El hombre que demandó libertad en un papel higiénico

viernes, 27 de diciembre de 2013 · 21:56
Pablo Peralta

 Periodista

 "Cuando uno ha perdido la libertad se le aguza el ingenio, y cuando uno pierde la libertad, lo primero que piensa es en cómo recuperarla”, comenta  Reynaldo Peters.

En el preludio de la dictadura de Hugo Banzer Suárez, allá por 1972, el  abogado Reynaldo Peters (entonces de 24 años)  hizo historia  y  rompió la formalidad del derecho al redactar un  hábeas corpus  en un pedazo de papel higiénico.
Cuando se le ocurrió realizar ese  acto estaba preso junto a otros dirigentes en dependencias de la DOP (Dirección de Orden Político).
¿La razón de su encierro? Se oponía  a respaldar  a Banzer, siendo jefe de la avanzada universitaria del Movimiento Nacionalista Revolucionario.
Entonces recuerda que advirtió que  ese partido no podía permitirse aquello, dado que esa acción significaba  ir en contra de sus principios. "No podíamos formar parte de un régimen de terror”, rememora.
 Pero en aquellos tiempos, lo que hoy a la vista de cualquiera puede divisarse como un acto de coherencia política,   fue suficiente justificación  para que lo tomaron preso.
 Una palabra que retrata de  a Peters de cuerpo entero es "libertad”, aquella  que tanto valora y  por la que se animó a escribir aquel histórico hábeas corpus, que a nivel internacional es considerado como un "monumento jurídico”.
"Cuando uno ha perdido la libertad se le aguza el ingenio, y cuando uno pierde la libertad lo primero que piensa es en cómo recuperarla”, comenta.
Este mes se conmemoró ese  acto con la presentación del texto, de dos tomos, Homenaje a Reynaldo Peters, autor de monumento jurídico hábeas corpus en papel higiénico.

La acción y la hazaña  
Peters ideó redactar  ese recurso tras anoticiarse, por medio de los "tiras” (agentes políticos),  que su familia le iba a llevar un cambio de ropa. Ésa era la oportunidad, recuerda ahora,  para comunicarse con los suyos y dar a conocer, además, que había presos políticos.
 Y es que hasta ese momento, rememora, no se hablaba mucho del tema.   Eran los tiempos en que alguien desaparecía y nadie sabía nada, era una época en que se apresaba  por detalles como llevar la cabellera larga, tener barba o llamarte Fidel.
 "Hay que llamar la atención, creo que hay que hacer un hábeas corpus”, dijo a sus compañeros de celda, quienes le replicaron de forma incrédula. Presos, incomunicados del mundo exterior, algunos le cuestionaron sobre quién lo escribiría, cómo lo tramitarían y otros pormenores.
Pero la tenacidad de Reynaldo pudo hacer lo imposible, y hasta  sostiene que contó con la ayuda de la providencia. Como soporte utilizó parte del papel higiénico que le correspondía. A diario dotaban a su celda  un rollo de ese papel, y los presos se lo repartían entre todos.
Peters recuerda que, "milagrosamente”, en una esquina de la celda, apareció un antiguo bolígrafo con tinta seca. Con la ayuda de una vela logró derretir la tinta dentro de una tapa de crema para zapatos que usaban como cenicero, y escribió el recurso.
   La forma en cómo redactó el texto  muestra  lo impactante que fue entonces. La dirección que puso   fue el nombre de la celda donde se encontraba, El Tropezón, ubicada en la calle Ayacucho esquina Comercio.
 Cuando llegó el día esperado, enrolló el pedazo de papel higiénico en sus medias sucias. Devolvió el maletín en que  Rosario Sánchez Becerra, su esposa, le había llevado ropa limpia. En  parte del papel, Peters escribió las instrucciones de cómo debía proceder. Le decía que evitara que se lo  quiten, que lo llevara a los tribunales, y que peleara por que se lo acepte. Eso fue lo que hizo Rosario.
El recurso fue aceptado, aunque el régimen hizo todo a su alcance para que  no procediera. Peters cuenta que se defenestró a los magistrados que le dieron curso, y que el tiempo de su tramitación duró más de lo debido (al menos cuatro meses) hasta que un auto supremo de la Corte Suprema de Justicia lo rechazó.
No obstante,  el menoscabo hacia el régimen estaba consumado. Después de que la prensa difundiera  la noticia, se comenzó a hablar de los presos políticos y de las torturas.
Con esa acción salieron muchas personas que estaban en esa condición, porque "mucha gente se fue  colgando de ese humilde papel, para conseguir libertad”, comenta Peters.
 ¿Cómo es que al final termina quedando libre?
Ellos no podían permitir que sea la justicia la que me ponga en libertad. Entonces, declaran una amnistía para fin de año, para diciembre, para las fiestas navideñas. En esa amnistía salí, pero me duró muy poco. Fueron tres días y me volvieron a tomar preso. Me tomaban preso por tres meses, por seis meses... Permanentemente  estaba detenido porque me acusaban de muchas cosas, de tener contactos con gente del exterior, con Juan Lechín Oquendo, con Hernán Siles. Me acusaban de haber estado en Cuba. Cualquier cosa era válida para detenerme.
Desde el 72 hasta el momento en que se recupera la democracia, para el Gobierno de (Walter) Guevara y Lidia Gueiler,  ejercí muy poco tiempo mi profesión, más paraba enchirolado.
Usted era del MNR, ¿Por qué no hubo condescendencia, siendo que ese partido era al inicio parte del régimen?
No, porque yo me opuse a ese pacto. Yo era jefe de la avanzada universitaria y denuncié  ese pacto en un congreso de la juventud. Dije que eso  no se podía permitir porque eso era ir contra nuestros principios, contra el nacionalismo revolucionario.   
¿Cuál es la principal satisfacción que le dio este recurso?
Este hábeas corpus más ha sido valorado fuera del país. He ganado muchos premios, muchos lauros en el exterior. Tengo el premio internacional de los derechos humanos, tengo el premio de la abogacía en derechos humanos.
He ganado muchos amigos, muchas amistades, he dictado muchas conferencias porque, claro, no es una cosa muy usual. Primero porque el hábeas corpus tiene su origen allá por el año 1.200, en Inglaterra; y   en la historia, desde aquel momento, hasta ese momento,  éste es el único caso en la historia del  mundo. Entonces, ésa es una gran satisfacción. Sé que ha servido para eso, para que mucha gente se beneficie de esa acción, que han sido puestos en libertad.
 Usted presentó este recurso en dictadura,  los magistrados lo aceptaron. ¿Conoce casos en que siendo democracia no se dio luz verde  a ese recurso?
Sí. Hay muchos casos de hábeas corpus que han sido presentados y han sido rechazados.
¿Y a qué factor lo atribuye?
Pueden ser presiones de orden político, básicamente, porque el hábeas corpus (ahora acción de libertad) es un recurso heroico, es una acción heroica.

Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz  

"El papel higiénico hizo posible lo imposible”

Alguien decía que se perdió la capacidad del asombro; sin embargo, la vida  nos sorprende a cada paso y, algunas veces con humor, nos permite sonreír y pensar sobre el ingenio y la creatividad. El doctor Reynaldo Peters durante su prisión bajo la dictadura del general Hugo Banzer en Bolivia, recurrió al papel higiénico para redactar un "hábeas corpus”, un recurso jurídico reclamando el derecho de toda persona a un juicio justo. El sólo hecho de utilizar papel higiénico, que lógicamente sirve para limpiarse el culo, asumió otro rol importante, aparte de higienizarse, pasó a ser un instrumento práctico para ser utilizado en un hábeas corpus. Hoy reconocido como válido y guardado como un documento original de la creatividad humana y jurídica.
Las cosas no son lo que aparentan, su uso depende de la necesidad, en este caso concreto de ser utilizado para redactar un documento jurídico, utilizando  el papel higiénico y un bolígrafo, para el reclamo de justicia, eso basta. Lo que no basta es la conciencia de los jueces, algunos usados como papel higiénico. Es necesario hacer memoria del día 18 de marzo del año 1972, cuando en la celda de la cárcel El Tropezón, junto con otros presos políticos durante la dictadura de Banzer, el abogado Reynaldo dirige a la Corte Superior de Justicia, en La Paz, en un metro de papel higiénico, el hábeas corpus que pudo ser sacado de la cárcel dentro de un calcetín sucio que fue a buscar su esposa para lavar. Pasaron décadas para ser reconocido y hoy es un "monumento jurídico internacional”.
Siempre tengo presente la rebelión de los estudiantes de mayo del 68, cuando proclaman: "Seamos realistas, pidamos lo imposible”. El papel higiénico hizo posible lo imposible, de llevar ante la justicia el hábeas corpus, para algo más que limpiar traseros.

Carta tomada del libro Homenaje a Reynaldo Peters, autor del monumento jurídico hábeas corpus en papel higiénico.

Puntos de vista
 Waldo Albarracín,
  exdefensor del Pueblo  
 Fue víctima por sus ideas democráticas
Fue víctima de la dictadura militar de Hugo Banzer Suárez, perseguido políticamente por sus ideas democráticas para luego ser privado de su libertad por un tiempo prolongado, igual que muchas personas  que se atrevieron a gritar su verdad, respondiendo con dignidad frente a la entonces iniquidad uniformada.
Pero no se trató simplemente de la detención arbitraria, sino que  estuvo acompañada de la comisión de delitos de lesa humanidad, de vejámenes. Por otro lado, la indefensión ciudadana e inseguridad jurídica a la que estaban sometidas las personas, completaban un panorama preocupante y de verdadera incertidumbre.

Loyola Guzmán,   política y activista por los DDHH
Un hombre que conoce muy bien sus derechos
Reynaldo es un abogado que conocía y que conoce muy bien sus derechos y las garantías que los protegían, por ello tuvo que realizar la presentación de su recursos de hábeas corpus en papel higiénico, y dio resultados.
Su acción, si bien no logró su inmediata libertad, sirvió para otros detenidos, mostró las arbitrariedades que se cometían y logró la intervención de instituciones la Cruz Roja Internacional.
Este hecho nos demuestra que una persona que conoce sus derechos y sabe cómo hacerlos respetar no está indefensa, aunque se encuentre bajo la represión de la dictadura.

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

61
1

Comentarios