Lector al sol

Missing/Desaparecido

Reseña de un extraño y complejo libro del escritor chileno Alberto Fuguet.
viernes, 8 de noviembre de 2013 · 19:47
Missing. Una investigación (Alfaguara, 2010), del escritor chileno Alberto Fuguet, es una larga y meditada novela sobre la desaparición basada en un caso real.
Multiforme y multigenérica, es el relato de la vida y el extravío de Carlos Fuguet -tío de Alberto Fuguet, que en la segunda mitad del siglo XX dejó Chile para desaparecer en Estados Unidos- y la narración de los esfuerzos que hace Alberto, su sobrino escritor, por encontrarlo, muchos años después, en esa enormidad que es el país del norte.
Desde el título, Missing. Una investigación se presenta como un aparato narrativo esencialmente posmoderno -es, al mismo tiempo, novela, investigación periodística, crónica de viaje, confesión autobiográfica, relato familiar, entrevista, cuaderno de notas, intercambio de emails y testimonio poetizado–.
La voluntad de Fuguet por trabajar distintas formas de contar, modos disímiles y complementarios, implica necesariamente un marcado interés por desestabilizar los formatos con que habitualmente se aborda lo real -no porque lo real se aborde desde algún formato particular, sino porque la narración de lo real tradicionalmente lo hace-.    
Si bien Missing... está basada en hechos reales -tanto que autor y narrador son una misma persona y que todos los sucesos y personajes narrados existen- y cuenta una saga familiar que no se mete demasiado en política, no puede dejar de considerarse un aspecto específico de ella que resulta trascendental: Fuguet cuenta la historia de un tío suyo que desaparece en el Chile de la segunda mitad del siglo XX, hecho que inmediatamente remite a una larga tradición literaria que se ocupa, precisamente, de esas desapariciones aunque desde otra óptica: la del desaparecido político.
Aunque, es claro: en la novela Carlos Fuguet no se pierde por causas políticas sino por algo menos comprensible: desinterés, rencor, falta de vínculos con las personas con quienes más debería tenerlos, los familiares clasemedieros y pacatos que no hacen nada por encontrarlo una vez que se ha perdido.
La desaparición, entonces, aparece como límite de lo representable, como hito que obliga a los sujetos –personajes- a posicionarse al respecto: o se quiere a Carlos y se lo busca, o simplemente se lo olvida. Con la lectura sabemos que sólo Alberto Fuguet parece haberse interesado lo suficiente por ese tío perdido como para buscarlo, ya que nadie más, ni la propia madre de Carlos, se mueve en su dirección.
Este incomprensible gesto de insensibilidad, sin embargo, encuentra una posible explicación en lo que sucede en Chile durante y tras la dictadura. En ese periodo, tras la violencia y las desapariciones políticas, la transición chilena trajo consigo una retórica de consenso que tenía mucho de peligroso en tanto se planteaba como una reescritura de los hechos, un replanteamiento de la historia nacional que tendió a amortiguar y homogeneizar los sistemas de referencia del pasado, bloqueando los espacios y registros propicios al ejercicio de una memoria histórica potencialmente insurrecta.
Es posible, entonces, que ese espíritu falsamente conciliador haya infectado anticipadamente a los familiares de Carlos que, entrados en esa retórica nacional del consenso y el olvido, obviando el dolor y la ausencia de un familiar cercano simplemente lo hayan olvidado, reescribiendo así su historia.
Además, es elocuente el hecho de que Carlos se pierda durante un tiempo en que la desaparición es sinónimo de muerte, como puede verse en el diálogo que mantiene en la novela Alberto Fuguet con un amigo, a quien le cuenta algunos detalles del caso:
"–Estoy investigando a un tío que desapareció.
Me miró algo atónito, incrédulo. No entiendo: ¿lo secuestraron? ¿Qué pasó?
–Desapareció, se perdió. Es un perdido, no un desaparecido. No fue detenido y luego desapareció. No es un caso que tiene que ver con política. Simplemente se perdió. Aún no sabemos dónde está. Sólo hay especulaciones: no sabemos si está vivo, muerto; ni siquiera dónde.
–Entonces no digas que desapareció.
–Pero lo hizo.
–Esa palabra es nuestra. Con los desaparecidos no hay incertidumbre. Están muertos. Lo que no se sabe bien es dónde o cuándo, pero se sabe.
–Vale, le dije. Carlos se había perdido. Carlos estaba missing”.

Hay algo profundamente conflictivo en la palabra "desaparecido”, término que representa a un público aparentemente determinado. En Missing... sin embargo, esto se da vuelta.
Allí hay una zona menor, pero en realidad crucial, en la que se decide -mediante el lenguaje- cuánto de la cruel historia de Chile y Latinoamérica de los años de las dictaduras puede verse -¿concentrada, potenciada?-  en la figura de Carlos, ese ser profundamente apolítico que sin embargo expresa una profunda voluntad política.
Missing... pone en escena el conflicto lingüístico y conceptual que existe entre la pérdida y la desaparición, entre los desaparecidos y los perdidos. Y ese conflicto, evidenciado por el diálogo que Fuguet mantiene con el amigo, necesariamente está también instalado en la psique del lector.
Una persona desaparecida en el Chile de la segunda mitad del siglo XX, que se esfuma, del que deja de saberse enteramente, nos remite a la violencia política de la época y parece contrarrestar cualquier posible incertidumbre.
"Esa palabra es nuestra. Con los desaparecidos no hay incertidumbre. Están muertos”, le dice el amigo a Fuguet, pero si probamos hasta dónde puede doblarse esta lectura sin que se quiebre, hasta qué punto resulta flexible, podríamos ver que la opinión del interlocutor de Fuguet se amplía bajo el paraguas semántico de la novela: es decir, podríamos entender a una persona desaparecida en el contexto de Missing... como víctima de una dimensión política y, por lo tanto, de un lenguaje político.
Missing... no es, ciertamente, una novela que narre la dictadura chilena, sus tenebrosos pasajes y consecuencias. Sin embargo, es una novela que tiene mucho que ver con las dictaduras y, sobre todo, con la figura del desaparecido.
¿Podríamos, siguiendo la misma lógica, extrapolar esta figura y empezar a ver la historia de Chile durante la segunda mitad del siglo XX como un lugar en el que la narrativa está marcada por los desaparecidos?
Si fuera posible, habría que tener en cuenta no sólo la dimensión política de la desaparición, sino también otras dimensiones, especialmente la cultural y narrativa.

Así, la ficción chilena de nuestros días sería un escenario de pérdidas y encuentros, el territorio en que las historias y los personajes circulan, se esquivan y desaparecen.

  Sebastián Antezana
 Escritor

 "Desde el título, Missing. Una investigación se presenta como un aparato narrativo esencialmente posmoderno”.

 

 

 

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

60
1

Comentarios