Carlos Aparicio, diputado del MAS

“Si un decreto es bien utilizado y es a favor del pueblo, bienvenido”

viernes, 06 de diciembre de 2013 · 21:22
 ¿Cómo definiría en sus palabras al decreto supremo?
El decreto es un instrumento legal, válido, reconocido y jerarquizado por la Constitución Política del Estado, emanado de parte de un presidente.
Ahora bien, es un instrumento legal que es absolutamente necesario para la vida social, política jurídica de un Estado. En el país hemos tenido decretos supremos que han cambiado nuestra historia. Por ejemplo, el decreto de nacionalización emitido por el presidente Evo Morales, ahora nos trae no sólo una estabilidad económica, sino un crecimiento histórico.
 Especialistas aseguran que muchas veces el Gobierno usa los decretos para tomar ciertas medidas que deben tramitarse en el Legislativo. ¿Qué criterio tiene al respecto?
Yo creo que es una opinión intencionada de querer mostrar que el Gobierno estuviera manejándose dentro de una actitud unilateral, o sin el debido respeto a la democracia y las leyes. No es así. Lo que pasa es que el decreto es un instrumento absolutamente necesario para implementar de la manera más pronta y rápida posible algunas políticas.
Recientemente se ha utilizado  un decreto para anunciar el doble aguinaldo. Muchos opinaron que estas medidas  deberían ser atribución del Legislativo, donde el MAS tiene mayoría...
Es una atribución  directa del Ejecutivo, que ha sido determinada a través de decreto. No hay disposición que prohíba la emisión de un decreto para determinadas políticas. Es un instrumento absolutamente válido. Lo que hemos visto hasta ahora es simplemente una crítica sin fundamento, sin bases.
 ¿Usted cree que los decretos más que un instrumento que usa el Gobierno para imponer ciertas medidas, es un recurso  necesario para apresurar algunos beneficios para la gente?
Es un instrumento directo, que está a disposición del Ejecutivo; y ese instrumento si es bien utilizado y es a favor del pueblo, bienvenido. Pero si es un decreto para quitar el trabajo, para empobrecer a los más débiles, eso es absolutamente discutible, como lo fue el 21060, que fue un decreto funesto y que fue en contra de los pobres de este país.

En cambio, si es un decreto para nacionalizar o para favorecer y distribuir las riquezas (a través de un doble aguinaldo, por ejemplo), no hay posibilidad de  refutarlo. Es un instrumento valedero,  un instrumento que está reconocido en la jerarquía de normas del país, en la Constitución.

Puntos de vista
Carlos Cordero
 Analista político
Inclina  la balanza al Ejecutivo
 Los gobiernos democráticos se caracterizan por tratar de encontrar un equilibrio entre el Ejecutivo, que es unipersonal, y el Legislativo, que es la expresión de la diversidad ideológica, territorial, sociopolítica.  Entonces, los decretos son formas de gobernar, que inclinan la balanza hacia el Ejecutivo. Es la herramienta típica de los ejecutivos que quieren imponer sus criterios en la sociedad, independientemente de lo que la diversidad  opine. Entonces, hay circunstancias históricas en las que  es necesario tomar decisiones unipersonales que se impongan al conjunto de la sociedad y al sistema político.
Algo de eso está pasando en Venezuela; Nicolás Maduro obtuvo poderes extraordinarios para intervenir en la economía. Es decir, la visión unipersonal sobre diferentes voces de la sociedad y del Legislativo. El 21060 fue un momento de crisis que exigió también la autoridad del Ejecutivo para poner orden en la economía.

Fabrizio Mariaca
 Analista político  
Cuando es medida  política
Siendo coherentes con la política de este Gobierno que tenía como uno de sus objetivos una mejor redistribución, el decreto del aguinaldazo tendría cierta coherencia de manera general. Sin embargo, en el fondo vemos que otro eje importantísimo propugnado era la industrialización, y la dinamización económica. Probablemente el mejor destino que podrían haber tenido estos recursos en la administración pública debiera ser  aportar a este proceso de industrialización o de dinamización económica.
El tiempo, el momento en el que se está sacando este decreto  demuestra definitivamente que se trata de una medida política, porque además es un decreto que, como el mismo Gobierno lo ha dicho, ha sido estudiado, ha sido ya analizado desde hace por lo menos un año.
Esto se ha planificado para que salga en un periodo precisamente electoral, como el que ya se ha iniciado y en el que tiene claro impacto.

Valorar noticia

Comentarios