El Club del Cuervo

La situación es ésta

Crónica de un tardío pero feliz encuentro entre la lectora y la fascinante literatura de Roberto Bolaño.
viernes, 29 de noviembre de 2013 · 21:54
Cristina Pérez

La situación es ésta: no sé por qué me demoré tanto en leer a Roberto Bolaño. ¿En qué estaba pensando? ¿Cómo deje pasar tanto tiempo sin haberme sumergido en sus libros?
Empecé a empaparme de su literatura por donde no debía, por su libro póstumo de cuentos, El secreto del mal, una serie de relatos, al parecer inconclusos, pero en los que ya se trasluce un estilo único.
Sin darme cuenta ya me había convertido una "bolañista” o una "bolañera” -no sé si existe el término, pero no importa- ya me había zambullido en el mundo del genial escritor chileno y ahora me sentía confiada para bucear en sus letras.
En un arrebato compré todos los libros de Bolaño que pude conseguir en mi ciudad. Reservé los libros con una llamada a mi librero privado -tampoco sé si existe uno de esa especie, pero para mí resultaría como un banquero privado, muy necesario- y me apresuré en adquirir casi todos los textos antes de que otra "bolañista” o "bolañera”, empeñada en arruinarme la vida, lo haga.
Compré Los detectives salvajes (1998); Putas asesinas (2001); Los sinsabores del verdadero policía (2011). La situación es ésta: sin darme cuenta ya soñaba en Bolaño, desayunaba, caminaba, paseaba, cenaba, corría, trabajaba, pensaba, todo en Bolaño.
Me empeñé en recuperar el tiempo perdido. Continué con su novela galardonada, por unanimidad, con el Premio Herralde y el Premio Internacional Rómulo Gallegos: Los detectives salvajes.
Leer aquel texto es como ingresar a una nueva dimensión en la literatura. Algo que necesitaba con urgencia. Algo nuevo, un thriller garabateado con un humor delicioso.
Me sorprendí a mí misma estallando en carcajadas o simplemente sonriendo, sin perder la pista a Juan García Madero, Arturo Belano y Ulises Lima, quienes, a su vez, siguen las huellas de Cesárea Tinajero, la fundadora del nuevo movimiento literario: el realismo visceral.
Según Arturo Belano, el alter ego de Roberto Bolaño, los reales visceralistas se perdieron en el desierto de Sonora. Y entre el diario del joven Juan García Madero, quien inicia su relato virgen, entre testimonios de testigos, entre purgas de la pandilla de los reales visceralistas, entre personajes que aparecen y luego desaparecen, entre días en que no pasa nada y si pasa algo es mejor callarlo, pues son incomprensibles, asistimos a una obra maestra que da un giro en la literatura, logra la "desconexión transitoria con cierto tipo de realidad” que ofrece al lector la sensación de algo nuevo.
En Putas asesinas nos lleva al infierno en un balneario donde cortinas no sólo separan habitaciones o ambientes, sino un tiempo de otro tiempo, donde hay príncipes vehementes y princesas inclementes.
Roberto Bolaño murió a la edad de 50 años en la ciudad de Barcelona, esperando un donante de hígado.
Aquel niño, hijo de un camionero, boxeador y una maestra de primaria, aquel niño que tuvo su primer trabajo a los 10 años como boletero de una línea de buses, aquel joven que abandonó sus estudios definitivamente a sus 15 años para dedicarse a leer y escribir, aquel joven que no se conformó con la realidad y se esforzó en crear otra, el infrarrealismo, un realismo más visceral, con su pandilla conformada por los escritores Mario Santiago Papasquiaro y Bruno Montané...
 Aquel joven que creyó en el socialismo de su país pero se vio obligado a retornar a México, aquel hombre que vivió precariamente desempeñando trabajos de vigilante de un camping, camarero, lavaplatos, recolector de basura, botones… nos dejó una herencia de letras de valor incalculable.

Seguiré a la pesca de sus libros y de su obra más ambiciosa 2666 antes de que otra "bolañista” me lo arrebate. La situación es ésa.

"Leer aquel texto es como ingresar a una nueva dimensión en la literatura”.


Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios