Los gigantes rocosos que conducen a los Yungas de La Paz

Se trata del Picachu Pupusani, Cullinim, Ch’uñawi, Chiruti Incara, del Hampaturi, Umayapata y del Mik’aya que llaman al turismo de aventura a 5.300 metros y temperaturas bajo cero.
jueves, 1 de julio de 2021 · 05:04

Ivone Juárez  /  La Paz

El camino que lleva a los Yungas de La Paz desde el sector de la Cumbre está custodiado por dos cadenas montañosas rocosas que pese a su color plomo oscuro brillan cuando los rayos del sol las toca. “Es la neblina que las humedece”, explica Eduardo Mamani,  guía de montaña  que  conoce por su nombre a cada uno de los imponentes cerros que hacen la cadena.

Bajando por la Cumbre, al lado izquierdo, está el coloso Collini, más conocido como el cerro Matilde,  a su  lado el Picachu Pupusani, que ostenta uno de los picos más alto de la cadena, alcanza a más de  5.100 metros  y se pone frente al potente viento que corre silbando entre las dos cadenas montañosa. También están el Ch’uñawi, muy cerca de Pongo, la población conocida por su producción de truchas. Más abajo se planta el Sillutinkara, que cuando se lo ve se sabe que se está cerca de Unduavi, señala el guía Eduardo Mamani.

El viaje a los Yungas  desde la Cumbre comienza  con el descenso entre la cadena montañosa.

Por la derecha, a partir de la Cumbre, están el cerro Hampaturi, el  Umayapata, el  Mik’aya y el Huacani, este  último supera a todos los cerros en altura, llega hasta los 5.300 metros. 

La nieve que alguna vez los coronó y discurrió por sus faldas de estos gigantes  prácticamente desapareció, igual que los hilos aguas que resbalaban incontenibles; pero los colores de los que están pintados todavía deslumbran. “Toda la zona es  minera, donde uno   encuentra una ruta,  ésta siempre nos dirije  a un punto minero, a una mina, sobre todo de estaño, que dejaron de producir cuando el precio del estaño cayó”, explica  el guía.

Los colosos rocosos son un imán para el turismo, sobre todo de aventura; muchos,  en busca de adrenalina, intentaron conquistar sus cimas, lidiando contra las fuertes ráfagas de viento y sobreponiéndose a las bajas temperaturas que suelen descender hasta los cinco grados bajo cero; muy  pocos lo lograron.

La cima de las  montañas comienzan a cubrirse de neblina.

“Tengo información de que en alguna oportunidad subieron por esas caras, hasta cierto lugar, pero luego no volvieron porque no se puede practicar a esa altura y por el frío”, afirma Mamani. 

Uno de los   picos humedecidos por la neblina.

“Pero toda aventura conlleva cierto peligro, para escaladores estaría muy bien abrir rutas de escalada en esas rocas” añade de inmediato. Claro, las condiciones extremas que reinan en esas alturas son un imán para gente como el guía de montaña.

En la carretera  al pie de los cerros aparece un vehículo.

Y estos cerros imponente ocultan entre ellos paraísos como la Laguna Escondida, en Pongo, o las rutas de Sillutinkara y Chinkura, que conectan con el camino precolombino del Choro. También tienen entre ellos Hampaturi, donde se practica rapel y se puede visitar las ruinas de la mina Unión. “Se tiene nevados para los que los comunarios buscan abrir ruta para atraer la visita de turistas”, comenta Eduardo Mamani.

La cima de una  de las montañas donde la actividad minera estuvo presente.

Añade que lo que la gente necesita es apoyo de las autoridades. 

“Lo que falta es trabajar la senda del Sillutinkara para mostrar la senda que une con el Choro; en el caso de la Laguna Escondida, se debe equipar algunos lugares de la zona motañosa para la escalada en roca”, considera.

 Estas maravillas de la naturaleza están cerca la ciudad esperando pacientemente que eso suceda para sumarse a la oferta turística del departamento.

 

CÓMO LLEGAR Y QUÉ LLEVAR

  • Distancia  Esta cadena montañosa se encuentra a 45 minutos de la ciudad de La Paz.
  • Transporte   En la Terminal de Buses de Minasa se puede contratar el transporte para llegar a estos destinos.
  • Ropa  Llevar prendas gruesas y muy abrigada para poder soportar las bajas temperaturas.  
  • Mochila  Es importante llevar una mochila  con una capacidad de al menos 30 litros, donde se pueda cargar lo necesario, como la ropa abrigada, cámara fotográfica, agua y alimentos.
  • Protección  No olvide llevar un sombrero, gafas de sol y un bloqueador solar para aplicarlo sobre la piel al menos cada dos horas: el viento y los rayos solares son muy agresivos.
  •  Ayuda  Lleve un bastón para ayudarse en la caminata y se anima a la escalada de los cerros.
  • Botiquín  Lleve un pequeño botiquín con medicamentos e insumos de primeros auxilios.
  • Agua  No olvide hidratarse constantemente  durante este recorrido. La temperatura suele subir después del mediodía, aunque  el ambiente es seco.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

16