Comparación

Demanda marítima, de la Liga de Naciones a la Corte de La Haya

En 1920-1921, Bolivia acudió a la Liga de Naciones para zanjar su reivindicación marítima, el proceso fracasó. En 2013 se presentó la demanda en la Corte Internacional de Justicia de La Haya. El caso está en curso.
viernes, 25 de abril de 2014 · 19:45
Pablo Peralta Miranda

 Periodista

"La diferencia entre ambos procesos es enorme. Esta vez, el Gobierno boliviano preparó  una demanda con mucha conciencia, no cuestionando el Tratado de 1904”.

En la primera fotografía se vislumbra al poeta e intelectual Franz Tamayo de pie, flanqueado por uno de los "barones del estaño”, Félix Avelino Aramayo, y el ministro Florián Zambrana. Los tres forman parte de la delegación que asistió a la Asamblea de la Liga de Naciones con el fin de interponer una demanda contra Chile por el tema mar. Es 1920.
En la segunda imagen se vislumbra al canciller David Choquehuanca junto al agente y expresidente Eduardo Rodríguez Veltzé, tras presentar la demanda marítima en La Haya. Los acompañan los ministros Rubén Saavedra, de Defensa; Nardi Suxo, de Transparencia; y el embajador ante Naciones Unidas, Sacha Llorenti, entre otros. Es 2013.
Ambas imágenes retratan dos  procesos, que salvando las enormes distancias de tiempo y las obvias diferencias, tienen un denominador común: el intento de Bolivia por resolver el tema mar acudiendo a un organismo internacional. En el primer caso a uno de tipo político (Liga de Naciones en Ginebra), y el segundo a uno jurídico (la Corte Internacional de Justicia de La Haya).  
El objetivo de la primera experiencia fue denunciar el Tratado de 1904, que selló la mediterraneidad de Bolivia tras la Guerra del Pacífico, en 1879. En cambio, el fundamento de la demanda  interpuesta ante La Haya es obligar a Chile a que negocie de buena fe con Bolivia, puesto que en reiteradas oportunidades hizo ofertas  unilaterales, que crearon consecuencias jurídicas.
"La diferencia entre ambos procesos es enorme. Esta vez, el Gobierno boliviano ha preparado una demanda con mucha conciencia, no cuestionando el Tratado de 1904, sino pidiendo algo completamente diferente, que tiene buenas posibilidades de ser aceptado y de triunfar en última instancia”, sostiene el periodista e historiador Robert Brockmann.

La coyuntura
Los contextos de ambos periodos nos retrotraen a dos momentos distintos, uno con mayor incidencia de factor internacional que el otro. En ese marco, en 1919 Bolivia vio la oportunidad de recuperar territorio perdido frente a la creación de la Liga de Naciones, el primer organismo que intentó agrupar a los países del orbe tras la Primera Guerra Mundial.
"El mundo estaba recién iniciando una primera experiencia de práctica multilateral para el mantenimiento de la paz mundial. Por primera vez en la historia un grupo importante de países decidieron activar un órgano de esa naturaleza para cumplir esa importante función”, explica el internacionalista Alberto Zelada Castedo.
La creación de un organismo sin precedentes  estimuló a Bolivia -como lo hizo con otros países con sus intereses- a aprovechar esa oportunidad para resolver el tema mar, explica  Brockmann, autor de Tan lejos del mar, texto que toca este episodio.
En cambio, el factor que tuvo mayor peso en la presentación de la demanda marítima de Bolivia en 2013 -según explicó en su momento el Ejecutivo- fue la dilación de Chile en solucionar el asunto a lo largo de más de un siglo  y el fracaso de la agenda de 13 puntos.
"Se ha construido un clima de mutuo diálogo entre diferentes instituciones  y hemos sostenido varias reuniones a todo nivel con las autoridades de Chile, conformando una comisión de alto nivel, para acelerar propuestas concretas, útiles y factibles. No obstante, a pesar de 132 años de diálogo y esfuerzos, Bolivia no tiene una salida soberana al Pacífico”, declaró el presidente Evo Morales el 23 de marzo de 2011, cuando anunció que se acudiría a tribunales internacionales.
 
Lo  político y los fundamentos
Para encarar el proceso actual, el gobierno de Morales creó el 5 de abril de 2011 la Dirección Estratégica de Reivindicación Marítima, que diseñó la demanda; y nombró en abril de 2013 al expresidente y jurista Rodríguez Veltzé como agente de la causa   ante La Haya.
Al momento de asumir el cargo, éste sostuvo: "Tengo la fe y la esperanza en que no solamente vamos a trascender en nuestras reivindicaciones, en el ejercicio de nuestros derechos, sino sobre todo en la realización de la justicia”.  
Para más de uno, el fundamento fue novedoso, porque éste no se centró en el Tratado de 1904 como se esperaba. "La estrategia ha sido buena, la demanda me  parece oportuna, y hasta en Chile se escucharon voces expresando que la demanda es seria y que se responderá en esa misma medida”, sostiene el diplomático Gustavo Aliaga.
En el caso de la iniciativa ante la Liga de Naciones hubo dos estrategias,  debido al cambio de gobierno, que pasó de manos de  los  liberales a los republicanos. La estrategia inicial  diseñada por los primeros apuntó a conseguir Tacna y Arica; en cambio, la de los segundos apostó a denunciar el Tratado de 1904, una táctica que debió contar con el respaldo de  Perú, según  Tan lejos del mar.  
El Partido Liberal, asegura  Brockmann, apostaba a lograr Tacna y Arica, cuya soberanía estaba en suspenso tras la Guerra del Pacífico; la incertidumbre debió resolverse mediante un referéndum,  cuyo plazo de realización ya había fenecido  más de 30 años. Los republicanos, en cambio, eran contrarios a esa idea, y querían "la recuperación total del litoral boliviano”.
Sobre la base de esta última concepción -cuando ya ingresó al Gobierno el Partido Republicano- se dejó de lado la estrategia de los liberales, y se apuntó a sustentar el alegato de denunciar el Tratado de 1904.

El desmarque peruano
Brockmann explica que el embajador de Perú ante la Liga de las Naciones acordó con Bolivia que presentaría una demandada conjunta, referida a la denuncia del Tratado de Ancón ,que suscribió con Chile en 1883, y que se relacionaba con   la resolución de soberanía de  Tacna y Arica.  
No obstante, faltando horas para la primera Asamblea de la Liga de Naciones, Perú "decidió que no iba a hacer eso” dice el investigador. Explica, además, que no está claro  si ese ofrecimiento era conocido por el Presidente de Perú o una propuesta hecha solamente por el diplomático.
 "Entonces, la demanda boliviana (que) iba a ser conjunta con el Perú, quedó huérfana, incompleta”, afirma Brockmann.
Ante ese panorama y tras consultas, Bolivia no presenta formalmente la demanda ante el pleno, y al final  lo hizo en la Asamblea de 1921, un año después. Entonces, el fallo de los juristas asignados, entre otros detalles, señaló que  "la demanda de Bolivia, tal como fue presentada es inadmisible”,  y "que la Asamblea de la  Sociedad de Naciones no puede por sí misma modificar ningún tratado”.
 
¿Por qué el fracaso?
Aparte del desmarque de Perú, Bolivia  tenía en frente otras adversidades, como la novedad de ese organismo, que empezaba a dar sus primeros pasos, y el resquemor de revisar tratados de parte de los representantes, por temor a desencadenar efectos  no deseados.
"Había el enorme temor en la Liga de las Naciones de que estaban pisando un terreno muy nuevo, era la primera vez que existía un organismo multilateral de esa naturaleza, que todavía no tenía claro ni el mismo cuál era su función”, explica Brockmann.
El  especialista agrega que los delegados de los países comentaban sobre el tema  y mencionaban: "qué pasa si revisamos un tratado, en el cual se han modificado fronteras. Eso nos abre una caja de Pandora y ¿dónde ponemos el límite?”.
Alberto Zelada Castedo sostiene que la demanda se presentó "un poco pronto”, y cree que debió ha haberse analizado "un poco más y con mayor detenimiento cómo iba a evolucionar la Liga de las Naciones”, las funciones y facultades que tendría el organismo, algo que "hubiera sido prudente para una buena estrategia en materia de relaciones exteriores”.
"Los dirigentes de nuestro país de aquella época -agrega- no examinaron bien el clima político existente en aquel momento”.  
Con todo, a la luz de esa experiencia ¿qué elementos hay para sentirse optimistas con  respecto de la actual demanda?
Aliaga reitera que la estrategia de la demanda es adecuada, pero que requiere una gestión diplomática urgente.  "Lo que pasa en la demanda es que el Gobierno no ha seguido paralelamente las tareas de apoyo diplomático. Hoy estamos viendo una reacción extraña en Chile, mucho más que cuando sucedió el litigio con Perú. Hablan de más de 30 asesores y que responderán con todo su ímpetu”.

Punto de vista
René Martínez
 Senador del MAS
   "Creo que esta vez nos irá mejor”
 Varios analistas y expertos toman como  un precedente saludable  la determinación de La Haya que ha favorecido a Perú. Por eso,  creemos que esa determinación  es un antecedente  positivo para Bolivia.
A partir de eso se ha hecho una revisión de los antecedentes  históricos y  de los acercamientos  que se han tenido (con Chile) y esos precedentes  ratifican como puntos positivos que Bolivia asuma la demanda  ante La Haya.
Considero además que es  un precedente importante  el fallo a favor de Perú en esa Corte,   y creo esa situación hace la diferencia en comparación con otras demandas históricas que presentó Bolivia.
Además, esta vez nos irá mejor por la dimensión histórica y los resultados de grandes deudas históricas que se  han tenido en estos últimos tiempos, como la devolución del  canal de Panamá y otros  antecedentes. Por eso, sostengo que sí es posible ganarle esta vez a Chile.

Soledad Chapetón Vicepresidenta de UN
"Debe reforzarse la representación”
 Los tiempos han cambiado, puede ser de  que nuestra esperanza radique en las autoridades de esta Corte internacional, que obviamente no son las mismas de hace años y en ese entendido podríamos tener algún fallo favorable.
 Sin embargo, cualquier proceso que tenga que ver con el ámbito jurídico no avanza, y creo que  ahí amerita que el país pueda  dotar a los mejores profesionales para que ellos puedan reforzar la demanda y de esa manera acceder al mar.
Se ha avanzado con el nombramiento de nuestro representante y  en la revisión de antecedentes, pero  debería reforzarse nuestra representación internacional y dotarse de mayor importancia. Creo que se maneja muy mediáticamente  el tema cuando debería ser otro el trasfondo y  reforzar el equipo  para seguir con la demanda.
Como bolivianos debemos posesionar un tema fuerte, que no simplemente se vea  a un presidente boliviano que también vive un momento electoral y sabemos que el fallo no saldrá en varios años aún.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

150
95

Comentarios