Polémica

Por qué no ir al fondo (indígena)

El autor cuestiona no sólo a la oposición sino al propio Gobierno por su deficiente investigación de la corrupción en el Fondioc.
domingo, 21 de febrero de 2016 · 00:00
Gustavo Adolfo Morales

comunicador, antropólogo y abogado.

Cuando algo no sirve, sólo queda dejar a un lado y  construir algo nuevo y diferente. Cuando no se hace eso, algo pasa y existe alguna razón. Esta reflexión la asumo a partir de un sistemático "bombardeo” informativo y opinativo sobre el extinto  Fondo de Desarrollo Para los Pueblos Indígenas Originarios y Comunidades Campesinas (FDPPIOYCC), conocido como el Fondo Indígena, a quienes estuvieron en sus instancias de decisión -directorio- y ejecución -directores y  técnicos-. Existen varias constataciones al extremo de lecciones de moral y ética.

Una primera constatación es el manejo discrecional y politiquero -permítaseme el término- por los denominados "expertos consultores” y opinadores, acompañados por la labor de periodistas repetidores de lo que "dicen” los primeros y la pasividad del oficialismo, demostrando incapacidad en el análisis y defensa de la experiencia primera de "toma de decisiones” por los directos impulsores del proceso de cambio, indígenas originarios y campesinos, dejados a su destino.

Los dirigentes y autoridades hicieron lo que hicieron y los opositores encontraron en los actos delictivos del Fondo Indígena el  discurso para suplir su falta de propuestas, de acciones e imaginación.

La segunda reflexión es sobre los números, los montos desembolsados y la cantidad de proyectos, que es tal que  suman miles y miles. Si sólo atendiéramos lo que expresan, los números tergiversados por los opositores, tal ministro aprobó 10 millones, la otra ministra 1.600 millones, la ministra  reclamada   cerca de tres millones, llevando al supuesto "endeudamiento” al FDPPIOYCC.

Tomando como fuente "oficial” el informe de la intervención del ex-FDPPIOYCC, presentado el 24 de agosto de 2015, se  aprobaron 3. 177 proyectos desde 2010, de los cuales  2.077 no recibieron ni un centavo porque sus  interesados no realizaron los reajustes requeridos, no presentaron proyectos a diseño final o quizás no tenían información sobre proyectos para sus  comunidades.  Los otros 1.100 proyectos  recibieron una o más transferencias por un monto total de  729.132.136,81 bolivianos, beneficiando a los nueve departamentos de las ocho organizaciones parte del directorio.

De los 1.100 proyectos que recibieron algún monto económico, de acuerdo con el informe presentado, 30 serían supuestamente "fantasmas”, faltando verificar la certeza de esta categoría con los  comunarios; 153 proyectos fueron denunciados por la Contraloría General del Estado  por no haberse ejecutado en el tiempo estipulado en los convenios firmados por el FDPPIOYCC y los representantes de cada proyecto y por  falta de documentos respaldatorios; 713 proyectos  tienen observaciones que de no subsanarse pueden generar responsabilidades para los representantes de los proyectos. Estos proyectos se ejecutaron o están en ejecución.

La intervención considera –con muchas observaciones- su vigencia, recomendando su transferencia al nuevo Fondo de Desarrollo Indígena, creado por DS 2493 el 26 de agosto de 2015.

De 1.100 proyectos que recibieron alguna transferencia, 917 entre observados y transferidos son proyectos ejecutados o en ejecución, el impacto positivo o negativo en las comunidades está por determinarse.

El Gobierno nacional y sus  instancias pertinentes no tuvieron ni parecen tener la capacidad para mostrar los logros y  contrarrestar la acción de los opositores, quienes tuvieron la capacidad de posicionar en la opinión ciudadana la idea de que todo lo que es Fondo Indígena es negativo, corrupto y  desfalco. ¿Por qué no informaron  sobre una realidad que es diferente de la que mostraron los grupos de oposición?  No existe interés de transparentar esta situación; más, si se toma en cuenta que la desacreditación a indígenas originarios campesinos está socavando la base social constructora del proceso de cambio y del Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (IPSP) y cuestionar las visiones políticas y organizacionales que provienen desde las  organizaciones nacionales (CSUTCB, CSCIB, CNMCIOB BS) y regionales  (CIDOB, Conamaq).

¿Dónde están los miles de millones de bolivianos supuestamente desfalcados? La mayoría de los proyectos financiados por el FDPPIOYCC se ejecutaron o están en etapa de ejecución; sin embargo,  se ha posicionado la visión catastrófica de que todo es malo. Los dirigentes, autoridades y responsables de las organizaciones indígenas originarias campesinas están en la cárcel.

La tercera constatación es que para la transferencia de los recursos a fin de ejecutar los proyectos una vez que estos  fueron reajustados y cumplían con los requisitos del FDPPIOYCC - mucho después de su aprobación por el directorio-, los beneficiarios de cada proyecto designaban a su representante legal, responsables de las comisiones de ejecución, administración y control social para la firma del convenio con el director ejecutivo y la recepción de los recursos económicos para la ejecución del proyecto.

Retornando a la premisa de que algo que no sirve debe ser borrado y reemplazado por algo  nuevo y diferente, el Gobierno nacional con el DS  Nro. 2493, liquidó el FDPPIOYCC y creó el Fondo de Desarrollo Indígena (FDI), como institución pública descentralizada, donde las organizaciones indígenas originarias campesinas ya no deciden, sólo son "consultadas” y no tienen ninguna responsabilidad, la  que es dejada a la tecnocracia de los funcionarios que hacen del "cumpli(o)-miento” de las  normas, la traba cotidiana. El nuevo FDI será  una institución más.

Pero, ¿quienes  cotidianamente hablan de miles de millones de bolivianos desfalcados, de otros miles de proyectos  fantasma  porque no recibieron ni un centavo?, ¿por qué todo lo del ex-Fondo es corrupto y malo? Lo que sucede es que el tema les otorga rédito político;  si se acaba el tema, todo el discurso político, social, moral y ético que emprendieron quedaría colgado. Es por eso que los grupos y personas "preocupadas” por la corrupción  no presentaron propuestas. De ser coherentes con la transparencia, y lucha contra las acciones de apropiación, robo y malversación de recursos económicos, que provienen del IDH y afectan a  temas sensibles como la educación y la salud, debieron proponer la modificación del Artículo 57 de la Ley Nro. 3058 de 17 de mayo de 2005?

De haber propuesto la modificación de la norma legal que asigna recursos para los Pueblos Indígenas y Originarios, Comunidades Campesinas, municipios, universidades y otros, seguramente tendrían el apoyo de la sociedad boliviana y obtendrían una victoria parlamentaria y política, ¿por qué no lo hicieron ni lo hacen? Sencillo, ante la pasividad -con excepción del señor Presidente que  defiende y explica el impacto del ex-FDPPIOYCC- del Gobierno nacional, los opositores se solazan y sostienen discursos sobredimensionados, medias verdades y tienen vigencia todavía.

La excesiva politización del tema Fondo Indígena  diluyó ver con mayor claridad el problema de fondo;  el Estado en calidad de derecho adquirido entregó el FDPPIOYCC a las dirigencias de la CSUTCB, CSCIB, CNMCIOB BS, CIDOB, Conamaq, APG, CPESC y CPEMB. Allí los  ejecutivos consideraron que estaban decidiendo sobre "su dinero” y como tal tenían derecho a hacer lo mejor para ellos, sin escuchar  ninguna recomendación técnica, jurídica y económica. Ahora, producto de sus propias decisiones, deberán asumir sus responsabilidades frente al mismo Estado que construyeron, y este debe investigar y juzgar los actos delictivos cometidos por las personas en funciones dirigenciales. No hacerlo seguramente  dejará en claro que existe alguna intención para  desacreditar a las organizaciones indígenas originarias campesinas de Bolivia.

 

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

62
2

Comentarios