Con el impulso de jóvenes ambientalistas, una mano de limpieza recorre Bolivia

El fin de semana, voluntarios se movilizaron bajo la batuta de Despierta Bolivia para limpiar ríos, lugares turísticos y espacios públicos. En Tarija y Beni se recogió desde bolsas plásticas hasta heladeras viejas; en Chuquisaca varias empresas se sumaron a la tarea. La causa del francés Alexis Dessard ayuda a visibilizar estos esfuerzos. En Tarija quieren conocerlo y gestionan su visita.
miércoles, 28 de abril de 2021 · 05:04

Ivone Juárez /  La Paz 

El domingo, después de las  8:00,  decenas de personas comenzaron a ingresar al lecho y los aires del  río Guadalquivir que atraviesa la ciudad de Tarija. Llegaron por cuatro flancos: por el Barrio Montecristo, la Costanera, por el Megacenter y el Barrio Petrolero. Venían “armadas” con punzones y rastrillos, cargando bolsas vacías de yute o de otros materiales. Las más tenían las manos cubiertas con guantes de construcción o de otros oficios duros, también llevaban botas de agua y sus cabezas estaban cubiertas con gorras o sombreros.  Venían preparadas para una compleja misión: limpiar el río Guadalquivir. La jornada de  limpieza estaba sincronizada con otras que se realizaron a lo largo y ancho de Bolivia, empujadas por la movida Despierta Bolivia. 

En La Paz se sacó la basura de Tiquina, en Cochabamba de los alrededores del río Rocha, en Sucre del río Quirpinchaca, en Santa Cruz de la  laguna Guapilo. Mientras que en  Beni la  gente salió a limpiar las plazas, paseos y zonas turísticas en San Ignacio, Trinidad, Riberalta y Santa Rosa;  en Potosí limpiaron el Bosque de Taitom;  en Yacuiba la quebrada internacional;  y en Bermejo la avenida Circunvalación.  

Unas voluntarias  en la limpieza en el río Guadalquivir en Tarija.
Foto:Jóvenes Ambientalistas por Bolivia - Tarija

Fue un domingo ajetreado, sobre todo para los  Jóvenes Ambientalistas por Bolivia y otras 20 organizaciones que lograron materializar esta  gran jornada nacional de limpieza. No es la primera vez que lo hacen, ya lo hicieron  en años anteriores y  en varias oportunidades, pero este año la presencia del francés Alexis Dessard   dio más fuerza  a su causa porque el extranjero logró posicionar en la agenda de las autoridades y de los medios de comunicación el problema que representa la basura en Bolivia.

El turista francés,  que organizó una limpieza maratónica del Cementerio de Trenes en Uyuni, del lago Uru Uru en Oruro,  del río Rocha  en Cochabamba y de parte del lago Titicaca,  no estuvo presente  en ninguno de los lugares donde Despierta Bolivia logró desplegar el gran esfuerzo de cientos de voluntarios, pero su esfuerzo fue reconocido más de una vez en las movilizaciones.

Discapacitados, desempleados

En Tarija, al comenzar la jornada de limpieza del Guadalquivir, habían llegado unas 400 personas, que se dividieron en 100, aproximadamente, para ingresar en cuatro grupos al río. Participaron estudiantes de colegio, de universidades, ambientalistas, animalistas, bomberos, policías, miembros de partidos políticos, personas con discapacidad y hasta las que forman la asociación de desempleados.  Además, la gran mayoría trajo sus propios equipos e insumos de limpieza y los bomberos se organizaron para instalarse a lo largo del trayecto de la limpieza para prestar ayuda a los voluntarios que la necesitaran. El tema de medioambiente en Bolivia está a flor de piel.

En la jornada  de limpieza en Riberalta participaron hasta los niños.
Foto  Eco riber

“Al comenzaron la jornada eran como 400 personas, al finalizar sumábamos más de 600. La actividad comenzó con un acto en el Puente Bicentenario”,  señala  José Humacata, representante de Jóvenes Ambientalistas por Bolivia en Tarija.

Basureros

El joven de 24 años cuenta que durante la jornada de limpieza del Guadalquivir, que se extendió hasta el mediodía, se recogieron al menos 25 toneladas de basura, entre bolsas y botellas de plástico, neumáticos, baterías de vehículos, catres y escombros; el río es un basurero de la ciudad.

La Alcaldía y la empresa de limpieza municipal prestaron una importante ayuda, destaca. 

Parte de la basura  recogida en el río Guadalquivir de Tarija.
Foto:Jóvenes Ambientalistas por Bolivia

En Beni la movilización concentró la ayuda de cientos de voluntarios que se sumaron a la movida ambiental a través de las redes sociales. Limpiaron espacios públicos, como parques , jardineras, lugares turísticos y cuerpos de agua en el área urbana de  Trinidad,  San Ignacio, Reyes y Santa Rosa, señala Vincent Vos, representante de Eco Riber, que se sumó a la convocatoria, junto con  la Red JEC.  

En Riberalta, los al menos 200 voluntarios también se dieron a la tarea de podar jardineras y recolectaron tal cantidad de botellas plásticas que pudieron llenar media volqueta. Pero entre la basura tirada a lo largo de parques y otros espacios no sólo hallaron ese tipo de desechos, además encontraron neumáticos y hasta electrodomésticos tirados, como una vieja heladera.

Unas jóvenes  se dirigen al río Quirpinchaca de Sucre para limpiarlo.
Foto:Ana Paola Ortega

 Basura de similares características encontraron los jóvenes de Chuquisaca, que desde muy temprano se dirigieron al río Quirpinchaca que corre por la ciudad de Sucre. Ana Paola Ortega, estudiante de biología y miembro del Programa para la Conservación de Murciélagos de Bolivia, comenta que se sacaron más de 80 sacos de desechos del afluente, entre bolsas y botellas plásticas, además de ropa, calaminas y objetos en desuso de diferentes metales. El río fue intervenido en tres zonas: en la de la exbiblioteca Pachamama, en El Tejar y en  la del Castillo de la Glorieta. 

Ortega destaca que en la capital se contó con una gran colaboración de empresas privadas, como Credilotes, que donó las bolsas y los palos para recoger la basura, y  laboratorios Bagó que entregó a los voluntarios barbijos y alcohol,   para que en la jornada de limpieza se guardaran las medidas de bioseguridad correspondientes en medio de la pandemia.  “No nos esperábamos tanto apoyo y menos lograr en cinco días de organización”, remarca la joven.

Y ésa fue una de las características de la jornada de limpieza que se realizó el domingo en varias ciudades de Bolivia, la rapidez y eficacia con la que fue organizada.  Los organizadores remarcan que no es la primera vez que ejecutan este tipo de actividades, pero que este año la presencia del francés Alexis Dessard ayudó a visibilizarla.

“Alexis influyó mucho para visibilizar lo que pasaba en Bolivia con la basura. Pero nosotros no queremos que se quede ahí, necesitamos que esto sea sostenible, por eso estamos planteando que estas jornadas de limpieza se realicen al menos una vez al mes. Estamos trabajando en una nueva campaña”, señala José Humacata en Tarija.

El joven añade que también están gestionando que Dessard visite Tarija. “Alexis se hizo una imagen pública y mucha gente lo quiere ver y saludar. Hoy (ayer) un equipo de bomberos se reunirán con él para ver su agenda”, añade.

En Beni, los jóvenes ambientalistas también consideran que estas jornadas de recojo de basura deberían darse de manera permanente, pero quieren dar un paso más, lo tienen pensado hace tiempo. “Aquí se habla de reforestar, de prevenir incendios forestales y el tráfico de fauna, eso de además de cumplir el sueño de tener todas las ciudades limpias”, dice Vincent Vos.

“Alexis motiva porque logró la cobertura mediática que muchos voluntarios locales no logran”, sostiene Vos al referirse al turista francés.

Ana Paola Ortega coincide con  Vos. “Alexis logró concentran la atención de las autoridades y de los medios, eso motiva a la población y ayuda a las organizaciones que hace años trabajamos con estos temas de medioambiente, la gran parte de las veces sin tener ayuda de las autoridades”, sostiene.

Pero esa falta de apoyo  nunca detuvo su trabajo ni el de cientos de ambientalistas, como ella, como José Humacata y Vincent Vos. Por eso en su región los jóvenes ambientalistas están pensando en un proyecto de concientización ambiental para que la población deje de considerar a los ríos y otros espacios naturales como basureros: mientras tanto, piensan regresar pronto al río Quirpinchaca porque todavía queda mucho trabajo por hacer.

 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

19