Un acercamiento a quienes transitan en este estrato social

Clasemediero: de rostro popular, comerciante y consumista

Los datos estadísticos reflejan la expansión de la clase media en Bolivia; especialistas trazan en estas páginas la estampa de quienes integran esta franja social.
viernes, 08 de noviembre de 2013 · 18:51
Bolivia, el 53%  se considera parte de la clase media, según el Latinobarómetro 2013. Otro dato: al menos un millón de personas, en los últimos años, transitaron  hacia ese  estrato, según el Banco Mundial (BM). Un dato más: muchos  están en transición a esa  clase.
Por donde se lo vea el crecimiento de la clase media es algo que da mucho que hablar, reflexionar y debatir. Y es que a la par de ser un estrato social en evidente expansión, también es un símbolo de "estatus”, como se refiere en estos párrafos.
¿Pero qué características tiene  la persona promedio que corresponde a esta capa social? ¿Cuáles son sus objetivos e intereses? ¿Qué condiciones permitieron esta aparente emergencia?
Con el fin de responder a esas interrogantes y lograr una aproximación al retrato del "clasemediero” boliviano, Ideas recurrió a  Gabriel Loza Tellería, exministro de Planificación;  el analista económico  Gonzalo Chávez; el economista Jefe del Banco Mundial para la región,  Augusto de la Torre; y el investigador del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Víctor Hugo Bacarreza.
Salvando  las particularidades, de las reflexiones de estos especialistas, se puede mencionar de forma general que el "clasemediero” nacional es de rostro popular, está ligado principalmente al sector comercio y servicios, es altamente consumista, y depende eminentemente del  esfuerzo de su trabajo.  
Pero además se puede establecer que se hace referencia a un conjunto heterogéneo de personas, con "intereses difusos” y distintos, debido a las subestratificaciones que se identifican (clase media alta, media propiamente y clase media baja). No obstante, un rasgo muy distintivo que se les atribuye, es su esfuerzo en ascender en términos de educación.
 
Los detalles
Datos del PNUD  muestran que en 1999  el estrato medio representaba el 29,8% de la población (2,3 millones de habitantes). Mientras que a 2007, esta capa llegó a representar el 35,8% (3,5 millones de habitantes), esto según el criterio "ingreso per cápita del hogar”.
Uno de los criterios para definir a este estrato es el ingreso.  Una definición que usa el BM está basada en el  concepto de "no ser vulnerable a la pobreza”, por eso se considera como referencia los topes de 10 a 50 dólares de ingreso a diario.  
En ese sentido,  De la Torre, en referencia a la clase media del país y haciendo un parangón con sus similares  en la región,  sostiene: "(..) la clase media boliviana es muy parecida a otras clases medias latinoamericanas  en particular porque tienen un poder de adquisición similar”.
¿Pero qué rasgos hacen la particularidad del "clasemediero” boliviano? "La clase media en Bolivia pues tiene ahora rostro popular. Se encuentra sobre todo en el sector comercio, construcción, servicios”, responde  Chávez.
Este economista agrega más detalles a la estampa  de esta capa social:  "Buena parte de ella está vinculada al sector informal. Descubrió  el consumo y por lo tanto frecuenta con denodado placer lugares como el Megacenter. También  ha descubierto la comida chatarra, los automóviles  (chutos para variar, en muchos casos),  usa celular...”.
Loza Tellería da más pautas: quienes corresponden a este estrato  tienen menos patrimonio, no poseen una propiedad excesiva y de capital, y son generalmente los que "dependen de su esfuerzo”.
"Tradicionalmente las capas medias eran los trabajadores de cuello blanco (empleados públicos y privados). Pero en el caso nuestro, donde el trabajo formal es solamente un 20%, y la mayor parte del empleo son empresas unifamiliares, empresas pequeñas; por lo tanto, ese sector también se incluye en las capas medias. A diferencia de la gran empresa y a diferencia del proletariado, el trabajador campesino, y el trabajador industrial”.
Pero hay algo muy distintivo que identifica el expresidente del Banco Central de Bolivia: al ser un conjunto "muy abigarrado” (clase media alta, media y baja)   quienes conforman a esta  clase tienen "intereses difusos” , pero sí se caracterizan por el lugar que le dan  a la educación: "La capa media hace muchos esfuerzos en ascender, porque cree que puede haber movilidad social”, afirma Loza.
En todo caso, Bacarreza sintetiza el panorama en la siguiente reflexión: "El clase media es una persona que ha alcanzado una calidad de vida razonable, en términos de ingresos, acceso a la educación y en términos de un acceso a la salud”.
El Latinobarómetro 2013, como se indica líneas arriba, muestra que el 53% de los bolivianos consultados se autoidentifica como parte de la "clase media”. Mientras que la clasificación que estableció el BM (2009) -según refiere ese informe- dice que éstos representan sólo el 17%. ¿A qué se puede atribuir este fenómeno?
  "Es una búsqueda de estatus”, sostiene Chávez. "Ahora, la clase media es un símbolo también de estatus,  de tener mejores condiciones económicas, sociales; y mucha gente se identifica con eso aunque probablemente por ingreso o por otros criterios sociológicos  no le corresponda”, agrega.

Más allá de todo, vale la pena preguntarse si la clase media continuará su expansión, o si mermará y retornará a su origen. Con todo, Loza sostiene que el Gobierno, las gobernaciones y los municipios "deben contar con políticas que tiendan a favorecer más a las capas medias”.

  Pablo Peralta
periodista

 "La clase media en Bolivia pues tiene ahora rostro popular. Se encuentra sobre todo en el sector comercio, construcción, servicios”, sostiene el analista Gonzalo   Chávez”.

 

 

Valorar noticia

Comentarios