Bill y Melinda Gates: el divorcio de 124 mil millones y de una inmensa filantropía

La pareja que amasó la cuarta fortuna del mundo debe sentarse a conversar para dividir sus bienes, entre los que cuenta la fundación de ayuda más grande del planeta. Todo dependerá de cuán amigable sea la separación.
miércoles, 5 de mayo de 2021 · 05:04

Página Siete  / Agencias

“Tras mucho pensar y mucho trabajo en nuestra relación, hemos tomado la decisión de finalizar nuestro matrimonio (...) Ya no creemos que podamos crecer juntos como pareja en esta próxima etapa de nuestras vidas”. Así Bill y Melinda Gates, una de las parejas más adineradas del mundo, anunciaron su divorcio después de 27 años de matrimonio, en el que amasaron alrededor de 124 mil millones de dólares, según la revista Forbes; esto, sin contar que a la par de esa riqueza construyeron el emporio de la filantropía más importantes del mundo con un fondo de  casi 50.000 millones de dólares. 

Pero en medio de esa danza de millones y del compromiso que tienen con la Fundación Bill y Melinda Gates, que crearon hace más de dos décadas para combatir la pobreza, las enfermedades y la desigualdad en el planeta, los Gates tendrán que decidir cómo se dividirán las millonarias propiedades que poseen.

Como el complejo de más de 120 millones de dólares que tienen en Washington,  a la mitad de un entorno natural, donde lograron una megamansión de más de  6.000 metros cuadrados,  a la que bautizaron como Xanadu 2.0. “Los Gates tardaron siete años en tenerla a punto y ahora tendrán que decidir quién se la queda”, se lee en un artículo de la revista Vanity Fair. 

Lo mismo pasará con una de sus últimas adquisiciones, casi al inicio de la pandemia, una casa de casi 600 metros cuadrados en California, por la que pagaron alrededor de  42 millones de dólares.  Los Gates también tendrán que decidir cómo se reparten los tres ranchos que tienen  en Florida y en el medio oeste estadounidense. Uno fue un regalo para que su  hija mayor, Jennifer, pudiese poner en marcha un criadero de caballos, pero está a nombre de la pareja.

A este inventario de riqueza se tiene que sumar el fondo  de inversión millonario que maneja Bill Gates para empresas que afronten el cambio climático y la pobreza energética y las inversiones en una compañía de vuelos. El divorcio pone también en juego el futuro de otras empresas como Walmart, Caterpillar o la firma de inversiones de Warren Buffet. A esto se suman los pequeños  “caprichos” del fundador de Microsoft, entre los que están al menos dos docenas de autos deportivos clásicos, entre los que se cuentan Porsches y Ferrari.

 Melinda (der.)  y Bill (izq.) con sus hijos  Jenn, Rory y Phoebe.

 En la “negociación” también debería entrar un manuscrito de Leonardo Da Vinci por el que pagaron alrededor de 30 millones de dólares, el  avión privado que poseen y otros bienes que sumaron a su fortuna en 27 años de matrimonio.

Bill Gates, de 65 años, es actualmente el cuarto hombre más rico del mundo, según Forbes, detrás de otros dos estadounidenses, Jeff Bezos y Elon Musk, así como del francés Bernard Arnault, aunque por delante del fundador de Facebook,  Mark Zuckerberg, señala AFP. 

Creó sus primeros programas de software en el garaje de sus padres antes de cofundar Microsoft. Conoció a Melinda, hoy de 56 años, cuando era una joven empleada de Microsoft en 1987, año en el que se graduó como licenciada en informática. Se casaron en 1994 y a lo largo de los años ambos se distanciaron de la informática.

Bill Gates dejó la empresa en 2014 para consagrarse a tiempo completo a la filantropía. Uno de los objetivos de la fundación que erigió con su esposa en Seattle, en el estado de Washington, es erradicar la poliomielitis y la malaria. 

También invierten en educación inicial y han destinado más de 1.000 millones de dólares a combatir la pandemia de Covid-19, contribuyendo al mecanismo Covax, la iniciativa mundial que organiza la compra de vacunas para 92 países pobres del mundo y decenas de otros países. 

Bill y Melinda  Gates se separarán después de 27 años de matrimonio.
Foto:  AFP

Los Gates transfirieron 20.000 millones de dólares de acciones de Microsoft a su fundación, que es la mayor organización caritativa privada del mundo. Desde el año 2000 la fundación, que cuenta con 1.600 empleados, ha invertido 53.800 millones de dólares, señala su sitio web.

“Continuaremos nuestro trabajo juntos en la fundación, pero ya no creemos que podamos crecer juntos como pareja en esta próxima fase de nuestras vidas”, anunció la pareja en el mensaje conjunto en el que anunció su separación.

Xanadu 2.0,   la  mansión de los Gates en Washington.
Foto:AFP

Pese al mensaje de continuidad, son muchos los interrogantes respecto al futuro de la fundación que crearon juntos hace más de 20 años, uno de los proyectos filantrópicos más influyentes del mundo.  También es una interrogante cómo se dividirán la cuarta fortuna más grande del mundo, gran parte de la cual aún no ha sido donada a la  fundación tal y como Bill Gates prometió.  Por el momento, ambos presentaron su petición conjunta, pero todo dependerá de cuán amigable sea este divorcio. 
 

Una poderosa de la filantropía

Melinda Gates tiene 56 años y al lado del cofundador de Microsoft, la compañía de software más grande del mundo, también ha forjado su propio nombre a través de las obras benéficas  como codirectora de la Fundación Bill y Melinda Gates, que administra unos fondos de alrededor de 50.000  millones de dólares.

 La revista Forbes  la declaró “la mujer más poderosa en el mundo de la filantropía”.

Melinda nació en Dallas, Estados Unidos, en 1964, fue la segunda hija de un ingeniero aeroespacial y un ama de casa. Cuando terminó la escuela siguió las carreras de computación y economía, para luego realizar una maestría en administración de negocios  en la Universidad de Duke, en Estados Unidos.

Con esa hoja de vida, en 1987 la muchacha llegó  a trabajar a Microsoft como gerente de productos. Era la más joven y una de las pocas mujeres en la empresa, donde conoció a Bill Gates y comenzó a salir con él, de acuerdo con  una entrevista que la revista Fortune realizó a  Melinda en 2008.

De acuerdo con  El Espectador, la madre de la joven nunca estuvo de acuerdo con que su hija saliera con el CEO de Microsoft, pero Melinda  no aceptó la negativa y cinco años después, en 1994, se casó con Bill, en Hawai. 

La pareja tuvo tres hijos, Jenn, Rory y Phoebe, y Melinda no dejó de trabajar en Microsoft, donde se dedicó a desarrollar productos multimedia, como la web Expedia y la  enciclopedia Encarta. 

En 1996 dejó la empresa pero para liderar la concreción del proyecto más importante del mundo en cuanto a filantropía: la Fundación Bill y Melinda Gates.

Desde 2000 la entidad ha invertido miles de millones de dólares en la lucha contra enfermedades infecciosas, en la vacunación de niños y la erradicación de la polio salvaje en África, que se concretó en agosto de 2020.

De acuerdo a la BBC, en 2012, Melinda prometió destinar  60 millones de dólares para aumentar el acceso de las mujeres en países pobres a métodos anticonceptivos.  Cuatro años más tarde comprometió 80 millones para reunir información sobre “cómo las mujeres viven y trabajan alrededor del mundo” para ayudarlas a prosperar. En   2020, la entidad dedicó 1.750 millones de dólares a la lucha contra el coronavirus.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

49
56