Una enfermedad ambiental

Zika y la falta de educación sanitaria

domingo, 7 de febrero de 2016 · 00:00
Horacio Toro Ocampo

médico salubrista

Tal como ha sucedido en las últimas décadas con el dengue y la chiquingunia, ahora aparece una nueva epidemia de la  enfermedad del zika,  producida por un arbovirus originario de Asia e introducido en África, en Gabón, en la ciudad de Libreville,  desde  el 2007 y transmitido por el mosquito Aedes aegypti de la variedad  Tigre (Aedes albopictus).

La presencia del virus en las Américas se debe a que nunca  los países de esta región estuvieron expuestos y no hubo inmunidad en sus poblaciones. Por lo tanto, toda picadura es de alto riesgo, y lo más serio es que este vector está presente  en toda  América menos en Canadá y  Chile continental, ya que la Isla de Pascua tiene presencia del mosquito.

El virus se transmite por la picadura del mosquito tigre adulto. No hay evidencias de transmisión por contacto con sangre o por la leche materna; hay poca evidencia cierta de que se transmite de la madre al niño durante el embarazo y el parto; sin embargo, el aumento inusitado de  casos de microcefalia en niños con madres que han tenido la enfermedad induce a tomar medidas de prevención, mientras se hacen estudios  en laboratorios especializados de la OPS/OMS  o de centros especializados de control de enfermedades.

Causas primarias de la aparición del zika

Esta enfermedad, al igual que el dengue y la chiquingunia, aparece con mayor frecuencia en la época de lluvias y en países con servicios básicos insuficientes e inadecuados, donde por la falta de agua intradomiciliar por cañería, se acumula el agua de la lluvia en todo tipo de recipientes (turriles, baldes, ollas y latas) que favorecen  el ingreso del mosquito hembra y la desovación de huevos en aguas limpias y claras. Este  mosquito no pone huevos en aguas  estancadas y fétidas. Asimismo, en zonas  con bosques y ciudades muy arborizadas con receptáculos y copas naturales en los árboles y plantas donde el agua  de lluvia se acumula y por lo general las brigadas sanitarias no llegan. La precariedad de las viviendas, con paredes mal terminadas y techos con canaletas tapadas,  espacios donde se acumulan cantidades de agua de lluvia y donde no llegan los químicos de las fumigaciones, contribuye a la cría de  huevos, larvas y zancudos.

La irresponsabilidad de la población para el desecho de llantas, recipientes, botellas, latas y tapas, genera un ambiente propicio para la cría y multiplicación de larvas y  zancudos adultos. La cultura sanitaria es responsabilidad de cada familia y de cada persona en su domicilio.

La inadecuada intervención preventiva con fumigaciones en horarios inoportunos o dirigidas a  aguas estancadas y fuera del domicilio,  como las que estamos acostumbrados a ver, hace que, además de "tirar el dinero”, no impactan en el sancudo adulto porque simple y sencillamente  no hay presencia del mismo en esas circunstancias. A diferencia del anófeles, mosquito que transmite la malaria, estos aedes del dengue, chiquingunia y zika comparten el hogar, ven televisión con las personas y oyen radio dentro de sus hogares. Sólo salen de madrugada (entre seis y siete de la mañana y  al atardecer entre seis y siete de la noche). Esos  son los mejores momentos para  hacer la fumigación, orientando a la población a abrir puertas y ventanas para que los químicos ingresen a los hogares.

Por otro lado, sabiendo que todos los recipientes de aguas limpias tienen huevos y larvas, se debe orientar a la población a hacer la mejor prevención, colocando tapas a los recipientes para evitar  el ingreso de la hembra al recipiente y coloque sus  huevos. Esta actitud ha contribuido notablemente a disminuir la proliferación de huevos, larvas y zancudos adultos. La OMS acepta que en un barrio o zona de cada 100 casas hasta cuatro podrían albergar criaderos de zancudos. Normalmente no se hace  búsqueda de criaderos por el técnico entomólogo, por lo que las brigadas a veces no encuentran los criaderos, favoreciendo la multiplicación de  larvas y zancudos adultos.

La OPS/OMS ha  reforzado el sistema de vigilancia epidemiológica activa para detectar casos  de  zika y está fortaleciendo los laboratorios de diagnóstico  a nivel regional y nacional y las "oficinas país”, como el caso de Bolivia, para sensibilizar a las autoridades para que sean más drásticas en sus intervenciones.

Lo que preocupa ahora en Bolivia es la debilidad de los sistemas de vigilancia epidemiológica locales o municipales, con poca acción preventiva y educación  sobre la enfermedad a la población. Sí se ha iniciado el reforzamiento con personal médico en fronteras con  Brasil para evitar el ingreso del virus. Para esta acción se debería conformar un Comité de Emergencia Interfronterizo y utilizar las capacidades de  salud de ambas poblaciones.

No se ha escuchado ni se conoce que el Ministerio de Salud de Bolivia haya establecido un refuerzo de sus sistemas  de vigilancia epidemiológica. Localmente, Santa Cruz, La Paz y Beni han establecido algunas acciones  de orientación a su población. Hay  fumigaciones  con técnicas no apropiadas, por ejemplo en horarios inadecuados y lugares poco probables de presencia del zancudo.

Mientras se investigue más la enfermedad, es importante que las mujeres con embarazos recientes, antes de los tres meses, eviten la picadura del zancudo para prevenir las posibles complicaciones con sus  niños.

La única vacuna para prevenir estas enfermedades, incluida el zika, es la educación a la población y el cuidado del medio ambiente, como máxima responsabilidad individual de las personas y de las comunidades. Debemos  crear cultura sanitaria de responsabilidad. Por lo tanto, los responsables de controlar  los brotes epidémicos somos todos, las autoridades municipales con la educación a la población  y limpieza del medio ambiente y finalmente  la máxima autoridad de Salud, nacional y departamental, para establecer políticas y estrategias seguras de control de la enfermedad.

Estamos frente a una emergencia biológica y sanitaria y el único sí que deberíamos oír  en las redes sociales, es el sí a la lucha del zancudo y el no a la continuidad de estas enfermedades en territorio boliviano.

 

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

60
1

Comentarios