El sobaco de la víbora

Un premio para Mario

viernes, 06 de diciembre de 2013 · 21:11
Machi Mirón
Pocas veces hubo una aprobación tan unánime como en la concesión del Premio Nacional de Periodismo de 2013, aunque son muchos los que expresaron su extrañeza porque recién se hubiera destacado el trabajo de Mario Castro en la radiofonía durante más de 50 años, aunque también anduvo otros senderos del periodismo.    
En afanes de ilustrar lo que significa el paso de Castro por la radio, alguien me comentó que si le tocara comunicar la emisión de la zamba  Sapo cancionero, don Mario lo anunciaría como la zamba  El batracio lírico, comentario que me impresionó más bien como un gesto de admiración por un estilo que marcó una manera de hacer radio.                                       
Porque, si algo distingue el trabajo de Mario Castro es su firme postura profesional en torno a los instrumentos a los que debe recurrir un locutor para allanar los caminos de una comunicación óptima con quien lo escucha, allí nace la utilización de una perfecta vocalización y la pureza idiomática que él jamás abandonó.      
Naturalmente, también están sus conceptos inherentes a la tarea que debe apuntar todo medio de comunicación para el desarrollo de la sociedad de la que depende y, sin lugar a dudas, para Castro esa tarea consiste en el cultivo del desarrollo humano y cultural de quien lo recibe eventualmente.      
Y Castro lo hizo a través de las dos emisoras que impulsó desde 1975, las radios Cristal y Cumbre, aun postergando la eventual posibilidad del crecimiento económico propio, lo otro hubiera sido transigir a conceptos más fáciles, aunque menos éticos, más allá que por ello sacrifique la búsqueda de un empoderamiento personal.       
Es así que ambas emisoras no sólo fueron senderos por los que el oyente común pudo acceder a terrenos del arte y la cultura a los que de otra manera no lo hubiera hecho, también nos enseñaron que la radio es un medio por el que se aprende a escuchar, sin mencionar que sirvieron para formar una valiosa generación de periodistas.      

El Premio de Periodismo le llega a Mario Castro luego del cierre de radio Cristal, hecho que se constituyó en el fin de una valiosa alternativa con la que contábamos en el espectro radiofónico de La Paz, ergo, es un premio merecido que, sin embargo, no nos devolverá el valioso patrimonio del que dispusimos los paceños durante casi 40 años.

Si algo distingue el trabajo de Mario Castro es su firme postura profesional.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios