Coyuntura

Tendencias

El autor presagia el rumbo de la política europea en este nuevo año. Lo trágico, dice, es el avance del neo-fascismo disfrazado de nacionalismo proteccionista del que nadie se libra.
viernes, 3 de enero de 2014 · 22:38

Carlos Decker-Molina
periodista 

 El invierno está matando niños en los campamentos de Turquía. Y nosotros estamos brindando con champagne por la ventura y prosperidad del Año Nuevo.

Los periodistas no debiéramos vaticinar nada. Y ¿acaso los  analistas no son los adivinos modernos? Pienso que no. Los analistas no presagian, señalan tendencias, una manera de diseñar simples borradores. Un análisis o una tendencia no son definitivos. La sociedad por su propia dinámica no nos permite ser exactos.

La otra alternativa es esperar la "letra” de los Babalaos cubanos que se reúnen en un cónclave anual mágico y escriben la "carta vaticinadora del año nuevo” o quizá simplemente encargar a alguna cartomántica nos satisfaga la curiosidad por el futuro. En estos casos las hojas de coca también cobran celebridad.
Personalmente tengo un par de tendencias que sobresalen por encima de la crisis europea que, con  la consolidación de Merkel en Alemania y su cohabitación con los socialdemócratas, sugiere lo mismo de antes. Lo trágico es el avance del neo-fascismo disfrazado de nacionalismo proteccionista del no se libran ni los países más democráticos como los nórdicos.
1 - Orwell se equivocó de año.
Después de Wikileaks y de Snowden, los Estados han comenzado a implementar estrategias de filtraje al flujo cibernético de la red. Los persas, los chinos y los cubanos filtran y bloquean el acceso a sitios y material online que no son aprobados por sus gobiernos. EEUU ya lo hace con sus funcionarios públicos que no tienen acceso ni a Wikileaks ni al material de Snowden (web TomDispath) en las computadoras del trabajo.
En Europa, el Gobierno de Cameron es el más aventajado bloqueador. Está vigente un sistema diseñado para filtrar material violento, relacionado con extremistas y terroristas, incluye sitios sobre pornografía, anorexia y desórdenes alimentarios. Con la  misma herramienta bloquean el acceso a fuentes estatales.
"El trabajo sucio” lo hacen empresas privadas, es decir no es necesaria la acción de la NSC o sus hermanas espías para filtrar, desviar o bloquear.
La empresa Blue Coat trabaja para el ejército de los EEUU, controla "el comportamiento cibernético” de los soldados desplegados en misiones en el exterior. Gobiernos nada democráticos como Arabia Saudí, Birmania y Siria usan el mismo sistema, lo que no sé si es el elaborado por los ingenieros de Blue Coat.
Están en funcionamiento los sistemas desviadores, sobre todo usados por Google. Una búsqueda realizada por un pedófilo puede ser desviada a sitios de prevención psicológica. La misma herramienta se usa para desviar otras búsquedas. La "verdad” a veces está escondida entre los últimos puestos de listas de millones de respuestas encabezadas por los que más pagan o por "contenidos neutrales”.
Más de 500 escritores de 82 países, entre ellos cinco premios Nobel, entre otros  Pamuk, Coetzee y  Günter Grass, han suscrito el manifiesto "En defensa de la democracia en la era digital”, en el que piden a las NNUU crear una Convención Internacional de los Derechos Digitales.
Mientras Orwell sugirió "el agujero de la memoria” en el ministerio de la verdad en su 1984, otro escritor, el albanés Kadaré, en El Palacio de la sueños, imaginó un ministerio que controlaba los sueños de sus ciudadanos que debían escribir lo soñado en la noche precedente para que un ejército de burócratas rastreara signos contrarrevolucionarios.
2 - 1400 años de rivalidad entre "tradición” (sunitas)  y "partido” (chiitas) renacieron en Siria
Suecia (más de 60.000) y Alemania son  los dos países que más refugiados sirios han acogido en sus territorios y la tendencia sigue creciendo ante la mirada pasiva de países como Inglaterra y Francia que levantan muros a las migraciones, incluidas las políticas. Huir de la guerra, de los desastres naturales, de la opresión o de la pobreza es y ha sido una constante en la historia de la humanidad. Todo comenzó hace tres años. La primera dicotomía fue entre la tendencia democrática y la dictadura. Assad, que no es un político novato, convirtió la contradicción en étnica y religiosa. Azuzó a los suyos (los alawitas, una lejana rama chiita) y provocó el enfrentamiento entre chiitas, sunitas, alawitas, curdos y cristianos ortodoxos.
Las diferencias son irreconciliables y comenzaron a la muerte del profeta Mohamed. Los sunitas aceptaron la sucesión tradicional de los califas cercanos al profeta, los chiitas exigieron que el heredero debió ser Ali, el yerno del profeta.
La tendencia es una agudización de contradicciones en el seno musulmán. Las estadísticas dicen que los sunitas son el 90% de la población mundial, en tanto que los chiitas son sólo el 10%. Hay dos países claves: Irán con el 90% de su población chiita y Arabía Saudí con 90% de su población sunita.
La débil y pálida reconciliación de EEUU con Irán no sólo tiene el objetivo de controlar el programa nuclear de los persas, sino abandonar a Arabia Saudi, aunque no del todo, y pacificar la zona a través de un cambio de actitud de los ayatolas de Irán como pago por el levantamiento parcial de las sanciones.
Ninguna de las dos sectas es democrática, por eso el apoyo tímido de occidente a los Hermanos Musulmanes que intentaron "hacer política” luego de la "primavera árabe”. Los grupos inspirados por Arabia Saudí no tienen interés en la política sino en la religión. El golpe militar de Egipto, la actitud torpe del Primer Ministro turco y el monólogo de Israel han contribuido al status quo que se expresa en el empantanamiento  militar en Siria.
El resultado es una niña de dos años, la refugiada más pequeña de Suecia. Su madre quedó detenida en el aeropuerto de Estambul, sus hermanos mayores siguen en Alepho, el padre está perdido. Ayer nomás quemaron las carpas de un campamento de refugiados sirios en el Líbano porque no son de la religión correcta. El invierno está matando niños en los campamentos de Turquía. Y nosotros estamos brindando con champagne por la ventura y prosperidad del Año Nuevo.

 

 


   

60
1

Comentarios