Mal de amores con los bolsillos llenos, así es la vida de famosos

Las decepciones sentimentales son fuente de creaciones musicales. Importantes artistas del momento supieron sacarle provecho al engaño. En Bolivia también se sufre, pero con baile.

Gente & Lugares
Por 
La Paz - viernes, 20 de enero de 2023 - 5:00

Que el dinero no puede comprar la felicidad, todos lo sabemos, como también es claro que resta muchas penas y preocupaciones en la vida de cualquier persona. Para quienes trabajan como artistas, la privacidad está negada y Shakira lo sabe, por eso presentó al mundo una exitosa campaña de tres canciones fruto de la infidelidad del hombre en el que confió.

Te felicito lanzó las primeras pistas de ese desamor diciendo: “Perdiste a alguien auténtico, algo me decía porque no fluíamos”. En un ritmo de reggaetón, el tema pasó como un hit de temporada sin más chisme alrededor. En junio de 2022, cuando se confirmó el fin de la relación de la cantante, los cabos ya podían atarse mejor. Por eso la expectativa con el tema Monotonía creció tanto que en las primeras horas de su estreno la canción ya tenía 24 millones de vistas.

El clímax de las tres canciones de despecho llegó con Bizarrap, el famoso productor argentino. Shakira: Bzrp Music Sessions, Vol. 53 rompió el récord de Despacito, otro tema latino de Daddy Yankee y Luis Fonsi, alcanzando 55 millones de vistas en las primeras 24 horas. Será difícil que otro artista logre 56 millones de vistas sin una campaña tan mediática como la que tuvo la barranquillera. Sin duda, se trata de un éxito de proporciones con una base dolorosa, pero una campaña de marketing poderosa y de la que muchos estrategas de venta están aprendiendo.

La fórmula ya fue aplicada por otros artistas, aunque con menores estadísticas. Por fuera de la polémica de cómo se debe conducir un dolor de amor, otras cantantes ya han transitado por ese camino en que sólo quedaba sacar provecho del dolor. Desde cantantes tan famosas, como Adele, a otras más populares, por ejemplo La Tigresa, los temas de desamor no han estado exentos de sus composiciones. Algunos convirtiéndose en hits musicales referentes de nuestra época y otros para avivar las llamas del chisme.

Adele no necesita presentación, es una de las mejores voces del mundo y también pasó por los caminos del dolor de amores. El álbum 30 coincide con la edad a la que se separó de su esposo Simon Konecki. Cada tema es una ganancia auditiva. En la letra de Hold on se escucha: “Todavía tú eres fuerte. El amor vendrá pronto. Simplemente aguanta, aguanta”. En To be loved menciona: “Tiempo de que me enfrente a mí. Todo lo que hago es sangrar sobre alguien”.

Pero también hay historias de desamor que logran réditos y no son precisamente de la víctima, sino de la tercera en discordia. La mexicana Irma Serrano, bautizada como La Tigresa, tuvo una relación con un político casado que era nada más y nada menos que Gustavo Díaz Ordaz, presidente de México.

El libro A calzón quitado permitió a Serrano hacerse de una pequeña fortuna por contar una serie de desvelos, anécdotas, alegrías y tristezas que tuvo con Díaz.

Así de mediático fue el dolor que atravesó Karol G cuando Anuel AA la dejó por Yailin La más viral. Del mundo de la música urbana el disco KG0516 se inspira en otra colombiana. Es que la reina del reggaetón actual tenía una relación rumbo al altar con Anuel, cantante de trapp. En muchos de sus conciertos la joven se mostró muy dolida por el engañó que vivió y hasta derramó lágrimas antes de interpretar las canciones que le dedicó a su amor perdido. El tour Bichota fue la redención de la artista, porque mientras ella cantaba, su expareja anunciaba que iba a ser padre con su nuevo romance.

Con ese tour, Karol G recaudó 16.494.207 millones de dólares, dando un promedio de 63,85 dólares por boleto, que es una cifra elevada para el género que interpreta. Del dolor llegaron las alegrías, decenas de premios y mayor relevancia a su carrera musical. El tema Gato Malo por ejemplo dice: “Ponete primera, tenés al que tú quieras (...) Si ese tigre quiere pelear, dile que tú tienes uñas pa’ guerrear. Vos sos una diosa, mina glamorosa, él hace macanas y quiere arreglar las cosas”.

La música tiene que ver con la vida misma y el desamor es parte de ese paquete. Taylor Swiftt es otra artista que reivindica esto y lo hace con fuerza ante las críticas que recibió al inicio de su carrera porque siempre contaba del dolor que le causaban sus rupturas amorosas. Es más, ella salía con uno de los cantantes de Jonas Brothers, quien tiene composiciones de este tipo, pero no fue cuestionado como la cantante estadounidense.

Para qué llorar si es mejor facturar se oye muy superficial y sin duda lo es. Quizás muchas personas elegirían un corazón reparado en vez de millones de dólares pero para Shakira, que llevó a millones a hablar de estos temas, no hubo otra opción porque llorar no era el camino que iba a elegir.

“Si ese tigre quiere pelear, dile que tú tienes uñas pa’ guerrear. Vos sos una diosa, mina glamorosa, él hace macanas”.
Gato Malo, de Karol G.

Despecho al ritmo de la cumbia boliviana

El despecho y los males de amor están plasmados en varios estilos de música, pero sin duda para la cumbia boliviana es una regla. Los grandes discos de los años 90 tuvieron a miles coreando letras de decepción, infidelidad, desamor y ruegos para recibir cariño. “Vuelve a mi lado, yo siempre te esperaré como se espera el amanecer”, reza el coro de América Pop en una de las cumbias clásicas de mejor aceptación y como una súplica a alguien por volver.

Y es que la cumbia siempre se ha caracterizado por ser lastimera, se baila mientras duele. Como ejemplos tenemos decenas. Más populares y desde Potosí, pero con residencia cochabambina, el grupo Maroyu es exponente del despecho hecho canción. En uno de sus primeros videoclips su vocalista es el protagonista de una escena dolorosa. Una joven se despide de su novio y pasando unas calles se encuentra con otro amor. “El domingo, el domingo te vi en brazos de otro. Mentirosa, para qué quiero tu amor”, dice parte de la canción.

Al ritmo de la guitarra, la estridencia del teclado y con los insuperables pasos de baile el dolor no es menor, pero sí bailable.

Miosiris fue la cantante de Expreso, grupo de cumbia de los 90, que también le cantó al amor. La artista interpreta a una mujer que tiene la esperanza de volver con su amor. “Siento pena aquí en mi corazón, tengo un sentimiento que me embarga. Desde que te marchaste no soy nada”, expresa. La letra duele, pero los flecos de su chamarra se mueven al ritmo de la melodía que es 100% apta para llorar y bailar.

En Perú se han hecho varias tesis de la cumbia y su relación con la sociedad y una conclusión es que todo ese dolor que puede dejar la partida de una pareja es un tabú. Algo de lo cual no se habla mucho cuando estamos sobrios. Sí, sobrios porque es un trío: desamor, cumbia y alcohol.

Los Ronish lo dejaron claro cuando cantaron “amigos traigan cerveza, quiero tomar para olvidar”. En un ritmo más chicha, pero también cumbia, su vocalista confesaba: “Tengo el alma destrozado, tengo el corazón partido, no me llega el olvido para dejar de llorar...”. De estos temas se pueden hacer muchos análisis porque no sólo es el dolor como temática, sino el buscar culpables. Usualmente ella.

“Es que no puedo olvidarla, no voy a olvidarla, no pienso olvidarla”, decían los integrantes de Conexión en su tema Morena.

La veta del amor es inagotable para el arte, la cumbia la supo aprovechar y aunque ningún género está vetado de tocar otros temas sociales, es cierto que estilos como el rap serán más de protesta, la trova de libertad y el reggaetón más de la fiesta y sexualidad.

“Hoy murió todo lo que hubo entre tú y yo”, cantaba Wally Zeballos también en Conexión. “Piensa en mí y sentirás que estoy junto a ti como ayer”, decía también en un ritmo que invita a mover el cuerpo.

Con PK2 la temática amorosa fue mayor, más temas, éxitos y la prueba de que puede doler, pero también se puede bailar. La resistencia a hablar de los sentimientos como un punto de partida para llegar a la liberación de cantar a viva voz el dolor de un amor porque está en una canción, porque duele, pero se baila.


Necesitamos tu apoyo

La mayoría de las noticias que publicamos en nuestra página web son de acceso gratuito. Para mantener ese servicio, necesitamos un grupo de generosos suscriptores que ayuden a financiarlo. Apoyar el periodismo independiente que practicamos es una buena causa. Suscríbete a Página Siete Digital.

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS