Adolescentes de La Paz y Beni crean narraciones en teléfonos móviles y ganaron un concurso organizado por Cecasem

Premian a jóvenes de Quiabaya y San Borja con un viaje a La Paz; ellos son expertos en crear historias en celular

Fueron por las cabinas del teleférico, pasearon en distintas zonas de la ciudad y entraron al cine a ver una película de Marvel, el premio a su creatividad.

Gente & Lugares
Por 
La Paz - miércoles, 18 de mayo de 2022 - 5:00

Desde la ciudad de La Paz hasta Quiabaya hay unas cinco horas de distancia por un camino que de a poco deja la selva de cemento y se incrusta en un poblado con más aires de valle y lejos de las subidas y bajadas de la sede de Gobierno. Y aun más allá, a unas 12 horas en total, se encuentra el municipio de San Borja donde la naturaleza reina y el frío es sólo un recuerdo.

Cuarenta y cuatro jóvenes viajaron desde Quiabaya (La Paz) y San Borja (Beni) hasta la ciudad de La Paz como premio por sus trabajos en el primer concurso municipal de expresiones artísticas Municipios libres de trata de personas, del Centro de Capacitación y Servicio Para la Integración de la Mujer (Cecasem). Elaboraron historias en video, fotografías y en audio respecto a las realidades que viven en sus localidades.

Ellos son expertos en el uso de la tecnología y con un celular en las manos son capaces de realizar maravillas.

Disfrutaron de un paseo por las líneas de Mi Teleférico y conocieron de cerca la urbe que es el centro político del país. También disfrutaron de los diferentes rostros de la urbe y los 3.600 metros sobre el nivel del mar no fueron impedimento para llevarse gratas experiencias. Otros, por ejemplo, conocieron el poder curativo del mate de coca.

El proyecto

Dana Aponte Plata tiene 17 años y es una de las ganadoras de la categoría de celumetrajes (audiovisuales hechos con celular). Cuenta que ella fue parte de un equipo de cuatro personas que elaboraron la obra En el silencio también se sufre. “Nosotros nos hemos basado en una historia real que ha sucedido en San Borja. Se trata de una joven que es muda y recibe maltrato por parte de su familia, su tía la vende y recibe plata a cambio de su cuerpo. Ella es muda y se vulneran sus derechos. Nos hemos basado en una historia real que ha sucedido en San Borja. Al final de nuestro celumetraje nosotros explicamos qué quisimos reflejar en esta obra”, indica la adolescente.

Su compañera y amiga Guadalupe Salazar acota que ellos buscaron recrear la historia con mucha creatividad. “El objetivo es que el mensaje se entienda en tres minutos”, añade... y ¿cuál es el mensaje? Que se respeten los derechos de las mujeres, los niños, niñas y adolescentes.

Nelson Barba Zabala también fue parte de este proyecto y explica que ellos han aprendido que la trata es un delito muy serio que “debemos saber cómo prevenirlo”.

Son adolescentes hablando de ellos, casi en primera persona. Y además muestran sus habilidades con el teléfono móvil. Rosita Salvatierra, de 15 años, cuenta que con su prima participóen una producción que titularon El sueño que se convirtió en una pesadilla. Se trata de una chica engañada en las redes sociales, Facebook, y que fue llevada a otro país. Logró escapar y llegar con vida a su casa. “Está basada en una historia real que le pasó a una chica de Cochabamba”, añade.

Anabel Gómez, de la Fundación Adsis, explica que se trabaja de forma conjunta con el Cesacem, entidad que identifica cuáles son los lugares en los cuales hay que trabajar. “Se identificó que en el municipio de Quiabaya había una necesidad imperante de trabajar el tema de la violencia de género porque ni siquiera las mujeres reconocían los tipos de violencia, no conocían la ley. También se identificó que los jóvenes no conocían las leyes”, explica. “Si prevenimos y orientamos ganamos mucho terreno en el tema”.

Kevin Carrio Limachi tiene 14 años y estudia en la unidad educativa Marcupata. Él elaboró una radionovela y ganó el primer lugar en Quiabaya. Cuenta que su obra “trata sobre la violencia que las mujeres sufrían antiguamente y hay algunas prácticas que se siguen llevando”. Él pasó horas conversando con su abuela y ella le dio material para hacer su obra. “Desde su perspectiva ya me he ideado cómo hacer mi trabajo”, explicó.

Leslie Mamani Condori, también de 14 años, hizo un celumetraje en el que cuenta la historia de embarazos en adolescentes. Explica que se inspiró en algunas historias que vio en su pueblo.

Ir a la Ciudad Maravilla

El premio de los estudiantes fue un viaje a la ciudad de La Paz y permanecieron en la urbe durante dos días, viernes 13 y sábado 14 de mayo. Fue toda una aventura la que vivieron en la ciudad de La Paz.

Estuvieron con agenda llena. Se alojaron en dos hostales cercanos a la Terminal de Buses La Paz. Y desde allí, como cuartel general, visitaron las instalaciones de RTP. Pepe Murillo, del programa La Tribuna Pueblo, les explicó el funcionamiento del medio de comunicación y les habló de la historia de Carlos Palenque y Remedios Loza. Aprendieron también sobre la ayuda social del medio.

Luego estuvieron en Radio Erbol y en Radio Compañera, donde aprendieron el funcionamiento de las emisoras y quedaron sorprendidos por la adrenalina con la cual se manejan los medios de comunicación.

Casi al final del viernes, los adolescentes conversaron con Página Siete sobre sus experiencias en sus poblados. A pesar del problema de la altitud, que dejó a un alumno casi encerrado en su habitación de hotel, el resto disfrutó de una sesión fotográfica.

El sábado se dedicaron a la diversión. Lo mejor fue el paseo por las líneas de Mi Teleférico. Recorrieron la ciudad de La Paz por aire. Y, por un momento, las cabinas quedaron quietas y los adolescentes estuvieron en vilo. Esa aventura es la que más recuerda Andrea Chambi a la hora de evaluar su paseo por La Paz.

Chambi elaboró una radionovela, viajó y quedó impresionada por la urbe paceña: “Me llamó la atención cuando hemos ido a visitar los medios de comunicación, cómo transmiten de un lugar a otro, pueden sacar la información en tiempo real. Me sorprendió la construcción del teleférico”, explicó. “Cuando el teleférico se ha parado sentí un poco miedo, ese momento vimos el paisaje y los edificios desde las alturas, teníamos una vista bonita, única. Lo que más me gustó fue conocer el cine y jugar los juegos”.

Además de viajar por el cielo, acudieron al MegaCenter y vieron la película Dr. Strange. Fue una de las experiencias inolvidables para los adolescentes.

Chambi acota que no olvidará el viaje por la ciudad del Illimani. Recuerda con especial cariño el momento en el cual estuvo frente a un periodista. “Cuando me entrevistaron me sentí un poco nerviosa y con miedo”, confiesa.

Los 44 adolescentes ya están de vuelta en sus hogares, volvieron a “desandar” cientos de kilómetros. Eso sí, han ganado mucha experiencia y ahora el viaje a la ciudad de La Paz es un grato recuerdo para ellos. Después de todo por su trabajo de concientización ganaron el derecho a viajar y conocer nuevos horizontes.

Tienen su aventura guardada en celulares y ya empiezan a crear nuevas historias.

“Cuando el teleférico se paró sentí un poco miedo, vimos el paisaje y los edificios desde las alturas”.
Andrea Chambi
“En el municipio de Quiabaya había una necesidad imperante de trabajar el tema de la violencia de género”.
Anabel Gómez
AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

MÁS DE

OTRAS NOTICIAS