Cuidando las canchas del Golf, Martha Mamani y Teresa Zárate se hicieron golfistas profesionales

Las golfistas nacieron en Inquisivi y trabajan en La Paz Golf Club desde hace más de 30 años, tiempo en el que también aprendieron a jugar golf. El profesor Jiménez las profesionalizó.

Gente & Lugares
Ivone Juárez
Por 
La Paz - domingo, 24 de julio de 2022 - 5:00

Elegantes y brillantes. Así aparecen a las 14:00 Martha Mamani y Teresa Zárate en el campo del hoyo 1 de Golf de La Paz. Llevan unas polleras abultadas, sus sombreros borsalinos y las trenzas perfectamente peinadas, adornadas con unas tullmas negras. En vez de las ballerinas que usan tradicionalmente las mujeres de pollera, ellas calzan unas zapatillas de golf.

$!Teresa Zárate y Martha Mamani sonrientes en medio del Golf.

Teresa jala un carrito, en el que carga sus palos reglamentarios de golf. Martha lleva los suyos en la mano derecha.

Caminamos unos metros, pasamos por el hoyo 2 y en el hoyo 3 están listas para mostrar a Página Siete el dominio que tienen del deporte que aprendieron hace casi 30 años, mientras trabajaban en el mantenimiento de las 52 hectáreas del campo de La Paz Golf Club. El profesor paraguayo Ángel Jiménez les enseñó todas las reglas y las convirtió en golfistas profesionales, que más de una vez se midieron en campeonatos internos del Golf.

Cada una saca su tee, un pequeño soporte que plantan sobre el green, como se llama al césped tupido de la cancha de golf, y colocan encima la pequeña pelota. Eligen el palo adecuado, se preparan para el swing (movimiento para golpear la pelota) y dan el tee de salida con el driver, el palo para el primer golpe.

$!Teresa Zárate saluda auno de los miembros deLa Paz Golf Club.

El movimiento de las polleras de las golfistas que viene con el swing le da seguramente un encanto único al golf en La Paz, a más de 3.600 msnm.

“Veía jugar y me gustaba, hasta ahora me gusta muchísimo, por eso cuando las señoras del club nos invitaron a jugar, aceptamos. Dos campeonatos jugamos con ellas. Por la pandemia ya no estamos participando”, dice Teresa Mamani. Tiene 55 años, cinco hijos y juega golf prácticamente desde los 20, cuando llegó a trabajar al Club de Golf de Mallasilla. “Veíamos cómo los varones que trabajaban con nosotras jugaban, aprendían todo lo que veían de los jugadores. Éramos cuatro mujeres y ellos siempre nos animaron a jugar, nos apoyaron. Las señoras del club, Verónica, Mónica y Cecilia, también no apoyaron. En 1997 jugamos uno de los campeonatos. Nos fue bien, había premios”, añade Martha Quispe. Ella tiene 50 años y dos hijos.

Sólo quedan las dos de aquel equipo de golf de cuatro cholitas que tuvo La Paz Golf Club. Andrea Quispe y Martha Mamani se jubilaron y dejaron ese hermoso campo verde incrustado en un cañadón y que tiene como fondo el Illimani.

Desde Inquisivi

$!Las jugadoras en mediodel hermoso paisaje delLa Paz Golf Club

Martha y Teresa nacieron en dos comunidades diferentes de la provincia Inquisivi de La Paz, pero sus destinos estaban unidos. Primero por su trabajo en el Golf y luego por la pasión por el deporte. Fueron contratadas al mismo tiempo para, junto a otros trabajadores, encargarse del mantenimiento del campo.
Entonces Martha tenía 15 años y Teresa 20.

“En el Golf trabajaba mucha gente de Inquisivi porque el ingeniero Morales, que llegó a la provincia, nos fue recomendando”, explica Teresa.

La mujer recuerda su primer día de trabajo y la impresión que se llevó al ver que la “cancha” que le dijeron que tenía que ayudar a mantener impecable tenía una extensión de más de 50 hectáreas.

“Escuchaba decir que había que limpiar una cancha, que un día se hacía una cosa y al día siguiente otra, y dentro de mí pensaba ¿cómo no se va a poder limpiar una cancha en un día? Cuando vine a trabajar, vi que era una cancha gigante”, cuenta y estalla en una risa que contagia a su amiga Martha. Las dos se ríen y siguen recordando su vida en el campo de golf. Es el primer y único trabajo que tuvieron.

“Cuando llegué, el jefe me dijo: ‘Mirá esta plantita, la tienes que cuidar, si no crece, te descontaré de tu sueldo’. Cuidé la plantita que se volvió un árbol”, dice Martha. Mira a su amiga y vuelven a reír a
carcajadas.

El profesor Jiménez

Estas dos cholitas, junto a Andrea Quispe y Martha Mamani, ya eran jugadoras de golf que participaban en torneos internos de La Paz Golf Club, hasta que llegó el profesor Ángel Jiménez, el golfista paraguayo, que las profesionalizó.

“Nos veía jugar y nos decía: ‘¡Chicas! Vengan, siéntese aquí’. Y nos explicaba lo técnico. Éramos jovencitas. Ya no tengo su número de teléfono, quisiera mandarle un saludo”, dice Teresa embargada de agradecimiento.

$!La golfista Martha Mamani seprepara para su tee de salida enel campo de Golf de La Paz.

Martha también se emociona al hablar del golfista. “Ese miedo que teníamos las mujeres de pollera él me ayudó a vencer para jugar golf. ¡Gracias profesor Ángel!”, expresa.

“¡En todo tenemos que participar, tenemos que ser valientes!”, afirma Teresa.

“¡Sí, tenemos que llegar a todos los torneos!”, replica Martha.

“Este es un deporte de mucha paciencia. No hay que renegar porque peor sale el tiro; hay que jugar con calma”, recomienda Teresa antes de ponerse de pie y dar por terminada la entrevista.

Pasan unos minutos de las 15:00 y junto a su compañera de trabajo, de vida y de juego tiene que volver a su rutina en La Paz Golf Club. De su cuidado del campo depende que nada interrumpa el juego que acaba de iniciar un grupo de socios de club cerca del hoyo 3.

“Es un deporte de mucha paciencia. Cuando se juega mal uno se desanima, pero no hay que renegar porque peor sale el tiro”.
Teresa Zárate

La Paz Golf Club, una belleza enclavada en las montañas paceñas

En la década de los 90, aproximadamente, un ejecutivo europeo llegó a establecerse en la ciudad de La Paz por motivos laborales. Cuando el avión que lo transportaba comenzó el aterrizaje y vio el paisaje altiplánico sintió el profundo deseo de regresar a su país.

Esa sensación se mantuvo en él hasta que llegó a los verdes campos de golf de La Paz, incrustados en ese cañadón ubicado en la zona de Mallasilla y que tiene como fondo el nevado Illimani. Entonces sus sensaciones cambiaron y se quedó contento en la sede de Gobierno.

“Para este europeo, La Paz Golf Club era una obra de arte, algo mágico e inimaginable. Decía que nunca se imaginó que podría encontrar un campo de golf tan bonito”, cuenta el encargado deportivo del La Paz Golf Club, Gonzalo Mamani.

Con sus 52 hectáreas de extensión cubiertas de diferentes variedades de árboles que atraen a distintas especies de aves, de acuerdo a la temporada, y su lago, el club de golf de La Paz ha sido más de una vez mencionado como uno de los campos de golf más bonitos de la región.

A esto se suma la altitud a la que se encuentra el Golf, lo que lo hace aún más atractivo para los extranjeros.

Gonzalo Mamani, que trabaja alrededor de 25 años en el Club de Golf, cuenta que en los campos de ese espacio deportivo no sólo jugaron grandes personalidades de la política y la empresa boliviana, sino embajadores de distintos países e incluso presidentes de naciones vecinas. Menciona, por ejemplo, al expresidente de Argentina Saúl Menen, quien visitó el campo y jugó en él.

Jaime Paz Zamora, expresidente de Bolivia, también jugó golf en el club, igual que exministros como Fernando Illanes y Carlos Morales, ya fallecidos. El exprimer mandatario Carlos Mesa también disfrutó de los campos del golf en sus caminatas.

La Paz Golf Club fue y es escenario de campeonatos de golf sudamericano.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

OTRAS NOTICIAS