Anita Tapia une sus dos pasiones: televisión y cocina

La mujer de pollera lleva 14 años en las pantallas de televisión. Recién le dijo adiós a la red ATB y volvió a su primer programa, El Gustito Boliviano, en RTP.
martes, 4 de enero de 2022 · 05:00

Erick Ortega / La Paz 

Es imposible decirle Ana…, ella es simplemente Anita. El carisma con el que se relaciona con las personas y la sonrisa que está pegada a su rostro hacen que sea difícil tratar sin un toque de cariño y estima a esta mujer de pollera que ama el periodismo y la gastronomía.

Apellida Tapia Arce y nació hace 36 años en la ciudad de La Paz. En la actualidad, es parte del programa El Gustito Boliviano, que se transmite por Radio Televisión Popular (RTP), hasta hace poco estuvo en la red ATB.

Vivir corriendo

Ella es vecina de Villa Adela, en El Alto, y hace muchos años que trabaja en la ciudad de La Paz. Por eso su vida está partida entre las dos urbes. Se ha convertido en casera de Mi Teleférico a la hora del traslado y de ahí va corriendo a sus citas laborales.

La paceña cuenta algo de su vida. “Ninguno de mi familia ha tenido la posibilidad de estar en medios de comunicación y soy la primera en incursionar en este ámbito. Por otro lado, desde siempre me encanta mucho la cocina y todo ese mundo, mis abuelos son panificadores y les he heredado su pasión por el oficio; años atrás, entré a cursos de repostería  y cocina, era cuando estaba en la universidad”.

Anita estudió Trabajo Social en la Universidad Mayor de San Andrés y unos 14 años atrás se enteró de un casting para ingresar a un programa de cocina. Fue, hizo la prueba y los evaluadores se enamoraron de su habilidad para desenvolverse dentro de un set televisivo.

Es multifacética y capaz de hacer más de dos cosas a la vez. Mientras le maquillan, ella cuenta sobre sus inicios.

Calcula que tenía 22 años en su primer programa y confiesa que nunca fue buena para las matemáticas. En su estreno, le mareaba la voz en off que interactuaba con ella, pero acabó sin novedad su programa. Y le preguntaron en qué medios había estado antes.

Ayer, casualidades de la vida, volvió a aquel primer programa donde comenzó su carrera en la televisión: El Gustito Boliviano, en Radio Televisión Popular.

Cuenta que durante un tiempo en el programa se vistió con traje gitano y estuvo por el canal 57 del padre Sebastián Obermaier, Canal 47 de Verónica Palenque y Canal 13 Universitario.

Dos años y medio atrás, su vida dio un giro cuando la llamaron de ATB para ser parte de la Revista en la mañana. Y poco después le dijeron que iba a formar parte del equipo de prensa. Tenía que salir a la calle y buscar información, algo que era totalmente nuevo para la paceña que se dedicó al entretenimiento en los medios.

Anita juguetea con su excompañera de trabajo Sandra Alcázar.

“Estuve dos años y medio en ATB y ha sido una bonita experiencia, me gustó y aprendí. Me han enseñado para que yo haga ese trabajo que al principio era complicado. Por cosas políticas y debido a la coyuntura de ese entonces, ATB El Alto cerró y entonces ya no he podido realizar el trabajo que hacía, me pusieron en el área de entretenimiento, que es mi fuerte”.

Mientras habla ya está casi lista para salir en cámaras. Las dos maquilladoras recorren su rostro con pinceles hasta obtener una piel que no se vaya a estropear con la luz de las cámaras.

El momento del maquillaje de la presentadora de televisión.

Emprendimiento vence a racismo

Confiesa que el cambio de un canal a otro es una nueva oportunidad para ella. Es el reencontrarse con su primer público y aquel que le es fiel con el paso del tiempo. “Creo que RTP tiene mucha historia, en las redes sociales había televidentes que me decían que estaba yendo al canal del pueblo, ese es el concepto puntual de lo que es RTP, el canal del pueblo”.

Radio Televisión Popular (RTP) fue el medio de comunicación donde brilló la revolucionaria Remedios Loza, mujer de pollera que también conquistó espacios políticos en el país. Y aunque hoy en día el racismo y la discriminación ya son castigados por las leyes nacionales, no han sido eliminados de la sociedad.

Anita confiesa que más de una vez en Santa Cruz sintió la mirada despectiva de algunas personas hacia ella y sus polleras; también en Cochabamba le pasó algo parecido…, pero fueron momentos muy puntuales que no destiñen el cariño que ella siente por estos dos departamentos. “Me encanta la idea de ver a varias cholitas nuevas en el medio. No sólo en medios grandes de comunicación, también están en las redes sociales”, sentencia.

Por lo general su carisma le gana a las adversidades del racismo. Ella, además de ser parte de El Gustito Boliviano, suele ser contratada como maestra de ceremonias. Estuvo ya cantando los números de la suerte en la Lotería. “Ese trabajo me encanta por la emoción que le pongo al público y la emoción que me hacen sentir a mí. También he trabajado presentando grupos, empresas privadas”.

Luce un traje llamativo fucsia con un sombrero café. Gracias al maquillaje, el rostro no le brilla, pero tampoco se pierde el fulgor de su sonrisa.

No tiene nada de nervios, juega con sus compañeras de trabajo, con quienes va a salir al set televisivo. Todas son alegres y espontáneas…, quizás ese sea el secreto de la buena relación que tienen durante el programa.

Hay más. Anita también es emprendedora. Cuenta: “Tengo una microempresa, les recuerdo que vengo de una familia panificadora que hace masitas, pasteles empanadas, conitos, rollos y de eso se encarga mi esposo más que todo”. Su familia más cercana la completa su hijo de 15 años.

La mujer de pollera, además de periodista, maestra de ceremonias y emprendedora, es una amante de las redes sociales. Maneja una activa cuenta de Facebook y siempre que puede sube videos a TikTok, donde tiene miles de seguidores.

Se toma fotos para este reportaje y no tiene ningún problema para modelar, lo hace con delicadeza…, como la Anita que es.

La presentadora de televisión poco antes de entrar a su programa.

Remedios Loza marcó el camino

Remedios Loza ingresó a las páginas de la historia de Bolivia debido a que se convirtió en la primera mujer de pollera que ingresó al parlamento. Pero no sólo eso. Ella fue de las primeras comunicadoras de pollera del país.
Loza, en su juventud y antes de entrar en la política, se dedicó al diseño y confección de mantas y polleras, era una artesana de Alasitas.

Aproximadamente en 1969, hizo su primera incursión a la radio. Al principio contó acerca de su trabajo artesanal y luego ya fue conductora del programa radial Sabor a Tierra, de radio Illimani y conducido por Carlos Palenque.

Sin embargo, su papel protagónico en la televisión fue con el programa La voz del pueblo. Allí su cercanía con la gente era mayor, escuchaba y cuando podía daba solución a los problemas de quienes iban a la naciente Radio Televisión Popular.

En 2002 finalizó la gestión parlamentaria de Loza y también la carrera política de la Comadre de la Tribuna del Pueblo, pero no se alejó de la comunicación. Creó el Sistema de Comunicaciones Andina, donde continuó conduciendo un programa similar a La Tribuna Libre.

Luego de Remedios, se hizo más frecuente la presencia de personajes de pollera en los medios de comunicación.
Entre las más conocidas, están Bertha Acarapi, Inés Quispe y la Justa.

Sombreros borsalinos, mantas y algunas joyas son parte de su estilo en las pantallas.
 

 

RTP tiene mucha historia (…), me decían que estaba yendo al canal del pueblo, ese es el concepto puntual de lo que es RTP”.

Anita Tapia

Me encanta la idea de ver a varias cholitas nuevas en el medio. No sólo en medios grandes, también están en las redes sociales”.

Anita Tapia

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos