Sarah Andrea, la tiktokera que triunfa con la sátira y hace crítica social

Su video en el que cuestiona las idas y vueltas de los políticos gubernamentales respecto a la vacunación en El Alto fue vetado por haters.
miércoles, 12 de enero de 2022 · 05:00

Erick Ortega / La Paz

El humor es algo muy serio para Sarah Andrea Albarracín. Puede quedarse horas detrás de un guion en busca de las palabras exactas para robar sonrisas en sus videos de TikTok. Ella es una tiktokera cochabambina que ama la política y la sátira social. Reunió más de 146 mil seguidores en menos de un año de su llegada a esta red social. Además, cuenta con 3,8 millones de Me Gusta. Ahora apunta a llegar a Facebook.

En busca de un estilo 

Sarah Andrea aprendió a leer con las láminas educativas de presidentes de Bolivia. Le llamaban la atención los nombres y apellidos de los mandatarios y a veces reía cuando se imaginaba a un mandatario apellidado Toro… entonces era una niña.

Con el tiempo comenzó a leer la historia del país y quedó encandilada con los libros de Carlos D. Mesa y las obras de Marcelo Quiroga Santa Cruz. Luego descubrió la labor del periodista e historiador Mesa, cuando él hacía televisión junto con Mario Espinoza. Por entonces también era seguidora de Amalia Pando; pero quien fue un referente periodístico para ella es John Arandia. Así, cuando acabó el colegio decidió estudiar producción audiovisual en la Escuela Superior de Ciencia y Arte de Cochabamba.

Hasta que la retaron a crear un video en el cual ella tenía que explicar un concepto teórico de la comunicación social en un audiovisual corto… ese fue el origen de la tiktokera. Ante las cámaras se dividió en dos y comenzó a hacerse preguntas difíciles con respuestas lógicas y breves. Se supo graciosa.

Pero aún no se decidió por el TikTok, su meta fue ingresar a un elenco de aquellos que se dedican a divertir a la gente. Recuerda: “En Fico Show nunca me respondieron, en Zona de Humor otro elenco similar me preguntaron ‘¿sabes tocar un instrumento?’ y yo les dije que no sabía. En Eco Producciones hice un casting y les encantó”. En aquella prueba consiguió que todos acabaran riendo, incluso sus mismos competidores. Ella, que le encantaba hacer reír a la gente, se sintió dichosa; pero nunca la llamaron.

Desde aquel recuerdo han pasado tres años. Sólo quedan risas y agradecimiento porque por lo menos le permitieron probarse de que sí podía hacer algo divertido”. No sé si rechazar es la palabra correcta, pero  yo les dije ‘muchas gracias por todo’”.

El 15 de abril de 2020 se animó a ingresar a TikTok. Hizo uno y otro video hasta que encontró su estilo, aquel en el cual ella se interpelaba a sí misma y asumía distintos papeles. Ahí está la mamá orgullosa que habla de su divino retoño y el papá que habla del mismo hijo pero es más duro y divertido. O la persona que se vacuna contra el coronavirus y las explicaciones que les hace a los antivacunas. Y listo, hizo click con su público

Incomodidad

Uno de los videos más graciosos y controvertidos de Sarah es aquel que se denomina “Cómo arruinar la cena navideña antes”. En el pasado la pregunta que dividía la mesa de Noche Buena era “¿A quién le corresponde agarrarse el lote que tiene la abuela?” y ahora la duda en cuestión es “¿Oigan y para ustedes fue golpe o fue fraude?”. Los personajes que interpreta Sarah exponen sus razones que al ser tan radicales causan gracia, todo eso en 33 segundos.

Hay otros temas más polémicos. Por ejemplo, cuando cuestiona a los padres que no pagan las pensiones de sus hijos o las personas transexuales… aquella disputa reciente entre quienes se vacunan y aquellos que no. “Mi estilo es la crítica social como comedia. Sobre todo es la sátira, son situaciones cotidianas y cómicas”. Los temas políticos le sirven como caldo de cultivo.

A la hora de bromear suele ser como la lluvia que moja a todos. Sin embargo, llegó a incomodar a lo que ella pone entre comillas “pititas” y “masistas extremos” que se han visto fastidiados con sus sátiras audiovisuales.

La tiktoker cochabambina en el auditorio Rodolfo Illanes, del Ministerio de Justicia.
Foto: Sarah Andrea
El Ministerio de Justicia reconoció a la activista Sarah Andrea.
Foto: Sarah Andrea

Hacer bromas es un asunto serio, que incomoda. Recientemente publicó un video en el cual recuerda que cuando el Movimiento Al Socialismo estaba en la lucha por llegar a la presidencia cuestionaba la existencia del coronavirus en Bolivia; pero ahora pide a sus bases que se vacunen… este TikTok fue eliminado de la red social después de una serie de protestas digitales.

Ella lamenta esta situación que atenta contra su libertad de expresión. Piensa que tarde o temprano su cuenta será eliminada, por eso plantea migrar de red social. “Vamos a tener contenido exclusivo en Facebook. No voy a cambiar el formato el mensaje que me gusta dar: la crítica objetiva, el análisis y la sátira”.

La comunicadora fue parte de Radio Frecuencia Policial.
Foto: Sarah Andrea

Unión familiar

“Hay una carpeta donde me guardo mensajes que me mandan. Guardo comentarios de la gente que me dice que ve mis videos y los comparte con su familia. El mensaje más común que me cuentan que las personas con covid empezaron a seguirme porque yo les ayudaba a pasar el rato. Es muy gratificante saber que le gusta a la gente el trabajo que haces”, comenta Sarah.

Ella ya se tituló en producción audiovisual y actualmente sigue otras dos profesiones: derecho y comunicación social. Esta última gestión aprobó todas las materias de sus dos carreras (23). El año pasado fue jefa de comunicación de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas en la Universidad Mayor de San Simón. También hizo radio y, por si fuera poco, activismo por los derechos humanos.

Allí donde estuvo logró distinciones por su trabajo, pero lo que más la llena de satisfacción es cuando la detienen en la calle para decirle que la conocen por sus tiktoks.

Es consciente de que su mensaje no se pierde en el horizonte. Eso es lo que busca desde la universidad, hacer reír y cuestionar a la sociedad, a los políticos e incluso a los deportistas.

Recién tuvo tres ofertas laborales, pero tuvo que rechazarlas principalmente por sus estudios.  De momento su mensaje tiene llegada y las reacciones a sus videos oscilan entre  60 mil y 100 mil personas. “En cuatro o cinco años ya las redes sociales van a ser la plataforma normal, la cual hoy se ve como como complemento”, dice. Mientras se impone el reino de las redes sociales ella se va preparando, al año acaba sus dos carreras. Y también se saca tiempo para hacer dos o tres videos por día. Después de todo hay que reír… cuestionar  y buscarle un sentido, con humor, a la vida.

 

Cifras en la red
  • Seguidores Son 164 mil personas que siguen la cuenta de la tiktoker cochabambina Sarah Andrea.
  • Tiktok  Uno de sus videos más vistos es el que narra cómo se venden los vehículos en Estados Unidos y en Bolivia. Más de un millón y medio de Me Gusta tiene esa historia.
  • Frecuencia  Sarah Andrea suele hacer hasta tres videos por día. Sin embargo, le toma mucho tiempo la elaboración de los videos, a veces una media jornada.
  • Migración  Debido a constantes ataques que ha recibido su cuenta, ella analiza pasar su contenido a Facebook.

 


Cronembold, Doria Medina y Jhonny Fernández, tiktokers
 
En Bolivia el TikTok se ha convertido en una red social frecuentada por los políticos. Uno de los referentes más importantes es Mario Cronembold, que cuenta con 216 mil seguidores. Un video que subió a esta plataforma digital le costó el cargo de embajador de Bolivia en Paraguay, fue el 3 de noviembre del año pasado.

A pocos miles de distancia en seguidores está Samuel Doria Medina, quien cuenta con casi 215 mil personas que lo siguen. El líder opositor tiene videos graciosos en los cuales baila o hace deporte.

Más lejos se encuentra Jhonny Fernández, él está con 183 mil seguidores. El alcalde cruceño muestra una faceta distendida en esta red social.

Otros políticos nacionales, por ejemplo la alcaldesa Eva Copa, utilizan esta plataforma virtual para mostrar la gestión que hacen.

La plataforma social es también un espacio en los cuales se critica a los políticos y se hace activismo.

Es el caso de la española veinteañera Carla Galeote. Tiene 248 mil seguidores, a quienes diriamente les habla sobre derechos civiles, migraciones, mujer y educación.

En uno de sus recientes videos cuestiona a un joven homófobo machista misógino y que fomenta el machismo. También se estrella directamente contra la realeza.

Ella constantemente recibe amenazas pero no claudica y sigue en su trinchera.
La tiktokera en una campaña por derechos sexuales.
Foto: Sarah Andrea

 

 

Me cuentan que las personas con covid empezaron a seguirme (en TikTok) porque yo les ayudaba a pasar el rato

Sarah Andrea Albarracín

Mi estilo es la crítica social como comedia. Sobre todo me refiero a la sátira, son situaciones cotidianas y cómicas

Sarah Andrea Albarracín

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos