Wilson Morales, el Rey Midas de la música con sabor, mucho sabor

El potosino es productor y músico de las dos bandas más importantes del país; recién se presentó en Buenos Aires y alista un concierto inolvidable en Estados Unidos.

Gente & Lugares
Por 
La Paz - viernes, 03 de junio de 2022 - 5:00

Tiene dos brazos y dos piernas, los pulmones llenos de aire, una gran voz y mucha creatividad... no le hace falta más. Wilson Morales lo sabe y quizás por eso nunca o casi nunca le irá mal en los negocios. Nació en un pueblo donde los servicios básicos eran un lujo, soñaba convertirse en profesor de primaria; pero se decidió por la música. Hoy es productor de los dos más grandes conjuntos tropicales del país: Histeria y Sabor Sabor. Recién conquistó el Luna Park, el escenario más importante de Argentina.

Con el tiempo se ha convertido en un Rey Midas de la música: todo lo que toca se convierte en un éxito. En el último tiempo creó otro grupo, Dicali.

Quién no lloró por amor

Días difíciles hubo muchos para Wilson. Medio siglo atrás pocas cosas eran fáciles en Llica, poblado ubicado en la provincia David Campos, de Potosí, allí nació el ahora vocalista de Sabor Sabor.

Cuenta que desde pequeño le gustaba la música y a veces mataba horas del día jugando fútbol en la calle. Eso sí, buscaba ser un buen hijo y hacía caso en todo a su mamá. Y, cuando acabó el colegio apuntaba a estudiar para convertirse en profesor.

Andaba en eso y la vida lo llevó a Cochabamba, de a poco ingresó en el mundo musical. “Ya estoy casi 28 años en este ambiente; cuando estaba en mi pueblo cantaba canciones de folklore, de los Kjarkas, de Savia Andina; pero cuando incursioné con la música fue con el género tropical”, comenta el hombre de 49 años que tiene muy poco tiempo libre en este último tiempo.

No fue fácil llegar a la cima. Hace un recuento de sus inicios: “Mi vida no ha sido simplemente ensayar, subir al escenario y cantar. Empecé cargando parlantes, hacía instalaciones eléctricas y de a poco fui perdiendo el miedo. Un tiempo estaba de animador, después me hacían cantar una canción o dos. Mis inicios fueron desde muy abajo. Quizás antes el arte no era mi más grande pasión, pero ahora es mi profesión y responsabilidad”.

Se fue acomodando a lo que le pedían. En sus inicios estuvo en Revelación 2000 e Integración 2000 y otros elencos. Cantaba temas de grupos nacionales y en su primer repertorio sus piezas preferidas eran de Los Puntos, Jorge Eduardo, PK-2 y aquellos que estaban de moda.

Recuerda: “Estaba unos 10 años como integrante de muchos grupos cochabambinos. A partir de 2006 tuve mi primera agrupación en sociedad con mi hermano Ramiro Morales (Más y Más); a partir de 2013 me independicé y en 2016 cambiamos el nombre de Más y Más a Sabor Sabor. Y, desde 2015 estoy con Histeria”.

En esta época ya demostraba tener olfato para el éxito. La elección del nombre Sabor Sabor fue un acierto y aquello, sumado al trabajo, le dejó la agenda llena de presentaciones.

Otro ejemplo de sus aciertos fue el tema Tú me vas a dejar. El día que creó la canción, Wilson estaba por el mercado Calatayud de la ciudad de Cochabamba y escuchó arpegios de la pieza de Los Iracundos. Entonces la melodía estuvo rondándole por la cabeza, apreció una y cien veces el tema hasta que compuso el tema que hoy en día es uno de los hits de Sabor Sabor.

Con Histeria y Sabor Sabor vivió un sinfín de anécdotas. Recuerda que alguna vez quedó varado en el camino debido a los bloqueos; en otra ocasión se fue la luz en pleno concierto. Los problemas técnicos son a veces imposibles de solucionar, pero no se permiten dar un espectáculo a medias. “Siempre hay nervios antes de cada presentación. Uno espera que el show salga bien, sobre todo por el respeto del público. A veces puede fallar el sonido o las luces; pero nosotros, no. Uno se entrega al público en el escenario, derrocha energía para que el público pueda pasarla bien”.

Y sí, cuando todo iba viento en popa llegó una de las peores noticias para la humanidad...

Márchate (pandemia)

En 2019 los conciertos se cancelaron, andar en la calle era prohibido y reunir gente en un concierto era misión imposible... lo más importante era la salud. “Ha sido una época dolorosa y hemos perdido seres queridos, seres cercanos; además la economía familiar fue desgastando nuestros ahorros”, recuerda Wilson.

Fue una época de cambios. “Nos hemos tenido que reinventar. Nosotros creamos la línea de radiotaxis Con Sabor y ahí trabajábamos los integrantes de Sabor Sabor e Histeria”.

Wilson cuenta que jamás olvidará aquel tiempo en el cual se puso a trabajar sobre ruedas. “Estando en el volante, la gente se hacía sacar fotos conmigo. Me hacían mandar saludos a familiares que estaban en otros países. A veces los pasajeros nos invitaban a sus casas y nos invitaban refresco. Son vivencias que hemos vivido; pero ya pasó y ahora estamos de vuelta en el escenario”, asegura el potosino.

En su cuenta de Facebook hay imágenes promocionales de la época del radiotaxi Con más sabor; y también de un servicio de comidas delivery. Todas estas ideas salidas de la cabeza de un creativo Morales.

Luna con sabor boliviano

La pandemia fue cediendo, la vida continuó y la música es vida. Las decisiones del Rey Midas de la cumbia boliviana seguían viento en popa. Histeria, por ejemplo, tuneó la canción Ya no vives en mí (de la cantante Yuri) y la hizo un hit en 2021. Sólo en su página oficial de YouTube el tema tuvo más de siete millones de vistas.

Pero Wilson quería más. La Luna era su meta... y el domingo 30 de mayo Sabor Sabor e Histeria llegaron y llenaron Luna Park, el escenario más importante de espectáculos en la capital argentina. Sólo como un referente, antes de la presentación de los grupos bolivianos estaba allí mismo La oreja de Van Gogh y luego de que se fueron los bolivianos el escenario se abrió para Los Ángeles Azules.

“Luna Park ha sido una experiencia muy positiva, linda y nadie pensaba de que se iba a llenar como se llenó, nadie pensaba que todo iba a salir tan bien y superando las expectativas que teníamos. Capaz ahora mismo no estoy asimilando todo lo que significa estar allá”, explica Wilson.

Entre los espectadores se vieron banderas de Perú, Uruguay, Argentina, Bolivia... fueron más de 11.000 personas que colmaron el Luna Park. Incluso llegaron personas desde Córdoba y Jujuy a ver a los elencos. Fue un éxito.

“No puedo dejar de mirar atrás y recordar todo lo que caminé, todo lo que trabajé para llegar hasta acá. Mi carrera ha sido difícil, pero siempre quise estar donde estoy”, refiere el cantante y productor.

Tiene un secreto por compartir: mezclar talento y trabajo. “Hay que estudiar mucho música y no quedarse atrás. Si nosotros pudimos hacerlo, otros jóvenes también lo harán”, sentencia.

Ahora Wilson está a punto de concretar otro sueño: presentarse en Estados Unidos y dar shows inolvidables. “No me voy a limpiar la boca antes de comer y después iremos informando”, dice.

Eso sí, su nuevo proyecto nació hace poco y ya tiene conciertos nacionales e internacionales encima. Se trata de Dicali, el grupo que hace del acordeón su principal instrumento. Es una nueva voz, un nuevo estilo que ha sido bendecido por el Rey Midas de la música tropical.

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, regístrate o accede a tu cuenta:

REGÍSTRATE INICIAR SESIÓN

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS