Abecor está en Santa Cruz de la Sierra y se muestra Terrenal

El paceño, de padres potosinos, es un exponente de diversas formas artísticas, su faceta de caricaturista es la más conocida y la que le dio tres premios nacionales.

Gente & Lugares
Por 
La Paz - jueves, 23 de junio de 2022 - 5:00

Armado de un lápiz y con mucha creatividad, Abel Bellido Córdova convirtió una pasión suya en un oficio que hoy en día le permite vivir y, sobre todo, expresarse artísticamente. Con sus trazos él logra incomodar al poder, aquello le costó amenazas y señalamientos. A pesar de todo, no deja de tajar el lápiz para seguir con su labor.

El artista paceño se encuentra estos días en Santa Cruz de la Sierra, en el mismo centro de la capital cruceña en la galería de arte Manzana Uno. Allí presenta su obra Terrenal, la cual es un grito por los derechos humanos y en especial se estrella contra la doble moral en la sociedad y especialmente en las autoridades. La muestra artística se estrena hoy.

Pasión por el arte o el arte de la pasión

Abel Bellido Córdova es más conocido como Abecor, pues así firma en una esquina de sus obras que a diario presenta en Página Siete. Él es un artista plástico, caricaturista, ilustrador, pintor, escultor y director de arte que nació en la ciudad de La Paz. Estudió en el colegio San Luis y de ahí pasó a la carrera de Artes de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA).

Cuenta que es hijo de padres potosinos y que tiene en la música a otra de sus pasiones que le encanta realizar.

Es uno de los personajes fundadores de Página Siete y ya lleva más de dos décadas siendo caricaturista.

Su trabajo es reconocido en el ámbito nacional e internacional y logró cosechar premios y reconocimientos. También fue invitado a diversos espacios, foros y talleres en Bolivia y fuera de las fronteras. Obtuvo el Premio Nacional de Periodismo, categoría Caricatura, en tres versiones: 2012, 2015 y 2018, este galardón es otorgado por la Asociación de Periodistas de Bolivia.

Su faceta artística tiene diferentes rostros. Participó en exposiciones, en proyectos audiovisuales como director de arte. Como escultor suele exponer sus obras en La Paz, Potosí, Santa Cruz, Tarija y Cochabamba. “Desde muy pequeño siempre disfruté de hacer arte. Comencé siguiendo e imitando todo lo que hacía mi papá, quien era arquitecto y artista”, explica el hombre que es ganador del Premio Único en Escultura, del Concurso Nacional de Artes Plásticas 14 de septiembre Cochabamba (2004).

La música es su pasión y confiesa que tiene un gusto muy variado, “mayormente escucho música de Illapu, Savia Nueva, Sobrevigencia, Vicentico, Queen, Michael Jackson y otros artistas”. Y al elegir un libro de su preferencia, el opta por La lujuria de vivir, de Irving Stone.

Molestar al poder

Hacer caricaturas no es un oficio sencillo. El miércoles 7 de enero de 2015 fueron asesinadas 12 personas, incluidos ocho periodistas y caricaturistas de Charlie Hebdo, en París. Se trata de uno de los ataques mortíferos más duros contra el trabajo de los comunicadores. Dos hombres mataron a tiros al personal de la revista, incluido el editor Stéphane Charbonnier. Aquel ataque se dio en represalia por sus representaciones satíricas del profeta Mahoma, rememora un informe del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ).

En Bolivia, las autoridades nacionales se sintieron incomodadas por Abecor.

En abril de 2020, Abel fue amedrentado de forma anónima. “Abel ha sido no sólo insultado, sino amenazado de muerte en mensajes privados y públicos por personas que no se identifican y que pretenden acallarlo”, menciona la misiva del 27 de abril de aquel año.

La carta fue firmada por la entonces directora del medio, Isabel Mercado, a quien fuera ministro de Gobierno Arturo Murillo.

La nota señala: “No teniendo otras vías para proteger el trabajo de la prensa, acudo a Ud. para pedir garantías”.

Por entonces, el artista cuestionó la lucha contra la pandemia que se realizó en la gestión de Jeanine Añez.

Aquella vez, el artista indicó que lo único que le quedaba era seguir tajando el lápiz. “Tajar el lápiz tiene este significado: es seguir adelante a pesar de todo no dejar de dibujar”.

Las amenazas contra Abecor continúan en el último tiempo, esta vez desde otro frente.

Luego de que el caricaturista trazó imágenes del procurador Wilfredo Chávez y éste convirtió a este medio escrito en papel higiénico... en sus redes sociales.

Pero no sólo se trató de una burla, que fue muy cuestionada por gremios de prensa, sino que también hubo amedrentamientos anónimos en contra del artista paceño.

“La libertad de expresión siempre está en la cuerda floja, pero la defensa de ella es vida para un equilibrio en lo social”, menciona.

No se anima a elegir una pieza preferida, pero tampoco se arrepiente de haberlas hecho. “En algún momento vuelvo a analizarlas y en ocasiones lo que quise decir con la caricatura se interpreta de otra manera”, dice. Parar, mucho menos por miedo, no está en sus planes... no le gusta la hoja en blanco.

“En algún momento vuelvo a analizarlas y en ocasiones lo que quise decir con la caricatura se interpreta de otra manera”.
Abecor
12
Años
Lleva Abecor trabajando en este diaro. Es un fundador de Página Siete.
“Tajar el lápiz tiene este significado: es seguir adelante a pesar de todo (amenazas) no dejar de dibujar (caricaturas).
Abecor
“La libertad de expresion siempre está en la cuerda floja, pero la defensa de ella es vida para un equilibrio en lo social”.
Abecor
HOJA
DE V ID A
Abel Bellido Córdova
Nacimiento Ciudad de La Paz.

La presentación en Santa Cruz

Esta jornada se estrena la muestra Terrenal, de Abecor, en Santa Cruz de la Sierra. El espacio en el que se difundirán sus obras es la galería de arte Manzana Uno, en el centro histórico cruceño.

Allí no sólo estarán las caricaturas del artista paceño, también se expondrán sus esculturas en cerámica y técnicas mixtas. Abel Bellido Córdova refiere que sus esculturas tienen un contenido social. Esta exposición está titulada como Terrenal.

Según información oficial de los organizadores, Abecor inicia la muestra a través de la caricatura con una visión sobre la situación actual. “Muestra que los derechos quedan en teoría y dejan de serlo en la práctica, cuando se tiene un discurso que muestra una doble moral, que no son consecuentes con las acciones o en la búsqueda de una equidad e igualdad se genera una defensa de anti-derechos que termina siendo normalizada como sociedad en diferentes aspectos. Es así también que a través de la escultura muestra cómo el ser humano termina, en su necesidad de encajar en una sociedad corrupta, corrompible, cobarde e hipócrita, poniéndose máscaras, sonriendo cuando no lo siente, llorando cuando manipula, aparentando cuando no tiene”.

Aunque las obras tienen un carácter de denuncia, también hay espacio para la esperanza porque hay quienes se mantienen genuinos, los que siguen mirando esperanzados por algo más. Son más terrenales.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

OTRAS NOTICIAS