Tikita Wara enseña quechua a más de 70.000 en sus redes sociales

La potosina es creadora de Quechua-Chic, un espacio en el cual pretende quitar los estereotipos actuales que hay sobre la lengua de los incas.
jueves, 2 de septiembre de 2021 · 05:00

Erick Ortega / La Paz

A Tikita Wara le gusta el hablar dulce, las palabras armoniosas y ensambladas en años de historia, es decir le gusta expresarse en quechua. Ella, a sus 25 años, está ilusionada con enseñar esta lengua. Y no le va mal. Su proyecto Quechua-Chic cuenta con más de 70.000 seguidores, la mayoría  en la red social TikTok, aunque también tiene presencia en Facebook e Instagram.

La joven estudió comunicación social en la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (Santa Cruz) y sociología en la Universidad Mayor de San Andrés (La Paz).

La quechuista es comunicadora social y socióloga.

Desde que llegó la pandemia su vida oscila entre la ciudad del Illimani y la Villa Imperial;  allí es productora del programa Potosí Conversa, espacio en el que promueve el trabajo cultural y artístico que late en la tierra de Potosí.

“Encaro un proyecto personal sobre la enseñanza de lenguas nativas como el quechua, desde donde también se plantea promover crítica y reflexión de la cultura”. Su propuesta estrella es Quechua-Chic.

“Quechua-Chic nace como una invitación para aprender la lengua y cuestionar los discursos que pretenden politizarla a través de prejuicios sobre los  quechuaparlantes. En las redes sociales existen muchos usuarios que todavía creen y te exigen que para hablar quechua debes vestir un atuendo específico: llevar aguayos, ojotas de goma, dos trenzas y polleras. Caso contrario, pretenden deslegitimar, quitar valor y agredir a quien no cumple con estos ‘requisitos’, los cuales son una clara expresión de prejuicios. Es cierto que en algunas  regiones las personas visten de esa manera y es una enriquecedora manifestación de identidad; pero hemos llegado a estereotipar una lengua y violentar a quien no está dentro de estos parámetros. Eso nos han vendido algunos medios de comunicación y los discursos políticos”.

Ella es parte de la producción del programa Potosí Conversa.

En resumidas cuentas, Quechua-Chic es el espacio en el que  se rompen estereotipos. En sus posteos, Tikita Wara  luce siempre  un atuendo informal y colorido. A veces lleva lentes de colores o ropa ancha muy acorde a la moda juvenil. A veces demuestra su habilidad para el baile y en muchas de sus “presentaciones” también saca notas a un charango mientras canta algún tema en quechua. Eso sí, en la pantalla del celular o la computadora se traducen las palabras que ella dice. Así, sus seguidores pueden conocer el mensaje musical en quechua y español.

En otros posteos se dedica a explicar cómo se dice tal o cual palabra. Lo hace, casi siempre, sin perder la sonrisa. De esta manera logró conquistar a seguidores en Bolivia, Alemania, Italia, Estados Unidos y Ecuador.

La joven comunicadora durante una entrevista al escritor y compositor Luis Rico.

La música es otra de sus pasiones. Su instrumento favorito es el charango con cuerdas de acero, sobre todo afinado en “temple diablo” que es ideal para interpretar tonadas vallunas y qhalampeos del Norte de Potosí. También es diestra con la guitarra  y la mandolina. “Estoy aprendiendo a tocar la concertina;  no me resulta tan difícil, ya que con un conocimiento del piano es más sencillo entender estos instrumentos”.

El canto la acompaña desde sus años de infancia. “Cuando estaba en escuela eran frecuentes los festivales de música,  gané el Festival Intercolegial de Música, fui elegida ñusta y ello me permitió participar en el Festival del Sur en Tupiza 2007 (Potosí). Tuve que prepararme en danza, canto e interpretación de instrumentos. Felizmente gané el festival y ése fue un momento definitivo para mí en cuanto a la decisión de seguir con el canto y la música en general”.

Tikita Wara es una experta en tecnología, hace entrevistas y videos utilizando sólo su celular.

Pero ¿cómo empezó el gusto de Tikita por el quechua? “Desde pequeña escuchaba canciones -coplas, cuecas, yaravíes, bailecitos-, poemas en quechua. Siempre me parecieron muy dulces y con un encanto particular, el de transmitir cariño. A los cuatro años empecé a leer poemas en quechua con la ayuda de mis papás;  después cantaba las canciones de los valles y así aprendí que cada canción y forma de cantar tiene mucho que ver con el ciclo agrícola y el vínculo que se busca entre agricultores y la tierra. Es fascinante”. Y esta fascinación por el quechua apunta a sumar adeptos, aunque millones de personas ya hablan el lenguaje de los incas.

El quechua es la lengua nativa  más hablada  de Latinoamérica. Según el portal  BBC News, entre  ocho  y 12 millones de personas se comunican en quechua en siete países de la regióna (Colombia, Ecuador, Perú, Chile, Argentina, Brasil y Bolivia).

El quechua tiene una serie de variantes y se estima que el “más puro” va desde el sur de Perú hasta el norte de Argentina, es decir cruzando por el lado occidental de Bolivia.

Lleva aproximadamente 500 años compartiendo espacio con el español y existen palabras que hemos adoptado, son los quechuismos. Es lo que pasa con la palabra “papa” que los españoles llaman patata. Otra palabra de origen quechua es “llama”;  los ibéricos llamaban a este animal “carnero de la tierra”, refiere la página digital BBC News.

Pero también algunas palabras españolas han sido asimiladas por el quechua, tal es el caso de los términos waca (de vaca) o burru (originalmente burro).

También existen  “variantes” de esta lengua nativa  en un mismo territorio. “Suena un poco diferente el quechua del sur de Potosí del quechua del centro de Cochabamba. Ahí radica la complejidad y a la vez lo más bonito del quechua ¿Por qué? Porque si bien tienen un tono diferente y varían un poco en la forma de expresar ciertas cosas, el tener algún conocimiento sobre esta lengua nos permite entender y comunicarnos con personas de gran parte de Latinoamérica, ampliar nuestra visión respecto de cada país. Enriquecer y cultivarnos culturalmente”, refiere Tikita Wara.

La creadora de Quechua-Chic también habla  inglés, portugués y aymara. Actualmente estudia chino, sabe que aprender idiomas es la llave para conocer otras culturas y sociedades. 

 

“Encaro un proyecto personal sobre la enseñanza de lenguas nativas como el quechua: se plantea promover crítica y reflexión de la cultura”.

Tikita Wara, comunicadora

 

El “retorno” del quechua en Perú
Milenials Los milennials son los principales promotores de la lengua, que con el nuevo Gobierno peruano se ha empezado a escuchar en el Congreso, refiere el periódico digital El País de España.
Decisión Durante la votación de investidura del Gabinete, el primer ministro Guido Bellido aclaró que no usó su lengua materna “con el propósito de hacer renegar a nadie, sino para integrar a todos los habitantes del Perú, sobre todo a los llamados pueblos originarios”. Lo hizo, dijo, en “homenaje” a muchos peruanos.
Millones La periodista y escritora Sonaly Tuesta (quien hace un par de décadas recorre el país documentando las costumbres y rituales fuera de la capital) destaca que casi cuatro millones de personas (14% de la población) hablan quechua en Perú, informa la página electrónica de El País.

 

Un portal digital y un libro en quechua
El quechua es la lengua nativa más importante de Bolivia que comunica a 1,4 millones de personas. No existen cifras actualizadas  al respecto, después del censo de 2012.
En el último tiempo hay más experiencias comunicacionales ligadas con el quechua; por ejemplo, la revista digital Yuyarinawanchikpaq  promueve el uso del habla natural del quechua a través de contenidos culturales propios en diferentes géneros literarios como el cuento, la poesía, la leyenda, el cómic y otros, según informó la página electrónica del periódico Los Tiempos, de Cochabamba. Esta publicación es realizada por y para hablantes de todas las variantes del quechua boliviano.
Cochabamba es uno de los departamentos más quechuaparlantes del país.
En 2019  hubo un aporte literario de gran valor. Se presentó una recopilación de cuentos tradicionales en quechua en los que el zorro es el protagonista . Se trata de narraciones  que aún se realizan en la población cochabambina  de Anzaldo. La propuesta es  de la  lingüista  Gladys Camacho Ríos y el libro se denomina ¡Kumpa Atuqmariqa!
“Quiero que el libro  sobrepase las fronteras bolivianas, alcanzando a la diáspora quechua y también a los  extranjeros que estudian la lengua”, dijo Camacho. Dicha obra  también fue presentada en Francia y Estados Unidos. Esa gestión, 2019,  se denominó Año Internacional de las Lenguas Indígenas.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

14
2