Luego de trabajar en tres continentes, Paola Virrueta echa raíces en EEUU entre premios y amor

La periodista estuvo en Coroico para hacer bendecir los aros de su boda con el italiano Stelvio Longo y se fueron al salar. Por su trabajo, Paola tiene cuatro Emmys y un premio en México.
lunes, 3 de enero de 2022 · 05:00

Ivone Juárez /  La Paz

La temperatura y la vegetación tropical de Coroico, en La Paz, compensaron hace un par de semanas los planes frustrados de boda que la periodista y presentadora de  Univisión (EEUU) Paola Virrueta y su esposo Stelvio Longo tenían para el  2020 en la Isla Holbok, de México. Se casaron en 2019 en el país del norte  y pensaban hacer bendecir sus aros  en 2020 en  playas caribeñas, pero la pandemia se interpuso y más bien los separó. Por las cuarentenas, ella se quedó en EEUU y él en Italia, donde nació.

Estuvieron separados más de año y medio, y el 2021 decidieron venir a Bolivia para reforzar su unión. Coroico fue el escenario de una boda discreta pero de ensueño, con Paola  envuelta en un vestido de novia diseñado por la israelí  Liz Martínez y maquillada por   Paola Romay.  La luna de miel la vivieron en el Salar de Uyuni, que deslumbró al esposo de la periodista.

La pareja  en el Salar de Uyuni, Potosí, Bolivia.

Pero Paola  tenía una razón más para volver a donde nació, quería estar con su familia después de haber enfrentado la pandemia, ella, su hermano y varios de sus sobrinos con resultados positivos. Estuvo tres años sin llegar a La Paz,  tiempo en el  que echó raíces en EEUU, después de haber pasado por al menos tres continentes trabajando. En ese país el sueño americano se le cumple por doble partida. Primero, porque hasta ahora logró  cuatro premios Emmys con Univisión, que se suman a un Premio Nacional de Periodismo de México que obtuvo en 2015 y, segundo,   porque se  estableció  con su esposo italiano en San Francisco.

Paola Virrueta  en el set donde presenta el noticiero de Univisión, en San Francisco. 
Foto: Facebook Paola Virrueta

Virrueta, que estudió en el Colegio Los Pinos y se graduó en comunicación social en la Universidad Católica Boliviana,   tiene una llamativa hoja de vida por su formación y trabajos que realizó. Estuvo  en Medio Oriente, el Caribe, África y Norteamérica. Esto, sin contar que ingresó a los medios de comunicación muy joven. En el primer semestre de su carrera trabajó en la  radio FM 97. Después ingresó a la televisión con el programa juvenil Acceso y al poco tiempo se convirtió en presentadora de noticias, primero  en el canal estatal y luego en Red Uno.

La periodista  en  sus años  de trabajo en la radio, en Bolivia.

Paola Virrueta conversó con Página Siete a  horas  de regresar a EEUU y reincorporarse como presentadora del noticiero de Univisión en San Francisco,  California. Esta es la charla con la paceña.

¿Después de cuánto tiempo volvió a La Paz?

Paola y Stelvio  después  de la bendición de sus aros, en Coroico. 
Foto: David Illanes

Después de tres años. Quería pasar Navidad con mi familia, me hacía falta, y con mi esposo decidimos hacer  una bendición de nuestros aros en Coroico. Queríamos algo muy íntimo en Bolivia y buscamos un lugar cálido. Nos casamos y volvimos a La Paz a pasar la Navidad, luego nos fuimos al Salar de Uyuni. Quería que mi esposo conociera el salar y quedó fascinado. Ya estuvimos una vez en Bolivia y lo llevé a la Amazonia. Me encantó lo que me dijo la última noche que estuvimos en el salar, que las dos veces  en su vida  que vio el cielo más lindo se dieron  en Bolivia: uno en la Amazonia y otro en el salar. Con eso me llenó el corazón de orgullo boliviano.

¿Dónde conoció a su esposo?

Paola Virrueta  y su esposo Stelvio Longo.
Foto: David Illanes

En México, donde yo viví más de seis años. Él tenía tres años en el país. Nos conocimos una noche, en un bar, comenzamos a platicar, frecuentarnos y poco a poco comenzamos a formalizar la relación; ya tenemos cuatro años juntos. Ahora vivimos en California. Él es ingeniero, se dedica a la construcción e instalación de parques de energía eólica y todo lo que tiene que ver con energía renovable.

¿Realizada fuera de Bolivia?

Creo que logré varias de mis metas y el encontrar una persona que me acompañe de la mano,  sea mi apoyo incondicional me hace sentir feliz y agradecida con la vida.

En 2019 recibió dos  Emmy ¿cómo le fue después?

 Al año siguiente (2020) recibí otros dos premios Emmy, hasta ahora cuento con cuatro. De los dos últimos reconocimientos, uno es por un programa especial dedicado a la pandemia y el otro por la cobertura completa durante la enfermedad. Estoy contenta porque en Univisión tenemos un equipo de grandes profesionales, del que aprendo todos los días.

La reportera en una de sus coberturas periodísticas.
Foto: Facebook Paola Virrueta

¿Cuál fue la diferencia de ese trabajo para ser premiado?

 Para nosotros, en Univisión, el reto fue realizar un periodismo humano. Además de la catástrofe, lo que intentamos fue dar soluciones a las personas, sobre todo a los latinos; informarles dónde podían encontrar hospitales, pruebas, alimento gratis y ayuda. Fue gratificante  en medio de la pandemia  hacer el periodismo más humano que hice en mi carrera.

¿Qué momentos de esos la conmueven hasta hoy?

Hay muchos, pero uno me pegó bastante, también en lo personal, y fue dar la noticia del cierre de fronteras, en ese momento mi esposo estaba en Europa. Terminé de dar el noticiero, me senté en mi escritorio y asumí que pasarían meses sin verlo y así fue.

¿Cómo fue la situación de los latinos en la pandemia?

Sobrevivieron. Se dieron modos para salir adelante, pese a que la mayoría trabaja en el sector turismo, el más afectado por la pandemia. Realmente el latino en EEUU  nunca se quedará con los brazos cruzados, esperando que algo suceda; siempre sabe qué hacer y cómo hacerlo.

¿Cómo llegó  a EEUU?

Estoy dos años y medio y llegué de curiosa, buscando opciones. Me iba muy bien en México, estaba feliz, pero me entró la curiosidad y surgió esta opción en San Francisco. Cuando tuve la entrevista con los directores  de Univisión fue una química muy rápida, gente maravillosa, y en ese sentido todo se dio muy rápido. Lo que fue lento fue el trámite de mi visa de trabajo, pero tuve paciencia.

¿Por qué salió de Bolivia?

Por curiosidad, para estudiar. Primero salí a Israel, luego a San Vicente de  las Granadinas, una isla del Caribe, después a Mozambique. Luego fui a México, donde estuve más de seis años y todo se dio muy bien,  pero al final uno siempre quiere crecer, y el siguiente paso fue EEUU.

¿Qué hizo es esos lugares?

En Israel hice un curso de periodismo en zona de conflicto, muy enfocado al mensaje de paz. En San Vicente de las Granadinas hice comunicación para el desarrollo y en Monzambique trabaje para una ONG, era la encargada de prensa. Trabajé en una aldea donde cortaban el servicio eléctrico de viernes a lunes. Era una zona donde no había casi nada cerca de nosotros. Es una experiencia que siempre recordaré. En mi tiempo libre di charlas de sexualidad a jóvenes.

¿Qué le dejaron esos trabajos?

La posibilidad de ver todas esas realidades me ayudó a intentar ponerme siempre en el lugar de las personas y tratar de ser una mejor periodista.

¿Cómo logró esas oportunidades?

La mayoría fueron becas, pero diría que lo primero fue la curiosidad. ¿Cómo lo hice? No me quedé sentada en el sofá, esperando que las cosas se dieran. No  es fácil, moverse de  un país a otro, cuesta, porque te acostumbras a un lugar y tienes que volver a empezar, pero es maravilloso. Siempre supe que quería estudiar, trabajar afuera, y me tocó hacerlo sola, encontrar las oportunidades.

¿Qué hizo en México?

Primero trabajé en el Excélsior Tv, en un noticiero de 20:00 a 21:00. Luego en un programa de entrevistas con el que junto a tres compañeras ganamos el Premio Nacional de Periodismo 2015.

¿Cómo llegó al Excélsior? ¿Alguna recomendación?

No, como decía, me tocó hacerlo muy solita, nadie me dio una mano; lo que me tocó fue mandar currículum, demos y presentarme, todo con la fortuna de que me abrieron las puertas muchos canales, como Azteca, Televisa y el Excélsior, que en ese momento se acomodaba a lo que yo quería. Luego trabajé en Imagen Televisión, y me invitaron a hacer el noticiero central de la noche con Ciro Gómez Leyva, un periodista muy reconocido. De hacer televisión en la ciudad de México para 20 millones de habitantes pasé a hacer un noticiero para 130 millones de personas; fue un reto inmenso.

¿Qué le ofreció Excélsior?

Siempre fui presentadora de noticias, pero también  periodista y quería seguir siéndolo, informando lo que fuera útil para la sociedad.

¿Cuál es el objetivo de ese periodismo útil?

No puedo dar un nombre a ese periodismo, pero se enfoca en lo que es útil para el televidente. Si tiene que conocer los hechos, es útil que sepa qué hacer si llega a esa situación; es darle soluciones, opciones. ¿Sabes? esos detalles a veces se nos pasan por tener la primicia, creo que es bueno recordar por qué hacemos periodismo.

Muchos  sueñan con lo que  usted logró, ¿qué les  conseja?

Que sean curiosos y busquen sus propias recetas de triunfo. No piensen que es imposible, y si alguien les dice que no, que están locos, que no lo lograrán, cierren los ojos y sigan buscando, con empeño y dedicación.

¿Cómo le fue el 2021?

Fue un año complejo por la pandemia, pero en lo personal pude reencontrarme con mi esposo y la vida volvió a ser entretenida y divertida; también pude  volver a ver a mi familia, así que cerré el 2021 feliz y agradecida.

¿Planes para el 2022?

La pandemia nos trajo muchas enseñanzas y entre ellas la de hacer las cosas paso a paso.

¿Cómo lo hice? No me quedé sentada en el sofá esperando que las cosas se dieran. No  es fácil, moverse de  un país a otro, cuesta empezar, pero es maravilloso

Si bien es útil que el televidente conozca los hechos,  por más crudos que sean, también necesita saber qué hacer si pasan por esa situación; es darle soluciones

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos