Diagnóstico

El fútbol nacional, ante el reto de resurgir de las cenizas

Resultados negativos en las eliminatorias, aficionados que cada vez van con menor frecuencia a los partidos ligueros, carencia de divisiones inferiores... ¿Estamos en un punto de inflexión?
domingo, 10 de abril de 2016 · 00:00
Pablo Peralta Miranda 
Periodista
 
 El titular de prensa no pudo ser más elocuente: "La Selección boliviana sella su peor inicio de Eliminatoria desde 1996” (31 de marzo). En lo que va de la clasificatoria rumbo al Mundial de Rusia 2018, la Verde sólo sumó tres unidades de 18 posibles.

Una constatación: "El fútbol boliviano está en bajada porque no hemos trabajado para el futuro y no lo estamos haciendo”, afirma el periodista deportivo Gróver Echavarría. 
 
Una consecuencia: "El fútbol cada vez pasa a un plano posterior en la atracción de los fines de semana. Salvo los clásicos, donde hay un carácter emotivo de rivalidad tradicional, los otros partidos del campeonato de la Liga se juegan en una casi soledad total, con excepciones”, asegura el periodista deportivo Juan Carlos Costas.  
 
¿Por qué está tan mal el fútbol boliviano? ¿Cuál es el principal factor de la crisis?  Ideas consultó a dirigentes, periodistas deportivos y directores técnicos sobre éstas y otras interrogantes. 
 
Las respuestas se pueden resumir en la siguiente conclusión: la crisis del fútbol boliviano tiene que ver con la carencia de un proyecto de largo alcance para cambiar el menoscabo y la ausencia de canteras de jugadores (divisiones inferiores).
 
El 94, el origen 
 
De forma paradójica los problemas del fútbol nacional surgieron cuando Bolivia llegó a la cúspide con la clasificación del mundial de EEUU 94, sostiene Guido Loayza, presidente de Bolívar y que entonces era la primera autoridad de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF). 
 
El dirigente deportivo relata que antes de aquella gesta, la FBF era una "institución pobre” que contaba con "una infraestructura paupérrima”. El panorama cambió tras aquel éxito, en el que jugó un papel importante la gestión. La institución llegó a contar con recursos y edificios en más de un departamento del país. Entonces -detecta Loayza- se dio un fenómeno:  la emergencia de dirigentes que no se enfocaron con primacía en desarrollar  el fútbol en Bolivia.   
 
"En 20 años de esa penosa actividad, el fútbol boliviano ha involucionado, se ha depauperado y hoy está en una profunda crisis”, sostiene el dirigente.  
 
¿Cuál es recuento de los daños? De las repuestas a los dirigentes consultados se puede establecer al  menos dos falencias que afectan al balompié    nacional: la falta de una verdadera planificación y la carencia de divisiones inferiores. 
 
"Y hay que reconocer, soy dirigente y tenemos fallas”, afirma el dirigente deportivo Miguel Antelo, quien agrega que "primero hay que hacer un proyecto de la organización dirigencial, más que todo de  los clubes (...). Tenemos que cambiar la mentalidad y organizarnos primero, para de ahí obviamente planificar”. 
 
Por su parte, el dirigente Sergio Asbún considera que "el principal problema es que los dirigentes no nos dedicamos a formar divisiones inferiores. Ese es el principal motivo. Ni asociaciones ni ligas ni federación”.
 
Una cantera, ¿una industria?  
 
Los periodistas consultados comentan que, salvo excepciones, los equipos no se preocupan de las divisiones inferiores, elemento clave para apuntalar el fútbol  nacional; pero tampoco se identifica   la formación de jugadores como un nicho para desarrollar una "industria”.   
 
"El problema del fútbol radica, como generalmente en todo tipo de problema, en la cabeza, en la propia Federación Boliviana de Fútbol que, primero, no tiene el control absoluto sobre el fútbol; segundo, no tiene ningún plan, ninguna planificación, ninguna política de formación de nuevas generaciones de futbolistas”, sostiene el periodista Juan Carlos Costas.  
 
Su colega, Gróver Echavarría, afirma que mientras la federación y las otras entidades que regentan el fútbol no piensen en una tarea en la que se fortalezcan  las divisiones inferiores y, además, se den con frecuencia competencias juveniles e infantiles, "vamos a seguir en este terreno”. El comunicador  agrega que  "los jugadores arriban a la competencia cuando llegan al orden profesional; cuando están en las categorías inferiores no tienen dónde competir”.
 
En cuando a la formación de jugadores, el dirigente Asbún considera que es una tarea que deben encarar las asociaciones y los clubes, y que en esa labor  también debe haber apoyo del Gobierno. 
 
"Mientras no hagamos eso, ninguna estructura diferente sea Liga, sea asociación, una sola cabeza, como dicen, nada funcionará”, afirma.  "Si no tenemos mayor y mejor calidad de jugadores para poder escoger, tanto para los clubes como para la Selección, vamos a seguir en retroceso”, subraya Asbún. 
  
Un "proyecto madre”
 
En lo  que se debe incidir es en un "proyecto madre”, sostiene el director técnico Sergio Apaza.   "Nadie hace un proyecto. Si queremos construir, lo primero que tenemos hacer son los planos y no tenemos planos”, remarca el entrenador.
 
Este director técnico detecta una tendencia: en el fútbol nacional se privilegia lo urgente (torneos o competencias que están a la vuelta de la esquina) y no  lo importante. "Hay que trabajar en lo importante y lo importante es el proyecto. No importa si el fútbol tiene dos cabezas, tres cabezas, eso no tiene nada que ver... Mejor todavía si tiene tres cabezas: una tendrá un rol, otra tendrá otro rol...”, explica. 
 
Aunque la crisis es mayúscula, el optimismo señala que puede ser la oportunidad para  una transformación.
 
"Estamos ante la oportunidad para dar ese paso. No nos podemos quedar atrás. Si nos quedamos, no vamos a avanzar”, dice Antelo. "Yo pienso que ya se ha iniciado el cambio con la salida de los corruptos de todos los estamentos del fútbol mundial”, afirma Loayza. El tema está sobre la mesa.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Comentarios