En el mes de la Llajta, cinco historias de destacados cochabambinos “por decisión”

Nacidos o adoptados por Cochabamba, tienen en común el aporte que brindan a su región en cultura, política, tecnología o deportes.

Gente & Lugares
Redacción Diario Página Siete
Por 
La Paz - domingo, 11 de septiembre de 2022 - 5:00

Manfred Reyes Villa, cinco veces alcalde de Cochabamba

Después de una década de radicar en Estados Unidos, donde trabajó como docente y en proyectos de construcción, Manfred Reyes Villa regresó a Bolivia y fue elegido alcalde de Cochabamba. Es su quinta gestión en el cargo y, según las encuestas, se perfila como el opositor mejor posicionado para competir con el MAS en las elecciones de 2025.

En 2020, tras un giro en la situación política y social de Bolivia, Manfred llegó a Cochabamba con discurso concertador. Actualmente es uno de los políticos más enjuiciados por casos de sus gestiones pasadas.

Cochabamba atravesaba una crisis municipal después de dos gestiones marcadas por denuncias y juicios de corrupción (Edwin Castellanos del MAS y José Maria Leyes de los Demócratas). La población demandaba cambios estructurales. Justo en ese momento reapareció Reyes Villa anunciando su candidatura a la Alcaldía.

Para muchos no fue extraño que el exmilitar que retornó ganara las elecciones municipales con más del 50% de los votos dejando atrás al candidato del partido azul.

Desde la Alcaldía asume un ritmo de trabajo acelerado y exige la misma entrega y dedicación a todo su gabinete y funcionarios. Los conflictos y protestas no faltan, pero también recibe el apoyo de diversos sectores ciudadanos que aprueban su gestión.

“Lo que a mí me interesa es hacer gestión, trabajar por mi Llajta, luego retirarme y vivir en paz y tranquilidad”, aseguró Reyes Villa en una reciente entrevista de Página Siete.

Está entre los pocos alcaldes opositores del departamento de Cochabamba, considerada el bastión político del MAS. Se considera un “perseguido político”. Y atribuye que los 15 procesos que afronta se deben a que una encuesta publicada en julio en Página Siete lo situaba como el mejor posicionado para competir con el oficialismo en los próximos comicios.

“Soy un perseguido político. Yo voy a La Paz y, no exagero, cinco motocicletas y cinco vehículos me persiguen por todo lado. En Cochabamba, con drones; por ejemplo, estaban en mi casa dos camionetas con placas de La Paz. Voy a Santa Cruz ni qué decir”, contó.

Nació en el 19 de abril de 1955 en La Paz, pero se considera cochabambino por elección. Militar de profesión tiene amplia experiencia política.

En 2009 y 2010 fue candidato a la Presidencia, pero fue superado en las urnas por Evo Morales. Sobre las proyecciones, Manfred es reservado y prefiere no anticiparse. (María Mena)

Gonzalo Lema, el escritor que pone sabor cochala a su obra

$!Gonzalo Lema, abogadoy premiado escritor.

Desarrolló la pasión por la lectura cuando tenía nueve años, pero no fue hasta la adolescencia cuando, despúes de haber leído poemas y novelas, Gonzalo Lema supo que quería ser escritor. Con los años descubrió otra pasión: la política.

Lema no nació en la Llajta, sino en Tarija, pero radica en Cochabamba con su familia desde que tenía dos años. Es cochabambino por decisión.

“Restando mis ausencias, vivo hace más de 60 años en Cochabamba. En esta ciudad me casé, tuve hijos y nietas. Aquí escribí mis novelas y cuentos; fui autoridad electoral y municipal; mis amigos, conocidos y gente en general suelen saludarme con el mismo afecto que yo tengo para saludarlos. Todo hace que me sienta un orgulloso cochabambino”, dice con seguridad.

Es en la tierra valluna donde escribió la obra literaria que le valió el Premio Erich Guttentag (1983), el Premio Nacional de Novela (1998) y el Premio Nacional de Culturas (2014), entre otros galardones.

Ha publicado 16 novelas, diez libros de cuentos, un monólogo teatral (Gracias por el muerto) y cuatro tomos de entrevistas a bolivianos notables. En noviembre publicará con la editorial Kipus la novela titulada Yo, inédita desde 2016.

Se destaca en su obra la saga del detective Santiago Blanco, un investigador cochala, sibarita y amante de la comida de la Llajta. Con este personaje, Lema rinde un homenaje literario a la gastronomía del Valle.

Abogado de profesión, graduado en la Universidad Mayor de San Simón, conoce la función pública. Fue presidente de la Corte Departamental Electoral y luego vocal de la Corte Nacional Electoral.

Político entregado a sus convicciones, en algún momento “quiso ser alcalde” de Cochabamba al igual que presidente del club Wilsterman, equipo del cual se considera un “hincha sobrio”.

En 2004 fue candidato a la Alcaldía de Cercado junto al partido de Evo Morales y resultó electo concejal. Son experiencias de las cuales asegura que “no se arrepiente”.

“Esa actividad me regaló muchos amigos de otros ámbitos, diferentes del mío. Cuando sucede que uno encuentra gente de valía, debe alegrarse. Fue lo mejor que me pasó. Además, en los cinco años que fui concejal aprendí bastante del manejo municipal. Yo soy un enamorado del municipio y de la municipalidad en Bolivia. A Cochabamba, en particular, la tengo estudiada y me pone muy contento cuando progresa”, dice el escritor. (María Mena)

Guery Sandoval reparte alegría con “Pocholo”

$!Guery como“Pocholo” juntoa su “marida”.

La formación que recibió en el instituto Laredo fue clave para que Guery Sandoval descubriera su verdadera vocación. Con nueve años ya sabía que quería ser músico o actor.

Nacido en Cochabamba, Guery es comediante y productor. Su personaje del Pocholo le valió popularidad nacional por representar, con gracia, a los “maridos oprimidos”.

“El personaje del Pocholo surgió bajo el guion de Cecilia Travesí a propuesta de una adaptación que se hizo de Matrimonios y algo más, un programa argentino que se difundía en los años 80”, cuenta.

Y aunque el Pocholo es especial, Sandoval quiere a todos los personajes que interpreta. “Hay un poquito de mí en ellos”.

Los personajes del Pocholo y su marida fueron interpretados inicialmente por Guery y Marianela Molina, su esposa. Pero en los últimos años, el rol de la marida fue asumidopor otra actriz que personifica con gracia el papel de mujer mandona y dominante.

“Marianela Molina es la marida del Pocholo y siempre lo será. Sin embargo, estoy actuando ya dos temporadas en un sketch sin Marianela. Ella es la irreemplazable marida, pero en otras historias el Pocholo interactúa con una actriz cruceña que interpreta, en un mundo paralelo, a una novia del Pocholo”, dice Guery.

Pese al reconocimiento que se ha ganado en la comedia, Sandoval confiesa que también le hubiese gustado ser pintor. Cinéfilo y melómano, es un amante del hogar que construyó y también de las delicias gastronómicas de Cochabamba. Su plato favorito es el chajchu.

No se ha involucrado en la política, pero es un área que no descarta explorar. “Me gustaría mostrar cómo se debe manejar el arte y la cultura de un pueblo. Seguro acabaría en problemas con el entorno porque no sé robar. Pero, me arriesgaría en la política”, admite.

Actualmente forma parte del Show de Mier (elenco de Adolfo Mier Rivas dirigido por su hijo Sergio Mier) con sede en Santa Cruz y tiene varios proyectos de café concert. Para 2023 alista un un disco de rock y blues. (María Mena)

ImillaSkate promueve la cultura cochabambina en patinetas

$!En el mes de la Llajta, cinco historias de destacados cochabambinos “por decisión”

Son nueve amigas que se conocieron patinando hace cuatro años; pero jamás se imaginaron que a través del skateboarding podrían difundir la cultura cochala ni que romperían barreras que marginan a las mujeres de ciertos deportes. Fueron elegidas por Samsung para el proyecto Voces de Galaxy.

Ellas son: Deysi Tucari, Daniela Santivañez, Huara Medina, Elinor Buitrago, Susan Meza, Belén Fajardo, Brenda Mamani, Fabiola Gonzales y Estefanny Morales. Están entre los 20 y 30 años, algunas ya terminaron sus carreras, otras son madres o siguen estudiando.

Pese a sus deberes y obligaciones, hallan tiempo para seguir practicando las piruetas en patinetas o para enseñar este deporte en la escuelita que crearon: OllantayWasi.

A donde van siempre llaman la atención. Es que cuando están sobre las patinetas, las ImillaSkate lucen coloridas polleras, blusas livianas de encaje, y sombreros altos y blancos, la vestimenta tradicional de la chola cochala.

“Nos hemos conocido patinando. Hemos escogido esta vestimenta porque somos cochalas y nos sentimos muy orgullosas de nuestras raíces. Mi abuelita es de pollera y al vestirme así he aprendido más de mi cultura. Mucha gente no sabe lo hermoso de nuestro país”, dice Estefanny.

Pero, ejecutar las piruetas, los saltos y malabares sobre ruedas no es tarea sencilla por todo el peso adicional que exige la vestimenta. Por ello, las jóvenes han incorporado algunos detalles como protectores en las rodillas, zapatillas cómodas y calzas o short en reemplazo de las enaguas para tener mayor agilidad en sus movimientos.

“Para nosotras es un orgullo que gente del país y del extranjero se interese por nuestra cultura. Las ImillaSkate queremos que el skateboarding también sea un deporte femenino”, detalla Elinor.

La habilidad y la creatividad de estas jóvenes llamaron la atención internacional. La multinacional Samsung las invitó a participar en la producción del documental Voces de Galaxy que destaca locaciones turísticas de Cochabamba. (María Mena)

Leonardo Viscarra fabrica sueños a través de prótesis

$!En el mes de la Llajta, cinco historias de destacados cochabambinos “por decisión”

A sus 20 años, Leonardo Viscarra está seguro de sí mismo. Durante la entrevista no lleva la prótesis que él mismo fabricó y que lo hizo conocido en todo el país. Sin reparos muestra su brazo y explica: “Yo nací sin la mano izquierda. Tengo la muñeca, pero me faltan los dedos”.

Leo nació con “síndrome de la banda amniótica”, que es causado por un daño a la placenta cuando el bebé aún está en el vientre de la madre. Pero esta condición, que en sus primeros años en la escuela le causó angustia, depresión y bullying, ahora es su fortaleza.

Recuerda que sus primeros años de infancia los pasó sintiéndose un “niño normal” porque sus padres jamás lo limitaron ni trataron diferente. Pero al ingresar a la escuela sintió actitudes negativas de algunos compañeros. Sufrió bullying y fue agredido físicamente.

Esos episodios lo llevaron a sufrir una crisis. Sin embargo, esa mala experiencia, para Leonardo, quedó en el pasado.

“A mis seis y siete años empecé a ser consciente de mi condición. Como lo mío es de nacimiento, fui desarrollando habilidades para tener una vida más normal. Tengo un equilibrio bastante desarrollado y a los seis años recién asumí que al nacer sin la mano izquierda, yo era diferente”, cuenta Leo.

Nació en Santa Cruz, pero debido a cuestiones de salud sus padres decidieron que viva en Cochabamba con sus abuelos. Fue en la Llajta donde desarrolló sus habilidades y descubrió su vocación.

Cuando tenía 14 años fabricó su primera prótesis y fue desarrallando la técnica. Actualmente elabora sustitutos de brazos para personas que nacieron con su misma condición o perdieron alguna extremidad.

Estima que ya fabricó cerca de 320 prótesis a costos reducidos pues solo cobra el material. Mientras una prótesis comercial cuesta hasta 3.500 dólares, las que hace el joven demandan entre 200 a 500 dólares.

Leo tiene muchos proyectos, sobre todo ayudar a las personas que lo necesitan. Planea fabricar prótesis biónicas y sueña con ser piloto. (María Mena)

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS