El regalo de mi ex, a la venta

Dos jóvenes cuentan sus experiencias vendiendo peluches que les regalaron sus parejas anteriores. Hoy se celebra el Día del Amor, la Primavera, el Estudiante y el Fotógrafo.

Gente & Lugares
Por 
La Paz - miércoles, 21 de septiembre de 2022 - 0:00

Hubo una vez que el perro Rufo era la representación misma del amor: grande, mullido, sonriente y con unas patas listas para colgarse al cuello. Pero acabó la relación de Graciela y Carlos... así que el perro Rufo quedó en el olvido.

La historia del perro Rufo no es un denominador común para los corazones rotos, hay quienes deciden vender sus regalos y darles a éstos una nueva oportunidad. Así se arrancaron un recuerdo ingrato y generaron algo de dinero. Es más, colocaron peluches a la venta un 21 de septiembre, Día del Amor, la Juventud y el Estudiante.

De mí te olvidarás y también del peluche...

Graciela cuenta su caso y pide que no se coloque su nombre verdadero. Hay partes de su pasado que quiere dejar cien metros bajo tierra del olvido y no quiere ser reconocida.

“En mi época en la universidad mi enamorado me regalaba un montón de peluches, flores y chocolates. Terminamos mal, estaba triste y molesta... más molesta. Llamé a una amiga y decidí vender los peluches justo el Día del Amor”, explica la joven. Casualidades, o no, una vez que se deshizo de los peluches y de aquella relación, su vida fue por un mejor cauce.

En dos bolsas de sacaña puso los peluches, llamó a una amiga que la ayudó en todo este proceso. Se fue hacia el mercado Lanza a vender sus recuerdos cerca de las comerciantes de peluches. Le fue mal. Cuenta que las sacaron de allí y tuvo que acomodarse en cercanías del inicio de la calle Potosí, casi por la Casa de la Cultura. “Vendimos todo en unas dos horas”, dice aliviada. Ese dinero le sirvió como base para comprarse un teléfono móvil.

Estos vendedores de peluches suelen ser ambulantes y no cuentan que son recuerdos con un pasado olvidable. Andan por la calle Comercio y El Prado. Sus precios son ofertables y no piden sumas astronómicas por cada unidad. Son una alternativa para quienes requieren una compra romántica de último momento.

El desamor en la web

Marisabel recicló el desamor de forma económica. Cuenta: “Fui recolectando todos los osos que me dejaban mis ex. Los tenía guardados y los conservaba porque en algún momento significaron algo para mí. Había armado un estante de peluches bien conservados. Pero ya hubo un punto en el que crecí, me aburrí y sentí que me estorbaban, o no sé qué pasó”.

Marisabel también se ampara en el anonimato. No quiere tener lazos molestos con el pasado y es optimista con el futuro. Rememora: “Les saqué fotos a cada uno de los peluches y los subí a las redes sociales, a cada uno de ellos les puse un precio. Dependiendo de la calidad y el tamaño del peluche, los ofrecí. El más pequeño lo vendí a 50 bolivianos y el más grande a 150, según recuerdo”.

Ella, por un momento, pensó en donar sus peluches, pero le daba flojera tener que llevar sus dos cajas repletas de obsequios pasados a cualquier institución. “La verdad es que sí, recuperé bastante dinero de todo ello”, explica y suelta un franca sonrisa al recordar aquello.

Las redes sociales también ingresan al mundo del amor y el desamor. Existe, por ejemplo, la página electrónica Never Liked It Anyway (Nunca me gustó de todas maneras), en la que se le da una nueva oportunidad a los regalos de los amores que se fueron.

En esta web los internautas pueden comprar o vender productos de diversa índole, hay desde anillos de compromiso hasta botines de fútbol. Y las ofertas son, económicamente, atractivas. Por ejemplo, un vestido de novia está en el escaparate digital con un “precio mundial real” de 450 dólares, y su “precio de ruptura” es de 200.

Esta web trata el desamor con creatividad, por ejemplo, ofrece un libro a 16,99 dólares. “Es el primer diario de rompimiento de rupturas diseñado para desbloquear tus superpoderes. Te hará saltar a la acción, sacudirte la tristeza de la ruptura e ir más allá de tu configuración predeterminada con una colección de desafíos extravagantes, rápidos y enfocados en el futuro”, refiere parte de su publicidad.

La película indonesia Toko Barang Mantan (Pequeña tienda para las cosas de los ex) logró una muy buena crítica entre los expertos del séptimo arte y también fue inspiración para que los internautas se deshagan de las cosas que les dejaron sus ex. “Tienda de los que una vez fueron amados”, así se llama el sitio en Instagram para comerciar estos objetos rescatados de la tierra del abandono.

Amores artísticos reciclados

Hay artistas que reciclan su amor en público. Por ejemplo, el cantante de música regional mexicana Christian Nodal le cantó a su novia argentina Cazzú el tema Eso y más, una balada de Joan Sebastian. Fue durante un concierto reciente en Estados Unidos.

Nodal habló emocionado: “Hoy se la dedico a la persona que más amo y que más me ha enseñado y ayudado a librar las cargas más fuertes que he tenido en esta vida”.

El intérprete de Botella tras botella se separó de la actriz mexicana Belinda hace poco más de año y medio. A ella también le dedicó la misma pieza que a Cazzu, entonces se atrevió a darle un beso delante de la mamá de ella.

En su reciente dedicatoria, con la misma canción, a Cazzu, Nodal añadió: “Me arrepiento de haberla dedicado antes, pero esta canción va para Cazzu. Yo no soy Romeo, pero quiero a mi Julieta”.

Hay amores que merecen una nueva oportunidad. Ahí está el perro Rufo que no pudo mantener viva la llama del amor, pero tiene fuerzas y ánimos para colgarse de un nuevo cuello.

Un día de celebraciones

Hoy sobran las razones para celebrar en Bolivia. Estudiantes, médicos y fotógrafos tienen razones para sentirse queridos y mimados.

El 21 de septiembre fue declarado el Día del Estudiante. Esta nominación fue por decreto de ley del 25 de octubre de 1939 durante el gobierno del general Carlos Quintanilla. De esta manera se honra a los jóvenes estudiantes del país.

Pero esta jornada tiene varios motivos de fiesta. Se celebra la llegada de la Primavera y todo lo que implica esta temporada: fin del invierno, el nacimiento de las flores... Y, pegado a este agasajo se celebra al amor.

Hay más festejados.

En 1966, tras el segundo Congreso Médico Boliviano se decidió que el Día del Médico sea el 21 de septiembre. En tanto que los fotógrafo también estarán de fiesta.

Así, el día se viste de gala y amores reciclados.

“Les saqué fotos a cada uno de los peluches y los subí a las redes sociales, a cada uno de ellos les puse un precio”.
Vendedora de peluches que le regalaron, Marisabel
1
película
Inspiró la creación de una página de Instagram que se dedica a “reciclar amor”.
1
Tienda
Virtual lleva más de diez años como escaparate de quienes ofrecen o buscan estos objetos.
1
Red social
Facebook es la preferida para poner estas piezas a la venta. En especial Marketplace.
“Me arrepiento de haberla dedicado antes, pero esta canción va para Cazzu. Yo no soy Romeo, pero quiero a mi Julieta”.
Cantante Nodal
AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS