Zeus, el perro policía que se “capacita” en aymara

El can está especializado en búsqueda y localización de artefactos explosivos. Tiene apenas dos años pero es un experto en su labor, que no le quitó para nada la dulzura.

Gente & Lugares
Redacción Diario Página Siete
Por 
La Paz - miércoles, 19 de julio de 2017 - 0:00

.
Ivone Juárez /  La Paz

"La teoría dice que el perro aprende palabras cortas que no tienen que pasar de una  sílaba.  A nivel mundial  los centros caninos escogieron palabras cortas y de una sílaba, pero yo creo que eso es falso, porque el Zeus entiende órdenes en  aymara que son palabras largas, de más de una sílaba”, dice el suboficial Tiburcio Uznayo a modo de explicar cómo Zeus Von, el perro   especializado en búsqueda y localización de artefactos explosivos que tiene a su cargo, entiende voces de mando en aymara.

"Es cuestión que él asocie las voces de mando y no hay problema con el aymara. Lleva tiempo, pero si tiene actividad (adiestramiento) es fácil, es una forma condicionada al mostrarle el juguete  y orientarlo, y listo, él aprende”, añade Uznayo,  "dupla” del golden retriever de dos años de edad que vive   en el Centro de Adiestramiento de Canes de la Policía de Alto Obrajes. 

Y en seguida el uniformado comienza a demostrar las habilidades de su can con órdenes dadas en aymara: saram (ven), samaram (descansa), etcétera.  El perro policía se sienta, se para, camina, se pone de dos patas, saluda  y salta con gran destreza y seguridad, cumple con todos los ejercicios de obediencia. Su guía lo compensa mirándolo a los ojos y regalándole caricias en la cabeza y en el lomo.  "Me encanta su alegría, lo quiero mucho, es mi can favorito”, expresa el uniformado de 50 años.

  Esos ejercicios de obediencia son parte de la capacitación que el can recibe cada día para cumplir su delicada misión:  buscar y localizar artefactos explosivos. Siempre está listo para cumplir su misión -dice Uznayo- y  reúne   todas las condiciones: se concentra en su trabajo, es perseverante, nada lo distrae y es muy obediente, valores determinantes para cumplir su misión tan delicada.

"Es perseverante y tiene valor, eso es genético”, afirma el guía de Zeus Von.

Pero el perro policía, que ahora tiene dos años de vida,  sólo servirá en esa labor unos cuatro años más,  ese es el tiempo que un perro puede servir en el Centro de Adiestramiento de Canes. Al cabo de ese tiempo los uniformados deberán buscarle un nuevo hogar.

Unzayo no quiere pensar en ese momento, porque representa que no verá más a su amigo de pelaje largo y sedoso que vuela al viento cuando corre a buscar la pelota que  lanza. Ya lo vivió con otros canes, como Caballo y George, expertos también en búsqueda de explosivos.   

El suboficial es atento y cariñoso con todos los perros  que están a su cargo, pero el rostro se le ilumina más cuando ve a Zeus Von entre los más de 40 canes que están en el Centro de Adiestramiento. Al parecer el sentimiento es correspondido,  porque cuando Zeus se acerca a su guía  sólo atina a  revolotear a su alrededor.
 
 
Es un perro de raza grande y se lo ve adulto, pero cuando juguetea  es un cachorro: se tira al sueldo y rueda; agarra con el hocico la pelota color naranja que le entrega el uniformado, luego la pone entre sus patas delanteras... todo un espectáculo, del que Uznayo está orgulloso.

"Lo conozco desde cachorro”, remarca. Sí, lo vio nacer junto a sus hermanos Cain, Blue y Peter, que también viven en el Centro de Adiestramiento de Obrajes, pero están especializados en la búsqueda de personas vivas. Zeus y sus hermanos son hijos de Brisa, una perra policía experta también en búsqueda de personas que pasó a la "vida  pasiva” hace un mes, aproximadamente, 

Brisa, la mamá de Zeus, una leyenda  en el Centro de Adiestramiento de Canes 

En  el Centro de Adiestramiento de Canes de la Policía en Alto Obrajes de la ciudad de La Paz, Zeus Von vive con sus hermanos Caín, Blue y Peter, que fueron paridos hace dos años por Brisa, una perra policía experta en búsqueda a y rescate  de personas vivas. Caín, Blue y Peter aprendieron la labor de su madre y ahora cumplen las tareas de rescate.

  La historia de Brisa aún se cuenta en el Centro de Adiestramiento. Fue donada por una persona particular. La perra, que entonces era cachorra, pasó los cursos de guías con éxito por su gran disciplina -recuerdan los  guías-  y llegó a cumplir importantes misiones. La que más recuerdan los uniformados es aquella en la que encontró el cadáver de un productor de coca de los Yungas de La Paz  que fue reportado desaparecido.

El suboficial Tiburcio Uznayo cuenta con admiración que en su tarea de búsqueda Brisa cayó a un río y que  fue arrastrada por la corriente, pero "guiada por su instinto de superviviencia” salvó la vida. Pero no sólo sobrevivió a las peligrosas condiciones en las que en esa oportunidad realizaba su misión, sino que también encontró el cadáver del desaparecido.  

"Era tímida, pero su trabajo en el campo abierto lo hacía muy bien”, dice Unzayo.

Pero Brisa ya no está en el Centro de Adiestramiento de Canes porque se jubiló hace un mes, aproximadamente. Pasó al "servicio pasivo” en la casa de Jorge Tejerina, un periodistas y presentador de la televisión local, que está feliz por gozar  de la dulzura de la perra.

"Los guías la trajeron al canal junto a un labrador para realizar unas demostraciones y comentaron que se tenía que jubilar por la edad. Pensé que se referían al labrador y expresé mi interés por adoptarlo, pero resulta que se trataba de  Brisa. Hice las consultas en mi casa y todos estuvimos de acuerdo”, cuenta  Tejerina.

Tras unos  días el periodista y su familia fueron al Centro de Adiestramiento a recoger a la nueva miembro de su hogar. "Es muy dulce y cariñosa y busca cariño”, dice Tejerina.

"Todavía está un poco confundida porque llevó una vida de mucha diciplina, pero se está acomodando”, añade.

  El fin de semana Brisa fue a su primera sesión de SPA canino. Hizo algunas travesuras, como sacudirse en pleno baño y dejar empapados a todos los que intentaban bañarla. Seguro es parte de la adaptación a su nueva vida de jubilada, que ojalá pudieran gozar todos los perros policías del Centro de Adiestramiento de Canes de la Policía.

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, regístrate o accede a tu cuenta:

REGÍSTRATE INICIAR SESIÓN

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS