Análisis

El público, clave de la acogida

Sandra Aliaga Comunicadora
sábado, 23 de noviembre de 2013 · 19:34
Lamentablemente, yo creo que parte de la "efectividad” en el daño que se logra con este tipo de incidentes radica en los públicos, o sea en la gente. Si tú lanzas por las redes sociales el daño que hacen las bolsas plásticas al medio ambiente y que en un supermercado sacaron a la venta  unas bolsitas de tela, que sería bien  multiplicar, claro, habrá gente a la que le interesará.
Pero si difundes el video de una presentadora engañando a su marido, eso es "reguero de pólvora”. Entonces, ese tipo de mensaje tiene mucha acogida porque hay gente que está muy deseosa de saber ese tipo de detalles. Yo creo sinceramente que es parte del entramado y de la estructura patriarcal, que nos da, nos hace sentir tan atraídos a este tipo de mensajes, de rumores, de datos.
Y ahí viene este tremendo problema de la falta de ética.  No contrastan, no averiguan, y además no siguen los códigos de ética de cualquier medio de comunicación, incluso de las redes sociales, que es no meterse en la vida privada de nadie.
Por supuesto que es altamente peligroso. Yo no hablaría solamente de marcos adecuados, yo hablaría de que es altamente peligroso porque lastima, destruye, no aporta, no construye, no está haciendo nada en beneficio ni de la sociedad, ni de las personas involucradas, ni de la moral ni de los valores. Nada.
 La principal enseñanza que se puede sacar a raíz de este incidente es  que necesitamos más directrices, lineamientos, apuestas, que nos permitan tratar de entender el mundo de una manera distinta.
Yo no creo que valga la pena hablar de marcos normativos. No creo en los marcos normativos como tal, salvo algunas cositas que las he peleado en su momento y demás.
La autorregulación  es un tema por el cual yo he trabajado varios años: he trabajado en el código nacional de ética periodística y estuve en el concejo nacional... por eso creo profundamente en que requerimos revitalizar y llevar para adelante este tipo de iniciativas porque apelan a la conciencia, no apelan al miedo, al castigo, sino a la responsabilidad y solidaridad.

Valorar noticia

Comentarios