Aviónica, un proyecto de rock, pop boliviano que traspasó fronteras

Sus videoclips aparecieron en MTV, tuvo presentaciones en diferentes ciudades del mundo y empezó trabajando en los estudios musicales de Emilio y Gloria Estefan. Sueña con tocar en el Teatro Municipal.

Gente & Lugares
Por 
Estados Unidos - viernes, 22 de julio de 2022 - 5:00

Cuando José Mrochek eligió su camino en la música, obedeció a una voz. Una que le dijo que aquello estaba bien, que podría no ser lo más rentable, pero que no hay mejor pago que hacer lo que uno ama. Esa voz fue el punto de arranque. Él mismo se convenció de haber tomado una decisión correcta y el tiempo, después, le dio la razón.

Luego de viajes, trabajo, pedidos de apoyo, horas de ensayo, trabajo y más trabajo vio que no se había equivocado. El proyecto de José es Aviónica, grupo del género rock y pop que logró colaboraciones con artistas como Tommy Torres, Francisca Valenzuela, y Vale y Andrea Echeverri, de Aterciopelados.

Han pasado muchos años desde que un José viviendo en Bolivia leyó una noticia sobre el extinto Lloyd Aéreo Boliviano.

“Se quedaron sin gasolina y dejó de funcionar la aviónica del avión. Me sonó a buen nombre de banda”, cuenta sobre el motivo del nombre que tiene como solista.

José Mrochek es un buen hijo de Cochabamba. Su corazón se inclina por Wilstermann, su paladar es complacido con un buen silpancho y si se trata de mascotas prefiere a los perros. Y como buen cochabambino ha migrado y tenido éxito fuera, aunque le gusta aclarar que el sueño dorado de la visa no es real sin pensar en mucho esfuerzo, más del imaginado.

“Comencé en la música tocando piano a mis 11 años porque mis papás querían que sea concertista. A mis 15 fue que descubrí mi habilidad para hacer melodías y escribí mi primera canción. También tuve mi primera banda de rock. Tocaba teclados electrónicos y me fui alejando del piano. Al salir del colegio me aceptaron en una universidad de ingeniería en sonido en Estados Unidos”, recuerda.

Cuando José se graduó consiguió un trabajo. Todo pasó muy de prisa. Como se dice en muchos lugares, en ese sitio tuvo que pagar derecho de piso. “Levantaba cables y hacía pedidos de comida”. Pero en los estudios de Emilio y Gloria Estefan, en Miami, los reconocidos y gigantes de la música, José aprendió mucho más de lo que imaginaba y esperaba. Entre sus tareas técnicas y correteos haciendo mandados conoció a los productores y músicos con los que hoy trabaja para su música.

Rock y pop hasta el final

“El rock y pop es la música que más escuchaba en mi casa porque ésa es la música que le gustaba a mi hermano mayor. Es hasta el día de hoy el único género musical que escucho. Mi objetivo siempre fue el de expresarme por medio del rock y pop, y hacer canciones que me gustaría escuchar a mí”, explica el artista.

Con las primeras composiciones y él como su primer crítico decidió que no sólo se trataba de aportar con nuevos discos sino de ser un artista representativo de Bolivia.

José buscó conectarse con otros países y conectarse con el público al que considera más cercano. Algo que sí lo tenía inquieto era cómo hacer música para miles sin ser uno más de miles que lo intentan.

“El bonus plus de Aviónica es que tiene un sonido propio. Creo que cualquier persona que conozca mis canciones y el timbre de mi voz puede reconocer una canción mía a primera escucha. Eso no es fácil de lograr, ya que hay tantos artistas que suenan a otros mil artistas. Siempre me enfoqué en no seguir a nadie aunque, obvio, tengo influencias y se notan”, reflexiona.

Obstáculos superados

En conversación con Página Siete, la voz de José tiene unos saltos que coinciden con los temas que expone. Un volumen más alto cuando habla de sus seres queridos y otro más mesurado a la pregunta de ¿Por qué elegir este camino si es tan difícil?

“He afrontado muchos obstáculos pero creo que el más difícil fue conmigo mismo. El llegar a creer realmente en mis canciones y que mis sueños como artista pudieran dejar de ser sueños algún día”, dice.

Si pudiera ir en el tiempo, él volvería por el mismo camino pero con más confianza. Como quien se lanza al vacío a sabiendas de que una cuerda lo sujeta y que todo irá bien.

La sabiduría que hoy tiene hace que él recomiende a los más jóvenes una sola cosa: confiar. Y es que ningún proyecto puede salir tan mal como aquel que no se intenta.

Una segunda sugerencia que hace es aprender a diversificar los ingresos económicos y ver las estrategias para que la pasión artística sea posible.

“A corto plazo quiero seguir promocionando mi nuevo disco Lo mejor que me pasó y estoy apuntando a hacer un concierto en La Paz antes de fin año. Espero que lo hagamos en el Teatro Municipal, siempre quise tocar ahí. También voy a grabar un disco en vivo y quiero lanzar un compilado de algunas canciones que hice con otros artistas”, sueña en voz alta.

¿Se vive de la música?

“La música es rentable a veces pero otras veces, no; lo que no tiene precio es lo lindo que se siente cuando te conectas con otras personas con la música. En Bolivia siento que he logrado mucho más de lo que pensé. Llenamos teatros en todas las ciudades en la última gira que hicimos antes de la pandemia y fue un gran logro, honor y hasta cierta forma sorpresa porque no sabía cuánta gente realmente escuchaba mi música. Hice colaboraciones con artistas enormes y creo que eso nos abre una ventana a los que hacemos rock en Bolivia también”, explica.

Para Aviónica, que es José, no se trata de lograr la fama sino el éxito, ambos conceptos no son lo mismo. Lo explica con una imagen. Un artista tocando en un salón ante pocas personas puede ser exitoso, pero cuando aparece en la televisión es cuando la gente valida sus logros.

“No soy el artista más conocido en Bolivia, pero tampoco pretendo serlo. Sólo quiero seguir haciendo canciones para mis fans. Es por ellos que hago lo que hago y espero que sigan viniendo a mis conciertos a cantar conmigo”, expresa el artista.

Aviónica tuvo un punto alto y con métricas envidiables con el tema “Ojos de miel”.

El tema cuenta con la participación de Andrea Chavarría, integrante de Aterciopelados. MTV, canal especializado en música, CNN, medio internacional, y muchos más lo buscaron para escudriñar la carrera del artista.

Los entrañables

Aviónica es José, pero José es un mundo de personas que están detrás de cada presentación que hace. “Diana es mi mánager, y Sebastián y Cacho los dos productores con los que trabajo”, cuenta y apunta con letras doradas y en mayúsculas sus nombres por haberlo acompañado desde los pasos más dificiles.

Los entrañables para José son muchas personas y no escatima en nombrarlos uno a uno para concluir después con: “Son un gran soporte”.

Son pocos los artistas bolivianos que han pasado las fronteras musicales en una industria cada vez más exigente. Con esfuerzo y persistencia Aviónica, José, lo está logrando.

“He afrontado muchos obstáculos, pero creo que el más difícil fue conmigo mismo. El creer realmente en mis canciones, en mí y en mis sueños para que se hagan realidad”.
“Quiero seguir promocionando mi nuevo disco Lo mejor que me pasó y estoy apuntando a hacer un concierto. Espero que lo hagamos en el Teatro Municipal, siempre quise tocar ahí”.
“ No soy el artista más conocido en Bolivia , pero tampoco pretendo. Sólo quiero seguir haciendo para mis fans y espero que sigan cantando conmigo siempre”.
AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

OTRAS NOTICIAS