En 2020 ni la Covid-19 alejó la deforestación de la Amazonia

Se pensó que el año de la pandemia representaría un respiro para el pulmón del mundo, sin embargo, perdió 17% de selva más que en 2019. En la parte boliviana se registró un récord de deforestación.
viernes, 16 de abril de 2021 · 05:04

 EFE 

La Amazonia perdió 2,3 millones de hectáreas de selva en 2020, un 17% más que el año anterior, lo que supone el tercer peor registro de los últimos 20 años y el más alto en Bolivia, Ecuador y Perú.

La superficie de bosques amazónicos perdida durante 2020 entre los nueve países vigilados por el Proyecto de Monitoreo de la Amazonia Andina (Bolivia, Brasil, Colombia Ecuador, Gayana Francesa, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela) es superior a la extensión entera de un país como El Salvador.

Sólo en 2016 y 2017 hubo cifras superiores a la registrada el año pasado, donde a pesar de la pandemia de la Covid-19 la deforestación de los bosques amazónicos se ha recrudecido.

Los países con la mayor cantidad de bosque amazónico primario perdido durante 2020 fueron, por orden, Brasil, Bolivia, Perú, Colombia, Venezuela y Ecuador, según informó este martes el Proyecto de Monitoreo de la Amazonia Andina (MAAP).

Más del 65% de la deforestación de toda la Amazonia registrada en 2020 se ubicó en Brasil, el país con mayor territorio amazónico, que perdió 1,5 millones de hectáreas, un 13% más que el año anterior.

La extensión deforestada en Brasil es casi el doble de la superficie total de Puerto Rico, se concentra principalmente en el sur y es la sexta cifra más alta de los últimos 20 años en el país.

Dos bomberos  en  2019 en la Chiquitanía de Bolivia. 
Foto:Página Siete

Desde las imágenes de satélite observadas, las áreas deforestadas en Brasil fueron primero taladas y luego quemadas, lo que causó grandes incendios por la abundante biomasa cortada, en una práctica aparentemente ligada a la expansión de pasto para ganado.

Récords en Bolivia y Perú

Tanto en Bolivia como en Perú se registró el récord histórico de deforestación en sus respectivos territorios amazónicos, con las cifras más altas de las últimas dos décadas.

En Bolivia se superaron las 240 mil hectáreas, lo que batió el récord de 2017, principalmente por los incendios acontecidos en el sureste que arrasaron los bosques secos, conocidos como los ecosistemas Chiquitano y Chaco.

En 2019 los incendios en Bolivia se prolongaron por 4 meses.
Foto:Página Siete

El caso de Perú es similar, pues perdió 190 mil hectáreas de selva virgen, un 18% más que 2019, lo que supone una cifra nunca antes vista, que supera el anterior récord de 2017.

El principal núcleo de deforestación en Perú está en su selva central, entre las regiones de Pasco, Huánuco y Ucayali, principalmente causada por la agricultura migratoria.

Allí los campesinos se apoderan de pequeñas parcelas de una o dos hectáreas que queman, lo que resta fertilidad a la tierra, y al año siguiente se ven obligados a repetir el proceso en otro terreno aledaño.

Los restos que dejó el incendio en Santa Rosa de Tucabaca.
Foto:Página Siete

Colombia

Por su parte, Colombia tuvo el segundo registro más elevado de pérdida de bosque primario en su Amazonía, con casi 140 mil hectáreas deforestadas, un 53% más que en 2019, según precisó el investigador del MAAP, Matt Finer.

La pérdida de bosques primarios en Colombia se concentró especialmente en un “arco de deforestación” en su zona noroeste de la Amazonia colombiana que impacta numerosas áreas protegidas como parques nacionales y reservas indígenas.

El fuego devora  la vegetación en Roboré, Santa Cruz.
Foto:Página Siete

Por su parte, Ecuador sufrió la desaparición de 19.000 hectáreas de bosques amazónicos, también un récord nacional de deforestación, al superar en un 53% el registro del año anterior.

El MAAP, una iniciativa de la organización Conservación Amazónica, realizó este análisis basado en datos e imágenes satelitales de 30 metros de resolución, producidos por la Universidad de Maryland de Estados Unidos.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos