Las Américas: la clínica más grande de Bolivia y la cuarta de la región

El complejo hospitalario brindará atención en 25 especialidades médicas, además de urgencias y traumatología. En una primera fase tendrá 55 camas y espera llegar a 300 en su último tramo.
domingo, 4 de julio de 2021 · 05:04

Isabel Mercado / La Paz

“Si en el año 2014 o 2015, cuando empezamos este proyecto,  hubiésemos sabido que venía una pandemia global, nos hubiésemos apresurado mucho más”, dice José Luis Camacho, presidente del directorio del Grupo Nacional Vida, uno de los mayores grupos corporativos de seguros del país y que está a dos meses de inaugurar la que será la clínica más grande y más moderna de Bolivia, y una de las cuatro mejores de América Latina.

A mediados de septiembre, la Clínica Las Américas, en Santa Cruz, empezará a operar con 55 camas y cuatro quirófanos en su primera fase. En tres meses más llegará a 150 camas y 12 quirófanos. De ahí en más, de acuerdo a una demanda que esperan sea constante, se irán habilitando uno a uno los siete pisos de la infraestructura, hasta llegar a las 300 camas: el complejo de salud más grande del país tanto a nivel público como privado. 

Las Américas se erige en la zona norte de Santa Cruz y es un complejo pensado y elaborado desde cero con ingeniería chilena y brasileña, y basado en  los estándares más altos para edificaciones hospitalarias. El proyecto nació de la iniciativa del grupo Nacional Vida -cuya actividad principal estaba en el sector asegurador- de ampliar sus negocios (ya tienen inversiones en Paraguay y otros países de la región) y sobre todo de ofrecer a sus asegurados “calidad y costo en salud; darle al usuario un precio que puede pagar y una calidad que merece recibir como servicio”. 

“Incluso antes de la pandemia, que desnudó la precariedad de la salud en el país, pensamos en las deficiencias que enfrentamos los bolivianos: deficiencia de camas, de médicos, de servicios y tecnología. El 80% de nuestros hospitales se encuentran con equipos obsoletos o sin mantenimiento, no tienen ítems médicos, la infraestructura está deteriorada, etc. Ojalá  hubiésemos empezado antes, para que en 2020 hayamos recibido esta pandemia con una infraestructura moderna y un buen servicio para los bolivianos en nuestra clínica”, sostiene Camacho, quien cree que la pandemia demostró  las deficiencias no solamente en el Estado boliviano, sino en todo el mundo, y la necesidad de que las inversiones privadas y públicas se vuelquen al sector salud. 

En el centro de América

El Grupo Nacional Vida ha concebido esta clínica para que sus servicios repercutan a 2.000 kilómetros a la redonda de Santa Cruz. A futuro, la idea de Camacho es que en este punto se desarrolle un hub de salud, que no sólo transforme la medicina y la investigación médica en Bolivia, sino que mejore sustancialmente el acceso a atención oportuna y de calidad para bolivianos y extranjeros.

“No existe ninguna población con un PIB per cápita igual o mayor al de Santa Cruz a 2.000 kilómetros a la redonda;  no existe una ciudad con población igual o mayor, no existe intercomunicación de transporte aéreo ni infraestructura médica a 2.000 kilómetros a la redonda. Nuestra visión es integrar a los puntos cercanos que convergen en Santa Cruz, por eso hemos puesto como eje vertical a tres lugares: Santa Cruz, la sede de nuestros negocios; La Paz, donde acabamos de hacer una inversión en un edificio; y Asunción del Paraguay. Son tres ciudades que tienen tres millones de habitantes y que nos permiten desarrollar negocios. Queremos influir en la región para dar salud a nivel local, nacional e internacional; nuestra visión no es solamente ser una clínica boliviana, sino tener estándares internacionales, por ese motivo nos hemos aliado con el Hospital Albert Einstein de Sao Paulo, Brasil, que es nuestro gestor hospitalario”.

El Hospital Albert Einstein es considerado uno de los mejores hospitales de América Latina y el mundo; es manejado por la Fundación Israelita, una de las más avanzadas en Latinoamérica en investigación médica.  

Según José Luis Camacho, además de la vigilancia y apoyo del Hospital Albert Einstein, el funcionamiento de la clínica descansa en cuatro pilares: infraestructura, tecnología, equipo médico y recursos humanos. “No hemos creado una clínica porque se nos ocurrió acomodar una casa para este fin, desde los cimientos hasta el último piso este proyecto está hecho con diseño de ingeniería y arquitectura chilena; la experiencia médica es brasileña. Hemos integrado a quienes saben hacer las mejores clínicas de Chile, Brasil, Argentina y Colombia. Vamos a competir con las mejores clínicas de Latinoamérica”.

Salud para todos

“Voy ha ser muy pragmático: soy empresario, no político”, señala Camacho cuando se le pregunta si esta moderna clínica será accesible para los pacientes de bajos ingresos.  “Los políticos tienen que hacer una ayuda social y colaborar con políticas públicas para que la gente pueda tener acceso a servicios de educación, salud y de telecomunicación. Nosotros como empresarios también tenemos una función de responsabilidad con la sociedad, devolviéndole algo de lo que nos contribuye, porque en un mercado como el nuestro, con  inequidades, no vamos a poder desarrollar”.

Lo que el Grupo Nacional Vida propone para hacer incluyentes los servicios que están a punto de inaugurar es una integración vertical de negocios. “Vamos a lanzar un sistema de seguros prepago de bajo costo. Somos la primera compañía de salud prepaga autorizada por la APS; esto nos permite desarrollar un seguro más barato para segmentos de escasos ingresos, o sea, segmentos masivos”.

El seguro prepago tendrá todo el listado de prestaciones que ofrecerá Las Américas por una cuota mensual que no dejará a nadie sin cobertura. “Habrá seguros de cuatro o cinco bolivianos diarios, que van a permitir a las personas acceder al servicio que requieren; y si no lo paga, cuando se enfermen lo pueden hacer. Es algo que no existe en el mercado. Esa es nuestra contribución a un segmento que no tiene protección ni en la seguridad social ni en la pública ni en la privada”, dice Camacho.

“Hemos sido creativos, nos hemos adelantado a lo que será  la reforma que tiene que haber en Bolivia en materia de salud. Queremos generar una política privada haciendo ayuda pública con responsabilidad empresarial; que nuestros precios que sean accesibles para toda la población. Esa va a ser nuestra línea”, añade.

José Luis Camacho, presidente de Nacional Vida.
Foto:Alejandra Reznicek

 25 especialidades 

“Los bolivianos tenemos que vender todo para irnos a curar a otro lado, en vez de tener un costo fijo mensual que redunde en un beneficio. Esto es un seguro -dice Camacho-, la transferencia del riesgo a una compañía, a una empresa privada que administra esos fondos”. 

En opinión de este empresario, en Bolivia se debe dar un cambio en algunos conceptos que se manejan en relación a la salud: “El Estado debe dejar que los bolivianos decidamos a qué caja o a qué ente gestor queremos ir para que nos brinde un buen servicio, porque toda la infraestructura y el servicio está obsoleto. Eso lo vimos claramente en esta pandemia”.

Pero, lo que más resalta el líder de Nacional Vida son las características del hospital que están a punto de inaugurar y que según él representará “un antes y un después” en la atención de salud para la población boliviana.  “Vamos a empezar con 55 camas, pero éstas se pueden convertir automáticamente en terapia intensiva, todas. Tenemos 25 camas de terapia intensiva y 30 camas normales que automáticamente se pueden convertir en terapia intensiva, tenemos esa posibilidad y vamos a llegar a 300 camas. Esa es nuestra capacidad. Esto no lo tiene ningún hospital de tercer nivel en Bolivia”, y apunta que esta característica es clave ahora que con la pandemia advertimos la enorme falencia en camas de terapia intensiva en el país. 

Además, en la clínica Las Américas se brindará servicio de 25 especialidades al mismo tiempo; algo que tampoco ofrece ningún hospital boliviano. “Nos enfocamos en trauma y emergencias accidentales, que es una de las necesidades del país en estos momentos. Más adelante vamos a especializarnos en oncología y cardiología. Esto lo hemos decidido basados en dos estudios de mercado que nos dicen que éstas son  las necesidades del pueblo boliviano. Tendremos diagnóstico básico de oncología y espero que terminemos con un centro de tratamiento oncológico”. 

Las Américas tendrá locaciones en Cochabamba, Santa Cruz, La Paz y otros lugares del país para que en casos de emergencia se traslade a los pacientes a la clínica cruceña. “No es viable tener varias clínicas, pero vamos a descentralizar en pequeños focos en todo el país”. 

Otro aspecto que resalta en esta inversión es la tecnología y el equipamiento:  tomógrafos, resonadores, equipos de diagnóstico y un laboratorio único en el país. “Estaremos dentro las cuatro mejores clínicas de Latinoamérica. Actualmente,  el 50% de las pruebas se hacen en Bolivia y el otro 50% se hacen afuera. Nosotros solo vamos a tener cuatro pruebas de laboratorio que vamos a derivar afuera del país, el resto está cubierto. Vamos a dar un salto en tecnología”.

 La otra gran inversión es en software. Un ejemplo es el proyecto paperless (menos papel). Aunque en Bolivia se exige que recetas y otros documentos médicos estén en papel, Las Américas será la primera clínica con tecnología para cero papel; los médicos van a recibir en el smartphone los diagnósticos, las imágenes, las pruebas de laboratorio y podrán diagnosticar o recetar.

 
Finalmente, en cuanto a recursos humanos, el grupo empresarial sostiene que quiere convocar a lo mejor del país. “Tenemos excelentes médicos, muy capaces, pero lamentablemente no han tenido las condiciones y muchos no han seguido capacitándose. Nuestro gran reto es seguir generando esa cultura de calidad, de superación que permita al médico ser un profesional de excelencia”. 

Camacho sostiene que lo que más hace falta en el país son especialistas técnicos en salud (enfermeras, técnicos de laboratorio, instrumentistas, etc.), de ahí que ve una gran oportunidad para crear una universidad a futuro. 

Otro aspecto que destaca Camacho es que Las Américas será una clínica abierta a cualquier profesional boliviano y a pacientes de cualquier seguro social o privado. “Hemos invitado a médicos de La Paz, Cochabamba y otras ciudades del país a que formen parte del servicio. Hay médicos excelentes que ya atienden en varias ciudades del país. Nosotros les daremos esa apertura que ahora no tienen. Cualquier médico puede atender en Las Américas y se atenderán asimismo a pacientes de cualquier seguro, privado o público. Vamos a cambiar el paradigma: los médicos tienen que seguir los procedimientos pero no será ‘este es mi grupo de médicos y nadie más entra’; va a ser totalmente inclusivo”.

La maqueta final del proyecto de infraestructura dedicada. a la atención médica.

Como en el exterior

Uno de los aspectos más importantes de este proyecto hospitalario es el respaldo de la Fundación y el hospital Albert Einstein en todos los procedimientos y protocolos médicos, pero también como apoyo a los pacientes.  “Si un paciente se complica en Bolivia y necesitamos derivarlo, automáticamente la ruta es hacia Brasil, al Albert Einstein”, comenta José Luis Camacho y explica que también se harán interconsultas con médicos de ese instituto médico para doble diagnóstico.  “Para eso va a ser bueno que la persona tenga un seguro. Por ejemplo, una persona que tenga una enfermedad grave y requiere un avión una ambulancia, no lo tiene Bolivia; pero, este producto (el seguro prepago) lo va a permitir”. 

Con una inversión de 25 millones de dólares en infraestructura y 16 millones en equipo médico, el complejo proyecto hospitalario se encuentra afinando detalles para su inauguración. No es tarea fácil: en las próximas dos semanas, todo  el personal tendrá entre 60 a 90 días de capacitación. De ahí en más se realizará atención y cirugías a puerta cerrada. 

“En la segunda quincena de septiembre abrimos las puertas y tendremos todos los servicios. La fase actual está diseñada para 150 camas, pero estas 150 camas van a tener gradualmente los 12 quirófanos. Con esto ya va a ser la clínica más grande de Bolivia; las siguientes fases sólo significan ampliar la capacidad hotelera, porque la capacidad médica estará ya al 100% desde la inauguración”. 

Camacho sostiene que es tal el déficit de camas hospitalarias que esta pandemia ha revelado en  el mundo, que solamente Santa Cruz sufre la falta de 4.600 camas. “Las inversiones en salud son más importantes hoy que nunca”, sostiene y reclama que el Estado permita lo que llama “zonas sociales de inclusión en salud”, donde se realicen grandes inversiones hospitalarias y en investigación médica que estén exentas de impuesto, lo que contribuye a un mayor acceso de la población y es un incentivo para los empresarios.

Por el momento, su mayor felicidad está en ver que este nuevo proyecto hará la diferencia en varios aspectos: “En Bolivia por una persona se necesita alrededor de seis personas, nosotros vamos a tener nueve. O sea, va a haber más y mejor atención”, concluye. 
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

27
5