuileries en sutil palo de rosa, con perlas zurcidas a  mano en el cuello,  puños y en la majestuosa cola de la prenda que la Reina de la Alpaca presentó en uno de sus últimos desfiles (2014) en París. La obra de alta costura se luce ahora en un maniquí, ubicado en medio de unas puertas abiertas y  “mirando” un espejo francés del siglo XIX. Representa a Beatriz Canedo Patiño que mira su obra de frente, en el futuro, pero también hacia atrás, en sus inicios como diseñadora de moda formada en París. La composición es la concreción de un modelo de negocio ideado por una mente tan brillante como sensible del mundo de la moda y concretada por tres empresarias bolivianas con el único objetivo de poner por delante su razón de ser: el servicio al  cliente.

Luz María Siles,  Deanna Canedo (centro) y Denisse Handal.

Se trata de Deanna Canedo, directora creativa de la Casa de Diseño Beatriz Canedo Patiño (BCP); de Luz María Siles, propietaria de Pétalos y Matices, empresa de diseño floral e interiorismo; y de  Denisse Handal, directora de imagen y publicidad de la cadena de hoteles boliviana Casa Grande Hoteles. Desde sus espacios, las tres se unieron, primero para hacer  frente a la pandemia que inmovilizó a sus sectores, igual que a otros; pero, sobre todo, para proponer una nueva forma de servicio al cliente través de una alianza estratégica y de sororidad, que no está guiada por pertenecer al mismo rubro, sino por la búsqueda de una complementariedad que dé como resultado servicio y perfección, uno de los principios a los que Beatriz Canedo Patiño se mantuvo fiel hasta el final de sus días en su casa de modas, afirma su sobrina y heredera, Deanna Canedo. 

El escaparate  creado por  Luz María Siles recrea la última presentación de la fallecida Beatriz Canedo Patiño en Francia, donde presentó el vestido que luce el maniquí.
Fotos Carlos Sánchez / Página Siete

La propuesta pasa  por sacar  al cliente, aunque sea unos minutos, del mundo de preocupación y estrés al que nos tiene condenados el virus y obsequiarle una experiencia de sensaciones para sus sentidos a partir de la moda (las creaciones BCP), en un espacio mágico creado para ese fin por Pétalos y Matices, en un lugar como el Hotel Casa Grande, donde todo gira en torno al cliente, en este caso el huésped. El escaparate, al que denominaron Del otro lado del espejo, cumple ese objetivo, pero sólo es el inicio de la experiencia que estas tres mujeres empresarias diseñaron para sus clientes. Humanizaron sus marcas, afirman.

La suite del Casa Grande donde se instaló el showroom.

“No es solamente una alianza con un fin económico, sino que busca humanizar las marcas, contar historias. Pertenecemos a diferentes rubros y sectores, pero nos une la pasión por servir”, explica Deanna Canedo.

“Esta alianza permitió unirnos como marcas porque nos une la misma pasión: lograr la excelencia en el servicio. Como marca, quisimos impactar y generar en las personas nuevas sensaciones, nuevas experiencias que les permitan volver a soñar a tener esperanza. Para ese fin sentimos la necesidad de humanizar nuestras marcas, que en esta alianza son parte de una experiencia positiva y sensorial”, afirma Dennis Handal, de Hoteles Casa Grande.

El escaparate fue diseñado para ese fin. La diseñadora Luz María Siles, echando mano a materiales completamente naturales, recreó el recuerdo que Beatriz Canedo Patiño tenía de la ciudad de París, donde muy joven estudió diseño de modas. El antiguo espejo francés antiguo, un sillón y las puertas de estilo francés del siglo XIX, elaboradas por Luz María a mano, hacen parte del ambiente, combinado con plantas naturales, piedras y césped. En el espacio, además del  imponente vestido Tuileries, se exhiben prendas de la última colección de la casa de modas BCP, Renacimiento, diseñada en la delicada fibra natural de alpaca diseñada ahora por Deanna, en plena pandemia.

Parte  de las prendas  de la última  colección  de BCP.

“Me sentí muy identificada porque el escaparate representa a una mujer que desde joven dedicó su vida a dar a conocer en el mundo de la moda a Bolivia con un elemento tan noble, como la fibra de alpaca y otros camélidos de manera sostenible, respetando la naturaleza. Todos los elementos que utilizamos en la ambientación del escaparate son naturales; soy muy respetuosa de la naturaleza y de lo natural; me siento muy satisfecha porque no traicioné mis principios con este trabajo”, expresa Luz María, más conocida como Chichi.

Pero el escaparate con toque parisino, que busca contar la historia de la Reina de la Alpaca y transmitir la magia con la que construyó su emporio de la moda durante más de 30 años, es sólo el inicio de la experiencia en servicio al cliente al que estas tres empresarias acaban de dar vida; éste se complementa con un showroom instalado en una de las suites del Hotel Casa Grande de Calacoto, donde los huéspedes puedan admirar y sentir las prendas en alpaca, vicuña y otras fibras naturales valiosas de la última colección de BCP. 

Deanna    luce una  capa en alpaca diseñada por su tía Beatriz.

El lugar da la bienvenida a los sentidos con una sensación de bienestar, calidez, comodidad y libertad desde el momento en que se abre la puerta y deja ver sobre la cama y los colgadores las bellas prendas en fibra natural que son una caricia tibia para la piel y un espectáculo de colores y diseños para la vista.

“Las personas experimentan sensaciones a través de sus sentidos; el objetivo es que con estos espacios salgan, aunque sea un minuto de la realidad, como cuando uno ve y huele una flor”, expresa Deanna Canedo.

Las visitas al showroom se concretan con un asesor personal de BCP, que se convierte en el guía para el que se anima a esta experiencia sensorial, cumpliendo todas las medidas de bioseguridad que obliga la pandemia.

Estrategia y sororidad

“Lo que no hace la una lo hace la otra, nos necesitamos. Cada una, en una línea, en espacios tan distintos, hemos llegado a potenciarnos. Hacer algo por alguien y que ese alguien haga algo por ti fue la experiencia más hermosa, nutritiva. En un momento como éste, de una pandemia sin precedentes, se necesita empatía”, dice la diseñadora floral y de interiorismo Luz María Siles.

Con esas expresiones resume lo que fue para ella aliarse con Deanna Canedo Patiño y Dennise Handal. Dennise comparte la certeza. “Esta alianza también nos permitió  ser más fuertes y solidarias en tiempos tan difíciles”, sostiene.

“La unión por esa visión de excelencia en servicio y la misión que tenemos de humanizar las marcas a través del servicio es clave,  y tres mujeres queremos gritar a Bolivia y al mundo que hay que unirse en la diversidad de sectores para salir adelante, con un ejemplo de sororidad que se materialice”, afirma Deanna Canedo.

Estas emprendedoras se miran en el espejo de Beatriz Canedo Patiño, quien abrió el camino para las mujeres empresarias bolivianas que venían detrás de ella, dejándoles señas con el servicio y la perfección que imprimió a su empresa. A esto se sumó el impulso de quienes conocieron a la Reina de la Alpaca y hasta ahora la admiran por su visión vanguardista de la moda. “Nos hicieron notar que no podemos estar ni un paso atrás del mundo globalizado y que en La Paz o donde se esté se puede estar al nivel de cualquier capital de la moda”, afirma Luz María.

Y estas tres mujeres no pararán, ya tienen pensada su siguiente propuesta; si en ésta trajeron un pedazo de París a La Paz, a finales de este mes traerán un trozo de la selva, de la Amazonia. Es que para ellas la empresa va más allá de ver el servicio como una forma de lograr ganancias; es su razón de ser.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

71
52