Historia del vietnamita que derrotó a tres potencias

Los libros del general Giap

El hombre y el arma y Guerra del Pueblo, Ejército del Pueblo los dos tratados político-filosóficos del mítico Vo Nguyen Giap, acaban de reeditarse.
viernes, 29 de noviembre de 2013 · 21:56

Nicolás G. Recoaro
 Periodista
(Argentina) 

 El volcán bajo la nieve. Así apodaron los vietnamitas al invencible general que durante el siglo XX noqueó a los ejércitos de Japón, Francia y Estados Unidos.

El joven estratega que en 1945 ayudó a expulsar del Vietnam naciente a las tropas japonesas del emperador Hiroito. El  Napoleón Rojo que tejió a base de ingenio la legendaria batalla de Dien Bien Phu, el  Waterloo  que decretó el fin del colonialismo francés en Indochina…
El veterano guerrero que salió victorioso ante la mayor potencia militar del siglo XX, el pantagruélico Ejército norteamericano de 600 mil hombres que arrojó toneladas de bombas, gas naranja y napalm sobre territorio vietnamita…
Estratega de mil combates, cerebro de la lucha guerrillera y creador de los ejércitos del Viet Minh y el Viet Cong, fiel escudero de Ho Chi Minh y artífice de la liberación nacional.
Con demasiadas batallas sobre sus espaldas, el general Vo Nguyen Giap el pasado 4 de octubre batalló su última pelea y falleció en Hanoi. Parte de su legendaria filosofía e historia de vida se encuentran en El hombre y el arma y Guerra del Pueblo, Ejército del Pueblo, dos libros que la joven editorial argentina Cienflores acaba de reeditar.

Guerra del pueblo
Desde muy joven Vo Nguyen Giap supo lo que era pelear para sobrevivir. La historia no es demasiado conocida por estos lados: Giap nació en 1911 en un pueblito campesino de mala muerte llamado Loc Thuy, en el norte de Vietnam.
Sus padres eran pobres, sus vecinos eran pobres, casi todos los campesinos eran pobres en aquella colonia francesa que integraba Indochina. "Todo el proceso de la lucha vietnamita debió basarse en el campesinado”, predica Giap en Guerra del Pueblo...
En un primer momento, sin una definición clara de los contornos de la lucha, ésta se hacía solamente por el interés de la liberación nacional, pero, poco a poco, se transformaba en una típica guerra campesina y la reforma agraria se establecía en el curso de la lucha.
A los 19 años, Giap dejó el pueblo chico y se mudó a Hanoi, donde comenzó a militar en grupos universitarios que luchaban por la independencia. ¿Sus principales armas? Saber leer y escribir. En la década de los años 30 fue discípulo del marxista Truong Chinh y se afilió al Partido Comunista.
Durante aquellos años también lo echaron de la universidad y pasó más de una noche encerrado en calabozos, acusado de agitador. En el 37 terminó la carrera de Derecho, se casó con la militante comunista tailandesa Dang Tai Luang y coescribió junto a Chinh La cuestión campesina, una biblia de las luchas rurales.
Durante la Segunda Guerra Mundial, Japón invadió parte de Vietnam y Giap tuvo que exiliarse en China. En el exilio recibió la peor de las noticias: los franceses asesinaron a su mujer luego de aplicarle salvajes torturas.
Giap no bajó los brazos. Fundó la Liga Vietnamita por la Independencia junto a Ho Chi Minh y se dedicó a recitar como mantras las tesis sobre la guerra prolongada y de guerrillas de Mao.
En 1945 regresó a su tierra natal, derrotó a los japoneses y declaró, finalmente, la independencia de Vietnam. El festejo fue demasiado breve. Las fuerzas francesas lo esperaban ansiosas en el campo de batalla.
A mitad de camino entre Lao Tsé y Clausewitz, así se definía como estratega. En 1954, el general Giap logró lo imposible: la primera victoria de un pueblo colonial y feudal sobre un moderno Ejército imperialista armado hasta los dientes.
"Una nación -pensaba Giap-, aunque sea pequeña y débil, y que se alce como un solo hombre bajo la dirección de la clase obrera para luchar resueltamente por su independencia y la democracia, tiene la posibilidad moral y material de vencer a todos los agresores, no importa quiénes sean”.
La batalla de Dien Bien Phu, los 55 días de asedio que soportó la guarnición francesa y los miles de campesinos que transportaron pieza por pieza la artillería pesada en la ofensiva del Viet Minh pasaron a la historia. Vietnam era finalmente libre.

De cómo derrotaron al Tío Sam
"Ejército y pueblo no son sino la misma cosa, lo que una vez más se ve corroborado en la síntesis magnífica que hiciera Camilo Cienfuegos: ‘el Ejército es el pueblo uniformado’. El cuerpo armado, durante la lucha y después de ella, que le permita superar las nuevas armas del enemigo y rechazar ofensiva”, escribió proféticamente el Che Guevara en el prólogo de Guerra del Pueblo..., anticipando el triunfo de las fuerzas comandadas por el general Giap en la dilatada guerra con Estados Unidos.
Hija bastarda de la Guerra Fría de espías, radiaciones y misiles. Guerra rockera, alucinógena y con transmisiones en vivo y directo desde las trincheras. Y, fundamentalmente, guerra que en la década de los  años 70 terminó de una vez y para siempre con el gran sueño americano.
"Quizás se había terminado ya para nosotros en Indochina cuando salió a flote el cuerpo de Alden Pyle debajo del puente de Dakao -descifra el cronista norteamericano Michael Herr en su alucinante libro Despachos de guerra-; quizás todo se precipitó con Dien Bien Phu”.
"Pero lo primero pasó en una novela y aunque lo segundo pasó sobre la tierra les pasó a los franceses y Washington no le concedió más importancia que si lo hubiese inventado también Graham Greene. Vietnam, Vietnam, Vietnam, todos estuvimos allí”.
Y ahí también estuvieron los miles de combatientes populares que al mando de Giap resistieron por más de una década la cruzada que Washington emprendió junto al Gobierno títere de Vietnam del Sur, para "liberar” a Vietnam del Norte del comunismo. "No hay dos Vietnam -aseveraba el general-. El Norte lucha por reunificar el país”.
Giap fue el hacedor de gran parte de la victoria sobre la superpotencia norteamericana, con éxitos rotundos en los enfrentamientos en la montaña y la selva, y derrotas estrepitosas en los combates urbanos.
En El hombre y el arma, Giap arriesga: "Como la acumulación de ráfagas de viento forma la tempestad, la acumulación de triunfos obtenidos en pequeños combates desgastó gradualmente las fuerzas vivas del enemigo, mientras alimentó gradualmente nuestro potencial”.
Cuatro presidentes (Eisenhower, Kennedy, Johnson y Nixon) y un presupuesto militar insaciable lidiaron con Giap hasta la "honrosa” retirada estadounidense de 1975. Una vez más, la astucia pudo más que la fuerza de un imperio.

 "Giap fue el hacedor de gran parte de la victoria sobre la superpotencia norteamericana, con éxitos rotundos en los enfrentamientos en la montaña y la selva”.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

60
1

Comentarios