Perspectiva

Los hombres de Donald Trump

domingo, 13 de noviembre de 2016 · 00:00
Marina Meseguer  Periodista

 

Donald Trump  empieza a perfilar cuál será su equipo  de trabajo. Ya suenan algunos nombres para su  gabinete, pero el presidente electo tendrá problemas para lograr el fichaje de primeras espadas, temerosas de asociar su nombre a alguien tan divisivo. 

Pese a que el futuro mandatario cuenta con un pequeño grupo de consejeros cercanos y parece que se rodeará de un gran número de profesionales del sector privado (muchos de ellos viejos amigos), muchos republicanos relevantes han manifestado que no tienen intenciones de trabajar con él. Repasamos cuáles son los nombres que más suenan en las quinielas para los cargos más relevantes:

Vicepresidente

El único cargo que en estos momentos se conoce con seguridad es el de su ticket, el gobernador de Indiana Mike Pence. Es el hombre que le ayudará a entender los entresijos de la política de Washington, un ambiente que conoce bien tras 12 años como congresista. El Cicerone de Trump es un conocido conservador en cuyo currículo figuran leyes polémicas,  cima que en su estado permite la negación de servicios a homosexuales o la que limita el aborto.

En el plano económico sigue al pie de la letra la doctrina clásica republicana: aprobó la mayor bajada de impuestos de la historia de Indiana, impulsó rebajas fiscales a las corporaciones para atraer la inversión y toda su vida ha sido un adalid de la más estricta disciplina fiscal y del empequeñecimiento del Estado.

Secretario de Estado

Para llevar la diplomacia exterior, el equipo de Donald Trump baraja diversos nombres, pero es el de Newt Gingrich el que más suena. El antiguo presidente de la Cámara de Representantes durante la última etapa de Bill Clinton ha sido uno de sus mayores apoyos durante la campaña, y él mismo ha dicho que "consideraría fuertemente” aceptar el cargo. 

El nombramiento de este peso pesado republicano podría darle legitimidad ante el partido, pero su carácter explosivo puede ser un problema teniendo en cuenta la delicada agenda internacional que deberá gestionar. Su nombramiento podría ahondar, todavía más, el dolor de la campaña de Clinton, ya que él fue uno de los principales impulsores del proceso de impugnación presidencial a su marido por el escándalo de la becaria Monica Lewinsky.

Otro posible candidato al puesto es el senador Bob Croker, presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado y otra de las figuras potentes del partido que se han mantenido a su lado durante toda la campaña. Su nombramiento aportaría peso político a Trump en una materia en la que siempre se le ha considerado débil.

Jefe de gabinete

La mirada de Donald Trump está puesta en Reince Preibus, presidente del Comité Nacional Republicano. El político se ha mantenido leal al magnate a pesar de todas las presiones, pero fuentes del partido afirman que no está claro que esté interesado en el puesto debido al perfil populista del presidente electo. En caso de ser elegido, sería una rama de olivo para limar asperezas con el establishment republicano.

Secretario del Tesoro

El jefe financiero de la campaña republicana, el banquero Steve Mnuchin, es el candidato citado por varios medios para sentar las bases de la nueva política monetaria de  Estados Unidos. Se trata de un veterano con 17 años de experiencia en Goldman Sachs ("siempre el mismo nombre”, como dice hoy Manel Pérez). En la actualidad trabaja como presidente y director ejecutivo de la firma de inversión privada Dune Capital Management. Sin embargo, sus lazos con Wall Street y el rechazo que generan entre los partidarios de Trump, podrían ser un problema para su elección. El empresario Carl Icahn y el ex CEO de General Electric, Jack Welch son otros nombres que se barajan.

Secretario de Defensa

El candidato más obvio es el general jubilado Michael Flynn, exjefe de la Agencia de Inteligencia de Defensa, que ha sido el principal asesor de Trump en esta materia durante la campaña. No obstante su nombramiento precisaría una autorización del Congreso (que será fácil dada la mayoría republicana), ya que la ley norteamericana exige que los militares retirados esperen siete años antes de dirigir como civiles el Pentágono. El antiguo consejero en seguridad nacional de George W. Bush Stephen Hadley también suena como posible.

Fiscal General

Para este cargo parece que el equipo de Trump está pensando en el exalcalde de Nueva York y firme defensor del magnate durante toda la campaña Rudy Giuliani, aunque algunos medios apuntan a que su perfil encajaría más en el departamento de seguridad interior. El gobernador de Nueva Jersey y antiguo rival en las primarias Chris Christie o el fiscal general por Florida Pam Bondi también están en las quinielas.

Secretario de Interior

Para esta cartera se barajan muchos y peculiares nombres. Forrest Lucas, cofundador de la compañía de productos petroleros Lucas Oil, es considerado como uno de los principales contendientes de la secretaria del Interior. Pero el equipo presidencial de transición de Trump también está considerando al inversor de capitalista de riesgo Robert Grady. Además, el hijo de Trump, Donald Trump Jr., se dice que está interesado en el trabajo. Y según Politico, Sarah Palin también suena para el cargo.

Secretario de Energía

El director ejecutivo de la compañía de gas y petróleo Continental Resources Harold Hamm, ha sido considerado durante mucho tiempo como el  candidato principal para el cargo. Hamm, un millonario de Oklahoma que ha sido amigo de Trump durante años, ha sido su principal asesor en esta materia durante la campaña (La Vanguardia de Barcelona).

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

60
9