Frontera sur: las rutas sin control del contrabando

Debido a la vulnerabilidad de los controles y a las negociaciones en las rutas de transporte, el contrabando ha encontrado en Bolivia más formas de expandirse .

Gente & Lugares
Tarija - viernes, 29 de julio de 2022 - 5:00

“No saques el celular, que están armados”, dice en voz baja el hombre que hace las veces de guía, después de pasar un amplio portón de calamina, mientras su mirada se dirige a los cinco hombres que están en ronda a escasos metros, charlando, mirando, pero especialmente... vigilando.

Éste es uno de los 120 pasos ilegales identificados a lo largo de las fronteras bolivianas. En el sur del país hay más de 50 y se encuentran por la quebrada Internacional que separa a Bolivia de Argentina, por los municipios de Pocitos y Salvador Mazza.

El hombre está a mitad del camino, al borde de la quebrada, llevando un arma de fuego guardada en la cintura, aunque levemente visible para el caminante.

El sendero lleva por la quebrada hasta la puerta trasera de un domicilio que está siempre abierta, dando paso a un patio donde aún se ve colgada la ropa en el tendedero. La casa es como cualquier otra, pero con la particularidad de que por ella pasan miles de personas cada semana.

Estos domicilios son conocidos como casas binacionales, debido a su estratégica posición para ir de un país a otro. El pago por cruzar estas casas es de 37 pesos argentinos, unos 2 bolivianos.

Los dueños de casa sólo se encargan de la lucrativa recaudación; considerando que pasan hasta 500 personas al día sólo por esa casa, pueden recaudar alrededor de 1.000 bolivanos, pero hay todo un equipo de centinelas que hacen un control en cada uno de estos pasos.

Del lado argentino, a escasos metros de la casa y en una calle llena de galpones, se encuentra la oficina policial de Salvador Mazza, donde sus oficiales son testigos del movimiento ilegal, sin decir ni hacer nada. Al lado, unos hombres descargan productos que ingresan por contrabando a Bolivia. Al frente, ocurre lo mismo con otro camión. El silencio se hace cómplice.

Según Migraciones de Bolivia, el flujo migratorio regular que pasa por Bermejo de manera legal, es de 3.500 personas por día. Se considera que un número similar o mayor de personas usa los pasos ilegales.

Para la activista Clemencia Romero, el contrabando se ha convertido en una forma de subsistencia en esta región ante la falta de incentivos para los diferentes rubros de la economía, pese a que la provincia Gran Chaco del departamento de Tarija ha sido una de las más beneficiadas con el boom de los hidrocarburos del año 2006 a la fecha.

“De esa plata nadie sabe cuál ha sido el destino, las autoridades la administran, pero el comercio es lo que mantiene a Yacuiba”. Romero indica que en cada familia de Yacuiba, “por lo menos hay un comerciante que se dedica a la venta de contrabando”.

28.000 hectáreas en manos del crimen organizado

Con centinelas, rutas clandestinas, hombres armados y un complejo mecanismo para mover la mercancía, el contrabando se mueve “a sus anchas” en la frontera con Argentina.

Pero la mayor parte del contrabando no fluye a través de los conocidos gomones, ni en senderos disfrazados con casas de baño en la frontera, sino a través de mayoristas que operan desde el exterior, pero que tienen contactos en Bolivia, quienes facilitan documentación falsa para pasar las fronteras o les alertan de “puntos ciegos” en el camino.

Una vez en el país, el producto es llevado a mayoristas legales, ilegales o bodegas clandestinas, desde donde son distribuidos a minoristas y finalmente llegan al consumidor final.

“Entra por todas partes, por bagallaje (comercio informal), por pequeños contrabandistas y también en camiones con ingentes cantidades; el contrabando es como un cártel, está creciendo, está organizado... mueve mucha plata”, asegura Fernando Galarza Castellanos, quien es gerente de la Asociación Nacional de Industriales Vitivinícolas (ANIV).

Un comunicado de la Aduana del 23 de mayo de 2022 reporta que en lo que va del año hay cuatro personas fallecidas como resultado de la lucha contra el contrabando. Entre 2021 y 2022 la suma llega a cinco funcionarios fallecidos en la lucha contra el contrabando. Además, hay más de 10 personas heridas y un daño estimado de 46 millones de bolivianos o 6,6 millones de dólares.

Los funcionarios del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) reconocen que falta personal y apoyo de otras instituciones para ingresar a estos lugares.

“En cada acción que hacemos hay repercusiones de los dueños de la mercadería que agreden físicamente, verbalmente y con amenazas a nuestro personal”, expresa Gilberto Alvarado Palacios, responsable departamental de Inocuidad Alimentaria del Senasag Tarija.

Verdad con Tinta y CONNECTAS accedieron a dos causas judiciales en Argentina que derivaron en 2020 en el decomiso de 28.000 hectáreas que se encuentran en la provincia Salta, en la frontera sur de Bolivia, a la altura del municipio de Yacuiba. Según indica el Juzgado Federal de Lomas de Zamora, estos terrenos eran utilizados para el tráfico de 4.000 kilos de cocaína por mes, además de diferentes productos de contrabando.

Los terrenos pertenecían a Reinaldo Delfín Castedo, considerado como el narcotraficante más poderoso de Argentina, que es apodado el “Patrón del Norte”, quien, mediante la compra sistemática de terrenos junto a sus hermanos y otros familiares, según el expediente judicial, pretende tener el control total de la frontera sur de Bolivia.

El caso salió a la luz tras el asesinato de Liliana Ledesma, en septiembre de 2006, una mujer que se había negado a vender sus terrenos en Salvador Mazza al supuesto clan, señala el fallo de la Cámara en lo Criminal de Orán, Argentina.

Los terrenos identificados son las fincas El Pajeal y El Aybal, ubicadas en la frontera entre Argentina y Bolivia, los que fueron embargados por el delito de lavado de activos. En la misma causa se indica que el “clan Castedo” tiene conexiones y propiedades en Bolivia.

Reinaldo Castedo se encuentra preso en el Complejo Penitenciario Federal de Ezeiza de la provincia de Buenos Aires, pero según las investigaciones judiciales de ese país, sigue operando desde ahí.

La Universidad de Buenos Aires (UBA), que se benefició con estos terrenos, ha denunciado en junio de este 2022 que se identificaron actividades ilegales de tala en el lugar para abrir nuevos caminos a favor del contrabando.

Flotas “fantasma”

Los transportistas en Yacuiba han identificado grandes buses que viajan sin pasajeros con destino a Santa Cruz, que no salen de la Terminal de Buses, ni cumplen con los procedimientos de control y que van cargadas de productos de contrabando, a los que llaman “flotas fantasma”.

“Estamos siendo avasallados por las flotas clandestinas que hacen el servicio de pasajeros y cargan sin control alguno”, dice un pronunciamiento público del 18 de marzo de 2022 de los trabajadores de la Terminal de Buses de Yacuiba.

“A ellos nadie les controla, pero sí a las flotas que van con pasajeros”, reclama la activista y periodista yacuibeña Clemencia Romero, quien incluso subió un video de cómo personal aduanero hace los decomisos de productos en las diferentes trancas en la carretera Yacuiba-Santa Cruz a personas que llevan “pequeñas cantidades” de productos.

La denuncia refiere que flotas con nombres de empresas que no existen o no están registradas, usan la feria callejera de productos de contrabando denominada “Feria Argentina” como una parada clandestina, lugar del cual salen cargadas únicamente de productos de contrabando y no de pasajeros. “Todo mundo lo sabe, pero nadie hace nada”, agrega Clemencia.

En la feria mañanera de Yacuiba o “Feria Argentina”, ubicada en el barrio Héroes del Chaco, se encuentran productos argentinos en oferta y galpones con cientos de cajas listas para ser embaladas. En mayor cantidad se hallan: vinos, cervezas y gaseosas.

Los transportistas entregaron a Verdad con Tinta el manifiesto público, en el que se formaliza este reclamo. Flotas con nombre como “La Querida”, salen con destino a Santa Cruz de la Sierra con cargamentos de contrabando, denuncia Clemencia.

“Operan desde diferentes garajes de la feria mañanera”, indica el documento presentado por los transportistas de Yacuiba.

En las calles adyacentes de esta feria también se encontraron flotas estacionadas dentro de amplios patios de tierra, a las que cargaban cajas de productos. Esta tarea se repite tanto en la mañana como en la noche.

Un recorrido nocturno también evidenció flotas estacionadas a orillas de la quebrada internacional en las que se cargan cajas de productos. Posteriormente, los vehículos salían con dirección a la carretera nacional, rumbo a Campo Pajoso, que conecta con la ciudad de Santa Cruz, la más poblada del país.

Una de estas flotas llevaba el nombre de La Rioja. Curiosamente, entre sus destinos ofertados no figuraba Yacuiba. En el mismo recorrido se encontró otra flota de la empresa Trans Carrasco estacionada en la citada feria; al igual que el anterior bus no tenía pasajeros, pero cargaban cajas en su depósito.

Trans Carrasco sí está dentro de los operadores regulados por la Autoridad de Regulación y Fiscalización de Telecomunicaciones y Transportes (ATT), pero no así La Rioja, según se pudo verificar en la lista publicada por esta institución estatal.

El contrabando ha invadido las principales ciudades del país, sin que las intendencias hagan un control efectivo, poniendo en jaque a la industria nacional.

“En cada acción que hacemos hay repercusiones de los dueños de la mercadería que agreden física-mente...”.
Senasag, Gilberto Alvarado
120
pasos ilegales
Identificados a lo largo de las fronteras bolivianas. En el sur del país hay más de 50.
“Estamos siendo avasallados por las flotas clandestinas que hacen el servicio de pasajeros y cargan sin control”.
Comunicado de los trabajadores de la Terminal de Yacuiba
Este trabajo fue realizado por Mercedes Bluske Moscoso y Jesús Vargas Villena, con colaboraciones de Maura Quispe Castro y Carla Bustillo, para Verdad con Tinta y CONNECTAS con el apoyo del International Center for Journalists (ICFJ) en el marco de la Iniciativa para el Periodismo de Investigación de las Américas.
AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

OTRAS NOTICIAS